El votante abochornado pudiera darle el triunfo a Trump

votantesPor Alberto Pérez Amenper

Holman W. Jenkins hace un análisis de lo que él considera son las posibilidades de Donald Trump.

El núcleo del asunto es que Trump necesita el voto de los que atacó en las primarias, y que tiene que tener mucho cuidado en no meter la pata y la suerte de que no le saquen negocios turbios que perjudiquen su campaña.

No veo esto suceder hasta el momento. El discurso de Melania copiado del de Michelle Obama, hace pensar que esa no es la única coincidencia pero parece una indicación de la admiración de Trump hacia  los demócratas de los cuales  ha sido parte en el pasado. Esta metedura de pata y la de no bajar los ataques al establecimiento del partido, es un camino equivocado. No estamos en las primarias esto es fatal en unas elecciones generales donde los demócratas son mayoría y necesita hasta el último voto republicano.

Pero como Jennins indica, los intereses creados por parte de la ciudadanía pudiera ser un voto secreto que no aparece en las encuestas.  O sea que muchos que se avergüenzan votar por Trump votarán por Trump, porque aunque  suba los impuestos a algunos contribuyentes altos, nunca lo haría como Hillary Clinton.

A Trump no le importa, como a los demócratas, el voto negro que sabe perdido y esto haría que la policía tuviera el apoyo necesario para restaurar el orden.  Y a los políticos republicanos les conviene una administración de Trump mejor que una de Clinton.  Aunque la inmigración no se cumplirá como promete Trump sería mucho mejor que con Hillary, y aunque el Obamacare sólo cambiaría de nombre, porque lo que ha propuesto Trump es algo parecido, sería mejor que la socialización de la medicina que es el sueño de Hillary.

Así que si Trump no continúa metiendo la pata, y con la ayuda de Pence pueda atraer a más conservadores, quizás el voto secreto pueda darle la presidencia .

Pero por esto las encuestas no valen. Veremos un surgimiento del candidato oficial después de la convención republicana y un surgimiento de Hillary después de la demócrata.  Cuando se aquieten las aguas posiblemente en las encuestas, la exprimera dama  aparecerá como ganadora, pero las encuestas no contarán con los que sienten vergüenza de decir que van a votar por Trump.

Votantes silenciosos . Como dice el título del escrito de Jenkins “ admitir que NO se votará por él, pudiera ayudar una presidencia de Donald Trump”

 

Deja un comentario