El “viaje fértil” o el peligro tras el tour jihadista

RAUL OBAMA ESTADIO

Por Andrés Pascual

 Hace 57 años que los cubanos escucharon la frase “esta revolución es más verde que las palmas”, desde el propio mes de enero no era de ese color y continuó perdiendo la clorofila hasta hoy.
En medio de los fusilamientos de lo mejor del pueblo de Cuba y de los bestiales encarcelamientos a patriotas, miembros del más representativo panteón de héroes y mártires por su patria y por América, una parte MUCHO MÁS QUE GENEROSA del pueblo veía cómo cambiaba el color de las palmas, pero eso no les importaba, predominaba la ejecución de sus bajas pasiones ante el instinto protector de sus hermanos sacrificados.
¿Fueron engañados por el tirano las legiones que apoyaron el asesinato de una nación en lo personal, moral y material? Tal vez, o acaso predominó el recurso socorrido de “hay que abrirle espacio a otras opiniones”, cantaleta canallesca de alto perfil, que le sirvió en bandeja la cabeza de Cuba a la horda, que preparaba la proyección agresiva contra el patriotismo a partir de “si piensas así y no me dejas pensar, hablar y ejecutar, eres peor, en todo caso, igual”.
Pero bastante hemos tenido por respetar esa proposicón “democrática”, tan falsa y engañosa como la propia política que los rusos convirtieron en “supervivencia pacífica” y los anticubanos en “borrón y cuenta nueva”.
Resulta que Obama viaja a Cuba para abrazar a la tiranía criminal, todo el mundo patriotico ve con ojos inquisidores esa visita, hay antecedentes de cuánto ha hecho por mantenerla viva y de cuánto continuará haciendo.
Si entendió bien, nadie podía tratar ese tour como traición, porque Obama es aliado de la tiranía, de todas las tiranías del mundo y de todo lo que agreda la libertad, la soberanía individual y de grupo ¿Se necesitan más pruebas?
El peligro del viaje radicaba en cualquier monserga preparada como gancho para cazar a los mismos reflejos de ayer, herederos de los que, en 1959, oyeron del verdor de las palmas y siguieron adorando la masacre nacional, a través del amor que despertó el asesino que atropeyó y atropeya al pueblo aún, aunque lo verde retiñera de rojo con sangre.

¿Hubo confusión? No, hubo contubernio, en todo caso de selección e inducido por quienes siempre supieron por qué debían crear las bases de la transformación del pueblo cubano a kubanoide desde 1959.

 El viaje de Obama se produjo en un momento malo, perdedor para el partido demócrata, pero era más peligroso, porque, los camajanes comunistas americanos, buscarían, a como diera lugar, un gancho que atrapara la presa; es decir, al cubano que, todavía a estas alturas, no está seguro de sí mismo ni de sus convicciones ni de sus principios ni de su amor por Cuba, capaz de creer en cosas tan desfasadas por peligrosas como inoperantes, tal “el derecho a réplica o el derecho a pensar diferente”.
Ayer escribí con urgencia 4 renglones sobre el viaje a Cuba de Obama, declaré que el partido demócrata preparaba la limpieza del jihadista para presentarlo como “fértil” a los intereses libertarios cubanos, el cohete se presentó trasvestido en un discurso que ni incita a la rebelión ni crea ninguna duda capaz de convalidarlo en útil a lo que se busca para la patria, que no son cambios, sino erradicar todo vestigio de castro-comunismo de la Isla.
Hoy dije algo otra vez en FB, porque, en español, el ariete contra la libertad de Cuba, apoyo a Obama y a Hilaria para el venidero noviembre, lo promovieron en Univisión, entonces tuve alguna tropa de choque kubanoide, herederos de 1959, que todavía no entienden cosas y es muy tarde para reclamar igualdades después de 57 años de salvajismo y barbarie, apoyados por los peores americanos de la historia, esta vez, el más hipócrita y mentiroso posible, que no ama ni a su patria ni sufre dolor por el resto del mundo, que fue incapaz de rechazar la asistencia al estadio de Bobby Maduro, de perderse la ocasión de presentarse feliz y risueño con el otro carnicero, mientra Bélgica ardía.
¿Cómo es posible que todavía existan en Cuba creyentes tan paganos, tan profanos que vean algo transparente en este individuo? Por lo mismo de 57 años, porque no les importa si el tirano americano habló de fantasmas o de seres vivos, porque son los mismos, porque, para algunos cubanos, el problema es hablar aunque sea mierda.
 Ayer Silvio escribió en su blog Segunda Cita una monserga exacta a la que están subiendo algunos a internet recitadas por una federada y un mulatico “come candela”, rechazo del discurso de Obama, punto de vista oficialista.
Es lo mismo que dijo Raúl Castro, esta vez no es diferente a otras, se preparó de mutuo acuerdo entre ambas tiranías para que haga efecto aquí, porque allá quieren a Obama y a Hilaria, no para que los liberen, sino para que les mandén la limosna que le sobre a los perros del mal llamado exilio, que es donde buscaron el efecto “positivo” y a otra cosa mariposa.

Deja un comentario