En el Sistema Americano hay que limpiar la yerba mala, no quemar la cosecha.

 

Por Alberto Perez Amenper

Los problemas que tiene el sistema americano no es por el sistema en sí, pero es porque no se está implementando correctamente, se han creado desvíos con argumentos demagógicos para violar su propia esencia .

Lo más vigente son las elecciones. unnamed (1) Trump dice que él es el único que no necesita de nadie para la campaña porque tiene suficiente dinero para costearla él mismo implicando es que los otros están esclavos de los donantes.  Según esa teoría hay que ser millonario para ser presidente, si estás capacitado pero no eres millonario no tienes chance o tienes que esclavizarte con los donantes.

Pero la realidad del sistema es que las donaciones no deben influenciar a una persona honesta y capacitada y que cualquier persona puede ser presidente, de hecho muchos de los presidentes de Estados Unidos han tenido un origen humilde.  Ha habido y habrá personas honestas y capacitados que pueden recibir donaciones de las personas que admiren sus caulidades y honestamente simplemente donan para recibir la ventaja de tener un buen presidente.  Pensar que este es un país que solamente los millonarios puedan ser presidentes y que todos los políticos son corruptos esclavos de los intereses es generalizar lo que son los Estados Unidos repetir lo que dicen nuestros enemigos. 

El sistema no hay que cambiarlo, sólo implementarlo honestamente, limpiar la maleza, no quemar la cosecha.

Esto se aplica también a inmigración, no hace falta un cambio en inmigración, los que hemos pasado por diferentes visas para entrar en Estado Unido, como estudiantes, como turistas y como exilados, sabemos que las leyes son pragmáticas y generosas, no hay que cambiarlas hay que implementarlas y evitar que se violen.

La repartición de la riquezas en el sistema americano siemple se identificó con el dulce nacional, el pastel de manzana. 

No se crea riquezas repartiendo la riqueza, quitando a uno para darle a otro, se crea la riqueza creciendo el pastel para que cuando se corte el pastel más grande, para que haya dulces para todos.

Los derechos de las minorías no se trata de la lucha de clases, se trata de aplicar las leyes de este país que protege el derecho de los individuos, no se trata de lograr privilegios porque uno pertenece a una minoría, sino de reclamar los mismos derechos que los demás, y esto ya está protegido por las leyes.

Lo que hay que hacer no es cambiar el sistema, pero aplicar el sistema, que los poderes se separen como determina el sistema, que el ejecutivo esté sujeto al legislativo, no que un presidente actúe como un dictador, que no dicte las leyes pero que las submita al poder legislativo.  Que el poder judicial simplemente interprete las leyes existentes, no que legisle de facto creando nuevas leyes algo que pertenerce al poder legislativo.

Que el poder legislativo represente a los que los eligieron, no que olviden a sus votantes después que se sienten en sus escaños legislativos, legislando por sus intereses políticos.

El sistema no está roto, lo que se ha roto es la sociedad que se ha transformado.

No es cómo vemos en los carteles de los manifestantes que dicen “El Sistema Americano nos ha fallado”, el letero más adecuadamente debiera decir “hemos fallado al sistema al Sistema Americano”