EMILIO EL CHIHUAHUENSE Y “TODOS SOMOS MEXICANOS”

emilio zapata talia lillyPor Andrés Pascual

Lo mexicano para los Estefan y su sociedad “autoral”, que incluye a un tercio táctico de otras nacionalidades entre las que sobresale Puerto Rico, no es precisamente el pueblo de México, sino sus relaciones, es decir, los explotadores de los hombres y mujeres de ese país, a imagen y semejanza de él en cuanto al peor sentido de capitalista-esclavista “exitoso”, para este músico sin música, productor sin estrellas y kubanoide de “comunidá”, la forma de explotar no es igual a la del clan Televisa porque vive aquí, si no y a pesar de…

El “tycoon orgullo de ustedes” presentó un video pro-obamista, profidelista, anticubano, antiamericano y racista que es un degenerado manifiesto divisionista, debo aclarar que no en mi caso, porque no me considero hispano ni ninguna de esas aberraciones o nacionalidades de cuneta, esgrimidas como justificación de lo que hacen y saben bien en qué sentido, yo soy CUBANO.

Para el esposo de Gloria, México significa la Raza, Thalía, Alejandro Fernández, Verónica…que han llegado lejos en su corazón por lo que hace junto a ellos, tanto material como ideológica y desprestigiadamente. Recuerde que fue el mamporrero entre el triste Tommy cuando Mariah Carey lo abandonó por Luismi y la hermana de Laura (medio hermana y enemiga completa).

De Borinquen, pues Marc, que le llegó de la mano de JLO cuando cesó su affaire con Ojany, Ricky Martin, Olga la embajadora raulista…

Emilio Estefan es un genuino ejemplo de oportunista sin patria, no conoce qué significa eso, pero movió a decenas de miles de cubanos y “de sus hermanos” a marchar por víctimas de la represión castro-comunista, con el único objetivo de desviar la atención de la recogida pro obama-demócrata que organizó en Star Island para los aliados y patrocinadores de los asesinos contra los que, supuestamente, arengó en la calle 8.

El video del “productor” es una ofensa a todos los hispanos no mexicanos, no boricuas ni kubanoides, desde el título es una definición marcada del poco orgullo que tiene, no por ser cubano, que no lo es, sino hispanoamericano.

Cualquiera de los 3 Papas que han estado en Cuba para consolidar, para ayudar a reconocer a la tiranía como miembros de la “gran familia” (ni de juego lo relaciono con sagrada), fueron invitados por la tiranía.

En cada caso hubo tibias protestas contra el régimen, sin ningún apoyo popular hacia las víctimas por el gesto de valor, eso es lo que cuenta, si no la vieron los que esperan que el Papa resuelva lo que solo le compete al pueblo ¿Por que tenía que verlo ni denunciarlo el jefe del Vaticano?

Hay una equivocación aberrante a la hora de abordar la relaciones de la iglesia con el castrismo: la oposición está fuera del juego, no logra que miles salten sobre la tribuna y le arranquen la cabeza desde un guardia de seguridad hasta Raúl y compañia.

Ese es el problema grave, el Papa no los recibió, pero en la plaza nadie de a pie los apoyó, de eso debieran estar hablando.

Con los que no exponen nada y exigen como “elegidos” es que tienen que hablar, hacer encuestas dentro de la población a ver cuántos apoyan al castrismo realmente, para ver por qué no hay forma de moverlos adelante y buscar opciones para la sublevación sin hablar de paz ni exigir tanto, para ver cuántos quieren seguir viviendo bajo la bota militar castrista, para que entonces, con razones bien fundadas, decidan seguir viviendo como Carmelina jugando al bueno y al malo.

Comments are closed.