Encíclica del Papa y su similitud al Marxismo

Por Alberto Perez Amenper

evoY de tal manera Dios amó la revolución del proletariado y la igualdad económica que dió a su hijo unigénito para que muriera en la hoz y el martillo para nuestra salvación colectiva de las cadenas de la explotación capitalista.

Su segunda venida está cerca, Jesús vendrá con espada en la mano él herirá a los banqueros, los directores ejecutivos y los administradores de dinero, y establecerá el paraíso de los trabajadores aquí en la tierra, sin dinero, que es estiércol del diablo, y basada en los principios de justicia redistributiva y la dictadura del proletariado.

Las ganancias es “el estiércol del diablo” no crean en la propaganda capitalista que el estiércol del diablo puede ser abono, aunque no dudes en agarrarlo cuando cae en el regazo. Pero dónalo en la parroquia para ayudar el tesoro del Vaticano porque ahora el tesoro está en las manos del proletariado..

La religión según se enseñaba antes, era el mayor competidor para el movimiento progresivo, porque ocupaba el mismo espacio en el corazón y la mente que la legítima obediencia, que pertenece al partido y sus líderes.

No nos engañemos: esta es una lucha por el terreno de las almas. A veces, sin embargo, la lucha no es siquiera necesaria cuando se puede convertir, subvertir y desviar.

La siembra de un compañero Jesuíta de la teología de la liberación en el Vaticano ha sido el mejor golpe que ha dado el movimiento progresivo desde que Alger Hiss se infiltró en el Departamento de estado de Estados Unidos y las Naciones Unidas para ayudar a los compañeros en el paraíso soviético de los trabajadores..

Estamos a un paso de la victoria final, hay que continuar aprendiendo y compartir las mejores prácticas, compañeros.

Crear una imagen mental en la cabeza de que la religión pasada era una herramienta en manos de los capitalistas, y hay que arrebatar esta herramienta imaginaria de sus manos y empezar a golpear a los capitalistas en la cabeza con ella misma, con la hoz y el martillo del cristo crucificado que nos regaló el camarada Evo, siempre predicando el evangelio de la igualdad

Hay que continuar tratando el cristianismo que se enseñaba antes como lo que era, el opio de las masas, y una herramienta de la opresión capitalista, excepto cuando nosotros mismos tenemos la oportunidad de usar el opio como una herramienta para avanzar en la revolución – y luego tratarlo como la verdadera palabra de Dios

(y callar por el momento sobre el hecho de lo creemos que Dios es un cuento de hadas para el oligofrénico hasta que podamos decir lo que pensamos como hizo el compañero Fidel). –