Es mejor no hablar de Política o de Religión

Por Alberto Perez Amenper

papaobama¿Cuántas veces he oído este axioma en boca de tantos? Muchas veces más que lo que quisiera acordarme.

Un axioma es una proposición que se considera «evidente» y se acepta sin requerir demostración previa, pero esta proposición no es demostrable ni aceptable porque la política es parte de nuestra vida diaria y la religión es parte de lo que nos sucederá después de esta vida.  Así que cómo es posible que no deba de hablar de algo tan importante en mi existencia. Claro que los que dicen esto lo que quieren decir es que tienen pensamientos políticos o religiosos diferentes a los nuestros y no tiene el valor de exponerlos o tienen temor de debatir el problema.

En otras palabras el axioma es falso, porque con su silencio están hablando de política y religión.

Creo que a los cubanos y los que han sido forzados a cambiar su vida por la política entienden esto, y los que viven en Irak y Siria en pueblos que son ocupados por ISIS, entienden también la importancia de las creencias religiosas, lo entienden cuando le arrancan sus cabezas.

Esto de los musulmanes es un ejemplo evidente como la política y la religión se han mezclado en la historia en forma de supremacismo para cometer los crímenes más horrendos de la humanidad.

¿No debemos de hablar de eso? ¿No debo de criticar eso? ¿Por qué? ¿Por respeto a la diversidad de opinión o de religión?  Bueno yo hablo por respeto a mi opinión, y es mi determinación que hablar es más respetable que quedarse callado.

El hombre se siente mejor cuando suple su inseguridad personal haciéndose miembro de un grupo o siendo miembro de una raza o religión que le dice que su membresía lo hace superior al resto de las personas.

Esto no tendría mayor importancia si se tratara de una cuestión personal, pero los grupos religiosos supremacistas tienen entre sus creencias la eliminación de las personas que no creen como ellos.

 Cuando la religión y la política se unen en una teocracia, las consecuencias han sido fatales para la humanidad. Desde los judíos fasriseos en los tiempos de Cristo que apedreaban a los “heréticos”, pasando por los que en nombre del cristianismo tanto en la iglesia romana como en la protestante, quemaban también a los “heréticos” cuando eran el poder político, terminando con los seguidores del profeta Mahoma que le arrancan la cabeza a los “heréticos”, la herejía ha sido la excusa común para ejecutar una manera de politizar la religión.

No importa que el cristianismo se base en la creencia de que sólo hay un ser supremo que es Cristo, y que todos los humanos son imperfectos y que aceptan su imperfección cuando reconocen individualmente que sólo el sacrificio de Cristo es el medio para llegar a Dios. El hombre no se conforma con esto, quiere sentirse superior, por eso inventa doctrinas institucionales para como miembro de esa institución establecer el supremacismo del grupo.

Hemos tenidos muchos grupos supremacistas que dijeron y dicen hablar a nombre del cristianismo, tuvimos a los jurados de la inquisición, tuvimos a los puritanos de Salem que quemaron a los “brujos heréticos” tuvimos a los nazis, todavía tenemos al Kukuxklán, tenemos a los Musulmanes hoy en día como los supremacistas del momento. Pero siempre ha habido grupos supremacistas que a nombre de la religión han implementado teocracias que no son más que sistemas políticos totalitarios.

Pero esto no es cosa del pasado, además de los musulmanes los vemos en otras religiones que se practican en la actualidad.  En el norte de Sudáfrica, sobre todo en regiones de religiones tradicionales, se acusa cada año a cientos de hombres y mujeres de brujería, personas que son a menudo asesinadas por las masas enfurecidas. En Tanzania se acusa cada año a cientos de personas de brujería, que son asesinadas o mutiladas. El caso también se da en Kenia. En algunos estados africanos existen incluso leyes específicas contra la brujería.

¿Cómo, entonces no vamos a hablar de política y de religión? Sobre todo cuando vemos que existe en este momento en la historia una tendencia teocrática está tomando un camino en este mundo en que vivimos que al parecer es diferente pero que como toda teocracia tendrá los mismos resultados de opresión y crimen.

Tenemos un nuevo grupo que quiere implementar la teocracia, este grupo heterogéneo está formado

Tenemos un nuevo grupo que quiere implementar la teocracia, este grupo heterogéneo está formado con personas de las creencias religiosas del ateísmo y el ambientalismo bajo la sombrilla del socialismo, que unidos en sus doctrinas tratan de imponérnoslas a los demás.

Los que no pensamos como ellos, los que discutimos sus creencias, somos los nuevos heréticos y tenemos que desaparecer de la sociedad.

Los que vivimos en Cuba en oposición al gobierno, saben el sentimiento de verse considerado como un herético.  Lo triste es que hoy en día en esta sociedad nos volvemos a sentir como heréticos.

Cuando vemos cómo en las más altas esfera del gobierno y de ciertas instituciones religiosas, la aceptación de las doctrinas ateas en sus diferentes variaciones, son aceptadas como la verdad absoluta, tenemos que hablar de religión y política, porque de ello depende nuestra vida y la de nuestros hijos y nietos.

Comments are closed.