EL PAPA FRANCISCO CONTRADICE LA OBRA DE JESUCRISTO

Por Juan Efe Noya

noyaJesucristo al ascender a Jerusalén encuentra en el templo varios vendedores y prestamistas que empleaban su tiempo en razones ajenas a la virtud del alma; por eso obtuvo un azote de cuerdas mientras los echa forzosamente del local sagrado y vocifera: “Quitad esto de aquí: no hagáis de la casa de mi Padre un mercado … Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones… pero ustedes han hecho de ella una cueva de ladrones”,

La actitud de Jesús no fue en vano. Nos enseñaba a respetar los valores entrañables del ser humano y nunca confundirlos con la variante de lo supuesto.

Los factores históricos se repiten con el andar del  tiempo; por eso otros mercaderes –peores de los que relata la Biblia– invitaron al Papa Francisco a Cuba para burlarse abiertamente de la iglesia católica, mediante el cuatrocientos tres aniversario de la Virgen de la Caridad del Cobre, pero el Sumo Pontífice fue utilizado, o dejó utilizarse, mediante oscilaciones de la palabra. No fue capaz de actuar conforme a lo real. Contradijo la actitud de Jesús y con una impúdica presentación bendijo a los traidores del pueblo, para tratar de salvar las garras de la tiranía.

La tendencia de los sueños eclesiásticos trata de justificar que el Vicario de Dios no pudiera inmiscuirse en temas políticos. En cambio, los argumentos se rompen como burbujas de jabón cuando a partir de su discurso alabó el castrobamismo,

Varios opositores a Castro –de todos los medios posibles– trataron de hacerle llegar mensajes al Vicecristo Jorge Mario Bergoglio pues al visitar a Cuba se reuniera con ellos para expresarle los sufrimientos y realidades de la nación cubana bajo el comunismo. Su Santidad trató de evadir el encuentro que pudiera causarle conflictos. Los rivales del castrismo, al no haber sido escuchados, decidieron emprender una huelga de hambre con el propósito de llamarle atención a la prensa internacional, pero fueron incomunicados en sus respectivas áreas provinciales. Cuando pretendieron alcanzar el territorio donde pudiera transitar el papa, fueron encarcelados mediante la despotáctica de Raúl Castro y su cuadrilla exterminadora para que el supuesto embajador de Dios permaneciera “sin contratiempos” en Cuba con su misión gastado del buen necio y no presenciara las voces de quienes luchan por la verdadera libertad.

Ahora el papa Francisco volverá a su palacio de Santa Marta, ciudad del Vaticano, para conservar su trayectoria populista y la nación cubana proseguirá su dolor hasta que un líder de la oposición a Castro comprenda y actúe pues es tiempo de “la guerra justa y necesaria”. Entonces el pueblo de Cuba y el exilio nos uniremos en el deber para lograr la independencia “Con todos y para el bien de todos”.

Comments are closed.