¿ES EL PAPA CATÓLICO? …  ¿ERA REAGAN CONSERVADOR?

Por Alberto Pérez Amenperpapa reagan

Estas preguntas eran cómo un chiste, cuando queríamos decir que esto era algo seguro.  El Papa, como es claro, tenía que ser católico y Reagan era el típico conservador.

Pero estamos viviendo en tiempos extraños, tenemos un Papa que muchos ponen en duda que sea católico, y de la manera en que se comportan los neo-conservadores  con los inflexibles y ortodoxos raseros que establecen, si Reagan estuviera vivo sería considerado un liberal, un RINO, o sea un republicano de nombre solamente y sin lugar a dudas no conservador.

Tenemos el caso de Jeb Bush y Marco Rubio, que nos dicen que no son verdaderos conservadores porque son según ellos son un pocos flojos en inmigración, no que estén de acuerdo con una inmigración abierta ni siquiera una amnistía cómo la que hizo Ronald Reagan, pero porque proponen que se cierren las fronteras y entonces se estudie que inmigrantes se devuelven y cuáles se aceptan. Hay que decir que hay que deportarlos a todos para ser conservador.  No importa que Jeb Bush haya sido declarado el gobernador más conservador en sus políticas en la nación, no importa que las posiciones en política exterior de Marco Rubio en todos los frentes incluyendo Cuba, sea la más conservadora de todos los candidatos, cómo violaron esta perspectiva de inmigración aunque sean conservadores económicos, sociales y de política exterior, ya no son conservadores porque violaron los raseros establecidos por los conservadores de la nueva ola.

Reagan cometió el error de otorgar armistía a los inmigrantes ilegales, un error de cálculo que el mismo aceptó, igual que Rubio cuando se alió a McCain y después se arrepintió cuando se dio cuenta que con Obama no habría cierre de fronteras.  Pero los servidores públicos y políticos hay que medirlos por su posición general y su trayectoria,  no por sus errores esporádicos, porque todos tienen errores, los curas no tienen errores políticos y los políticos no tienen errores de doctrinas religiosas pero cada uno en su profesión todos cometen errores.

Recuerdo la campaña de Gerald Ford contra Ronald Reagan, en las primarias del 1976 y cómo la victoria de Ford fue porque denunció a Reagan cómo liberal y falso conservador.

Denunció que Reagan había sido un Demócrata de Roosevelt, que había sido líder sindical, que había estado a favor del control de armas que en California que era flojo en inmigración.

Todo eso fue verdad, en cuanto al control de armas, un caso que está en la palestra hoy en día, no sólo Reagan firmó la ley Mulford cuando era el gobernador de California, también apoyó el proyecto de ley Brady. En un artículo de opinión en 1991 en el New York Times titulado “por qué yo estoy a favor del Brady Bill”, Reagan detalló su apoyo a un período de espera de siete días para los compradores del arma. “Cada año, un promedio de 9.200 estadounidenses son asesinados por armas de fuego, según estadísticas del Departamento de justicia,” dijo Reagan en la columna de opinión.

También más tarde cómo presidente, concedió una armistía a los inmigrantes.

Tanto la amnistía cómo su posición en el control de armas, Reagan después en su biografía lo reconoce como errores debido a la situación en el momento que tomó las posiciones, lo consideró

lo mejor en el momento y resultó estar equivocado, lo hizo no por doctrina sino por un razonamiento

que resultó erróneo, porque errar es  de humanos y rectificar es de sabios.  Esto es algo parecido al caso de Bush y la guerra de Irak.

Lo que fue Reagan cómo presidente y lo que representa para el conservadurismo, no tengo que detallarlo, todo el mundo lo sabe, todo el mundo lo acepta ahora

Creo que tenemos que darle gracias a Dios, no por Reagan solamente, no por lo que representó su presidencia, por su posición anticomunista que ganó la guerra fría y terminó con la Unión Soviética, por su política de reducción de impuestos con aumento en trabajos y una economía vibrante, con la afirmación de los valores juedo-cristianos, pero tenemos que darles también gracias a Dios por la época en que vivió, porque si Reagan hubiera sido un político en nuestros días, nunca hubiera podido lograr la nominación por el partido Republicano y hubieramos tenido a Jimmy Carter cuatro años más de presidente.