Es escenario politico ante las primarias estadounidense es impredecible

Por Alberto Pérez Amenper

Realmente estamos viviendo unas primarias que amenazan con ser un acontecimiento histórico.  Esto es si se producen las cosas que nos dicen que se pueden presentar.

Se habla de una convención dividida en la convención republicana, en estas condiciones si nadie gana la mayoría en la primera votación, se rompe el corojo, y cualquiera pudiera ser presidente y se habla de diferentes nombres como Mitt Romney, Newt Gingrich y , cualquiera pudiera ser el que nombren  para arreglar el potaje.

Pero el problema republicano ha oscurecido el mayor problema que es el del partido demócrata. 

No todos los demócratas son socialistas extremistas, para usar un nombre mejor comunistas. 

Los hay todavía que son centristas moderados, existen, aunque no tienen voz tienen voto y se mueven.

Estos demócratas se ven con las alternativas de dos candidatos podridos, Hillary Clinton, que puede ser procesada por los problemas de los e mail y que está vulnerable por las donaciones árabes a la fundación Clinton.  Por el otro lado Bernie Sanders, un comunista declarado. 

Entonces entra un nuevo personaje en el confuso escenario, Michael Bloomberg, que tiene, en diferentes momentos, identificación como republicano,  demócrata o independiente. Según han soplado los vientos políticos.

En Nueva York demócratas por Bloomberg  según han filtrado algunos medios de comunicación, se han acercado a él para para medir su interés. El argumento es que la vulnerabilidad de Clinton entre los votantes de elecciones tanto primarias como  generales, sobre todo independientes, podría resultar en un candidato como Sanders y un presidente republicano porque cualquiera ganaría antes Sanders.

También creen que Bloomberg podría estar interesado ya que, como uno es bien conocido Mike siempre ha sido un enemigo de Hillary.

Cuáles son los escenarios que nos ponen, son varios, pero el más espectacular sería este, y es perversamente divertido imaginárselo.

Una convención dividida republicana escoge un candidato que no es Trump, vamos a decir Gingrich o Romney.  Entonces Trump va cómo independiente.

En el partido demócrata Sanders gana la nominación, y Mike Bloomberg va cómo independiente.

Entonces tenemos cuatro candidatos.  Bernie Sanders por el partido demócrata,  el elegido por la convención  por el republicano y Donald Trump y Mike Bloomberg como independientes.

¿Qué pasa entonces?

Lo que pudiera pasar es que nadie ganara la mayoría necesaria, entonces sería lo que llaman un Colegio Electoral de cuatro vías, que lanzaría la decisión a la cámara de representante que apoyaría al candidato del partido de la mayoría de la casa, en este caso al candidato republicano o un miembro del congreso republicano, que pudieran ser Ileana Ros o Mario Díaz Balart.   Así que aunque no salieran Cruz ni Rubio, todavía los cubanos estaríamos en el potaje.

Espectacular, no hay república bananera que pueda compararse a este escenario. 

Aunque todavía pudiera complicarse más, porque  también hemos oído que Al Gore pudiera aspirar para presidente por un nuevo partido ambientalista.

Deja un comentario