ES TRISTE TENER QUE CRITICAR AL PAPA

Por Alberto Perez Amenperobamapapal

Es triste tener que criticar al Papa, no importa si eres miembro de la institución Católica Romana o eres un simple creyente cristiano.

El Papa es el representante de la institución religiosa cristiana que no sólo es la mayor del mundo, pero que los que no son cristianos la consideran como guía de lo que representa el cristianismo.

Pero por eso mismo el Papa se ha abierto a la crítica, porque se ha apartado del mensaje cristiano tradicional, para embarcarse en una gestión política que deja al papado espiritual en segundo plano. 

No hemos visto al Papa hablar del sacrificio de Cristo, de explicar al mundo en una oportunidad de visibilidad de millones lo que representa el cristianismo. 

Pero lo hemos visto retratado con políticos, dictadores sangrientos, sin aprovechar para predicar el evangelio, pero para coincidir y aupar las posiciones de esos políticos

Entonces no se puede quejar que los que no comparten la filosofía política de con los que se ha rodeado, lo critiquen, porque el que con niño se acuesta amanece cagado, y los niños con que Francisco se ha acosado padecen de diarrea.

Es la politización secular del Papado, algo que la institución romana había superado hace siglos, y en la que ha caído de nuevo bajo el papado de Francisco lo que ha provocado la crítica de católicos, seculares y todos los que no están de acuerdo con sus declaraciones polítizadas y su convivencia con los dictadores que oprimen precisamente a los que profesan el cristianismo.

De los cristianos perseguidos en Cuba, hasta los cristianos perseguidos en el medio oriente, y que se supone que sea el rebaño del Papado, poco hemos oído del Papa político.

Lo oímos hablar de los pobres, una y otra vez, desde el punto de vista del socialismo atacando al libre mercado capitalista, es una posición política, mientras en la sustancia se da la mano con los que atacan a católicos, instituciones católicas cómo las Hermanitas de los Pobres, y otras instituciones católicas que han sido atacadas por Obama y hasta demandados legalmente por oponerse a los seguros que cubren el aborto y los atniconceptivos.  Esto si es parte que no debiera haber sido superficialmente tocado, pero profundamente determinado, pero no fue así, Francisco prefirió elogiar a Obama por sus esfuerzos del cambio climático en vez de reprenderlo por su complicidad en el crimen del aborto.

El Papa Francisco es un blanco de críticas, porque él se ha convertido a sí mismo como un blanco necesario para los que no piensan igual que él, no como Papa, pero como político, porque se ha convertido en un Papa politizado.

Comments are closed.