" />
Published On: Dom, Ene 22nd, 2017

En Defensa del Machismo

Por Alberto Pérez Amenper

“En Méjico todos somos machos, dice una canción Mejicana”

Bueno aquí, la mitad somos machos y la otra mitad son hembras; pero lo pasamos bien”

 El “puro macho” mejicano , a pesar de ser un símbolo del “machismo hispano”, es un fenómeno complejo no exclusivo de la cultura de esa nación, pero en realidad, es  una condición social presente en todo el mundo.

Fuentes liberales dicen que el machismo mejicano, y del hombre en Latinoamérica en general, se suscitó durante la época de la conquista, heredando algunos rasgos del machismo árabe y español como la superioridad del hombre.

No obstante, la verdad es que  mayor herencia que la conquista dejó para la formación del mexicano y de los otros países latino-americanos fue la estructura familiar, la cual es el nido de la visión machista. O sea que el machista realmente aunque hace alardes, quiere una familia con esposa e hijos. Y de hecho el hombre en latino américa es generalmente mejor padre de familia que los hombres de los países nórdicos.

La la cultura latina como en la Judía, la familia suele tener un énfasis matriarcal. Como dijo un presidente de Cuba cuando no existía ni se hablaba de un el movimiento de “liberación” de la mujer, “¿Por qué no decirlo? amigos, las mujeres mandan”.

El machismo no es realmente nada más que la diferencia de los sexos, y no hay nada fuera de lo normal en cuanto a esto aunque ahora con el movimiento “gay” quieran decirnos lo contrario.

Claro que la mujer ahora está mejor en tiempos pasados cuando sus opciones eran la de ser o esposa o la de meterse a monja; la mujer honrada que no seguía una de estas vías se quedaba soltera, para “vestir santos.”

Pero no importa si la mujer de hoy puede tener un trabajo y una independencia económica, en realidad todavía no creo que ninguna mujer se quiera quedar para “vestir santos” Hoy como ayer es mejor “desvestir a borrachos que quedar para vestir santos”, por muy “liberada” que se considere una mujer.

Eso que se decía “Más vale desvestir borrachos que vestir santos“,  quería  decir antes de que nunca vas a tener pareja… es preferible tener novio, aunque sea un borracho, a no tenerlo, y aunque lo nieguen algunas tanto hombres como mujeres prefiere tener pareja y una familia estable con hijos. Es la condición natural del ser humano, lo que lo convierte en algo diferente a la mayoría de la fauna animal.

Y realmente también es así hoy en día como entonces, las mujeres prefieren desvestir borrachos a quedarse sin pareja del sexo opuesto. Si no fuera así, ¿Por qué hay tantos bares con “Happy hour” donde mujeres van a “levantar puntos”?

El movimiento para la “liberación de la mujer”: “The woman liberation act” en Estados Unidos, que luego se extendió por todo occidente, fue creado y financiado por la Fundación Rockefeller para esclavizar a la mujer en el sistema, hacer que pagaran impuestos y llevar a cabo otro de los principales objetivos del Nuevo Orden Mundial: el adoctrinamiento infantil por la eliminación del padre en la familia.

Rockefeller quería conseguir dos objetivos principales:

1-Conseguir que la mujer, que hasta entonces generalmente no trabajaba fuera de su casa sino que se encargaba del cuidado de su familia e hijos, pagara impuestos puesto que representaban a la mitad de la población.

2.Apartarla de la educación de sus hijos para que éstos quedaran al cuidado del Estado y proceder desde edades muy tempranas, a su adoctrinamiento para el Nuevo Orden Mundial, el “Socialismo Fabiano”, al que aspira Rockefeller.

Esto contribuiría, como el tiempo ha demostrado, a la destrucción de la familia, para sustituirla por el Estado. La manipulación estaba servida. Conviene recordar que para esa fecha, años 60 y 70, en los países democráticos la mujer ya disponía de los mismos derechos que el hombre.   Esto era una maldad que se escondía en una falsa reivindicación.

De esa forma podían tener  a los niños en las escuelas a una edad temprana, para enseñarlos a como pensar con la ideología liberal-socialista. Fue y es un intento de destruir la familia, los niños consideran al Estado como la familia y los maestros, no a los padres para enseñarles.

El resultado de aquello hoy es más que presente: Delincuencia infantil, padres que tienen que denunciar a sus propios hijos ante la Justicia, separación familiar, aborto incluso en niñas adolescentes, promiscuidad a una edad que casi podríamos considerar infantil, a través de la educación oficial, fomento de la homosexualidad

Por esto, en estos años del avance de la política liberal, ser mujer soltera tiene beneficios que hacen atractivo la condición que elimina al hombre de la familia. ¿Dónde entonces está el machismo?”

No es el machismo el problema de hoy en día, es la politización para la desaparición de la familia.

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>