" />
Published On: Dom, Feb 19th, 2017

El racismo y la xenofobia que hay en todos nosotros

Por Alberto Perez Amenper

El racismo y la xenofobia no son exclusivos  de ideologías de derechas o izquierdas  cómo quieren hacernos creer los políticos liberales que hoy se visten con ese disfraz  .

Todos somos en mayor o menor grado xenófobos o racistas. La Historia de las civilizaciones  nos enseña que en el tiempos las culturas se encierran su propio cascarón y rechazan lo que es diferente a ellos ya sea en color cómo el lugar de origen, cómo lucen y cómo hablan.

El prejucio en Cuba, por ejemplo,  existía, hasta para los que se consideraban que no lo tenían.  Podías ser amigo de un negro o un chino, pero no hubieras aceptado que se casara con tu hermana.

Lo único verdadero en estos temas  es que el racismo es relativo:  si eres una minoría te quejas que la mayoría te discrimina aunque tu también discriminas a la mayoría o a otros diferentes a tí.

Vemos que hay barrios enteros de negrors, como Liberty City en Miami,  que si un turista es blanco y pasa por allí le matan, aunque  las empresas de turismo ya avisan que no pases por aquellos lugares . Aún así hay gente que ha pasado y ha desaparecido. Esto es solo un ejemplo como funciona el racismo en una sociedad.   Por eso es importante observar los movimientos políticos que denotan prejuicio.

Los demócratas liberales que se dicen defensores de las minorías hispanas y negras, son tan racistas cómo cualquier miembro del KKK.

Vemos prejuicios contra hispanos y negros, pero también vemos prejuicios contra, ancianos, personas con anormalidades físicas, mujeres, los pobres.  Pero….y esto es muy importante, también vemos prejuicios de la izquierda contra los ricos, aquellos cuyas naturales dotaciones (belleza, inteligencia, encanto) o el estado (riqueza, posición, poder) que los marca como excepcional. También se puede presentar prejuicio contra un extranjero con dotaciones excepcionales y una posición de poder, sin tener que pertenecer a un grupo minoritario.

Si no lo creen vamos a ver dos acontecimientos recientes: Hoy salió una periodista diciendo que no entrevistaba a Melania Trump porque no sabía hablar inglés. Pero lo que estaba demostrando esta periodista además de su desprecio por Trump, era la xenofobia que en este caso cómo en muchos, es un derivado de la envidia.

Melania Trump, habla correctamente el inglés, pero tiene un ligero acento, no tanto como Jessee Jackson al que casi no se le entiende, pero esta periodista sería incapaz de decir que Jackson no puede hablar inglés, porque iría contra el grupo que mantienen cautivo con una condescendencia paternalista.

El otro caso fue cuando el presidente Obama derogó la ley de pies secos y pies mojados que daba un privilegio a los inmigrantes cubanos. Los únicos que protestaron fueron los que se sintieron afectados por la ley, pero no vimos una oposición virulenta por Republicanos o Demócratas.  Porque realmente los demócratas y los republicanos en general son racistas y xenófobos por naturaleza y no le importan estos cubanos, no sólo porque no votan, pero porque los desprecian.

Cuando un cubano republicano habla inglés con un acento, y es una persona destacada en la comunidad, hemos oído el mismo argumento de parte de periodistas y políticos liberales,  de que no sabe hablar inglés, no es nada nuevo.

Yo diría que los demócratas son más xenofóbicos y racistas que los republicanos. Fueron los últimos defensores de la segregación y este sentimiento continúa.

Los demócratas con su afán de querer demostrar que NO son racistas y NO desprecian a las personas con diferentes “raíces”, adoptan una actitud excesivamente caritativa o “condescendiente y paternalista” demostrando así un gesto misericordioso que utilizan como careta para ocultar un sentimiento de superioridad hacia un grupo o población que considera inferior en el fondo –pero muy profundamente- inferiores a él o ella.

La xenofobia, el rasgo de la burguesía elitista dentro del partido demócrata que se irradia al resto de la sociedad  y vemos como los despreciados se sienten mejor con los que los desprecian.

Algo que es igualmente racista en los demócratas es el hecho de querer ocultar un sentimiento de superioridad tratando con excesiva “lástima” hacia propios y extranjeros, peor si se trata de inmigrantes o quizá son llevados por el deseo inconsciente de demostrar no sólo a ellos sino a los demás la aceptación con un comportamiento excesivamente paternalista adoptando una actitud igualmente diferenciadora que denota superioridad lo que en realidad es desprecio.

Esto funciona, lo vemos cómo con este paternalismo mantienen esclavos dependientes de ellos, y que votan por los que los menosprecian.

Cuando ahora acusan de Xenófobo y racista a Trump, es simplemente tratando de demostrar que ellos no lo son.  He seguido la campaña de Trump, estuve contra Trump en las primarias, y seguí  a su favor la campaña contra la verdadera racista Hillary Clinton. Todavía tengo diferencias con algunas políticas de Trump, pero la xenofobia y el racismo no son unas de ellas.  Creo que Trump es menos racista que Obama o los elitistas liberales del partido demócrata

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>