ES INADMISIBLE QUE ESCRIBAN ASÍ SOBRE PELOTA CUBANA

medina yasiel puig y lazaro junco

Por Andrés Pascual

Dicen que Obama (le atrae el baloncesto, montó una cancha en la ex Casa Blanca) asistirá mañana por la tarde al juego de pelota entre Tampa y el equipito de la tiranía, un presidente americano a quien ni le gusta ni le interesa el beisbol, igual que al tirano II, aunque a Raúl Castro ninguna actividad deportiva…pero lea lo que publicó el Nuevo Herald de Miami, que no tiene comentaristas propios y apela a las agencias con los peores y más agresivos “opinadores” contra Cuba y contra el beisbol cubano:

http://www.elnuevoherald.com/deportes/beisbol/article67373732.html

Bueno, la novena “cubana” que mencionan no fue imbatible en los amateurs por dos cosas: perdió algunas veces, además de juegos, torneos y, lo más significativo: EL EQUIPO CASTRISTA NO FUE AMATEUR DESPUÉS DE 1968…

Cuando el propio tirano descabezó por decreto el beisbol profesional, el carácter aficionado se mantuvo durante las próximas cinco series nacionales: los jugadores trabajaban en sus centros de trabajo, practicaban una tarde a la semana y jugaban sábados y domingos la provincial, la regional provincial y la serie nacional con una licencia especial, al concluir, de nuevo para sus trabajos.

Pero, por dos derrotas sucesivas contra USA en Canada-67 y México-68, este por invitación, el tirano convocó a “la revolución en el beisbol”, es decir, a recuperarse para intentar utilizar el juego como elemento de penetración ideológica, una de sus grandes canalladas y estupideces, que significó el aceleramiento de la destrucción del pasatiempo.

Entonces amplió las series a más juegos, dos de ellas de 99: 67-68 y 68-69 y el resto dos torneos anuales de más de 400 veces al bate antre ambos.

Quiere decir que, cuando decidió ampliar las series, también enterró el concepto amateur, porque iniciaban el ciclo profesional de estado, en que cobraban como trabajadores de alguna empresa, pero jugaban pelota solamente, en 1968, año de la OFENSIVA REVOLUCIONARIA, suspendió la entrada pagada a los estadios.

En 1968-69 habilitó academias, en el 69 permitió que Preston Gómez visitara Cuba, porque el manager tenía un hermano preso político, Rafael; a partir de 1971, autorizó a un grupo de “colegiales” a visitar Mexico por 45 días, a la Academia de los Tigres en Pastejé y llevó a Cuba a Chito García a dar charlas ¡Dígame usted, mexicano enseñando a jugar pelota a los cubanos!

Entre la autorización a Preston Gómez y 1977, brindaron clínicas en Cuba Tani, Oliva, Tati Blanco Campanería y el gran cúmbila de Castro, George Steinbrenner, le envío al mismísimo Whitey Ford para que diera lecciones sobre pitcheo ¿Cuántos conocen lo que dije?

En estos días circula EN INTERNET un video sobre los Cubans, que dice las verdades sobre la monumental mentira que intentan imponer los “plumíferos” e “investigadores de cuneta” sobre el club Triple A.

Antes, década del 70, con mejores y más peloteros que hoy, cada vez que un jugador cubano llegaba a La Habana tenía que dar clínicas, pero no le ponían al lado a ningún jugador de la tiranía para demostrar que “ellos sabían también”, hoy es significativo.

Cuando comenzó el relajo, los jugadores de grandes ligas tuvieron que asimilar a su lado, “enseñando”, a Pedro Medina (foto con Yassiel Puig y Lázaro Junco) y comparsa, hasta Clayton Karshaw tuvo émulo en calidad pedagógica…

Como resultado de la política acomplejada que pretende continuar imponiendo “la clase” de lo que ni beisbol es, tratan que sus “soldaditos de ideítas” vean a los jugadores “que se lo agradecen todo a Fidel” en el mismo nivel de los liga grande.

El efecto acomplejado, enfermo, de esa caterva de ladrones y asesinos, se verá cuando efectúen el primer lanzamiento en el juego entre Tampa y la novenita de la tiranía, para el que Luis Tiant no era suficiente y le pusieron al lado a Pedro LuisLazo.

No hay forma humana de que, además de daño, dejen de hacer el ridículo, pero no es extraño en gente enferma y viciosa. Lo interesante, por guataquería o por quien sabe qué, están enfermando o haciéndose los enfermos a los americanos.

Deja un comentario