" />
Published On: Mie, Jun 3rd, 2015

Espiritu de la Ley

Por Alberto Pérez Amenper

hillaryLas leyes poseen una letra (lo que consta escrito) y un espíritu, que es lo que motivó al legislador a dictarla.

O sea que si una situación se puede evadir por la interpretación de la letra, pero el espíritu está vigente y puede y debe de ser determinado si hay una violación del espíritu de la ley como un delito.

Abajo pueden leer la ley de contribuciones y donaciones por extranjeros.

 § 441e. Contribuciones y donaciones por extranjeros 1 (a) prohibición. Será ilegal que — (1) un nacional extranjero, directa o indirectamente, a hacer — (A) una contribución o donación de dinero u otra cosa de valor, que de determina como para hacer una promesa explícita o implícita por hacer una contribución o donación, con respecto a una oficina Federal, estatal o local electoral; (B) una contribución o donativo a un Comité de un partido político; o (C) un gasto, independiente gasto o desembolso para una comunicación electoral (en el sentido de la sección 304(f)(3)) (2 u. S. C. § 434(f)(3)) “fuente: título 2, capítulo 14, subcapítulo 1

 Hay varios casos en que la Fundación de Clinton estableciendo un brazo de recaudación de fondos en países extranjeros llevó a promesas implícitas de que la entonces secretaria de estado Hillary Clinton haría una concesión a los donantes.

Un caso aislado de los muchos que se han hablado es el caso de Suecia que hizo $ 26 millones en donaciones al mismo tiempo que el país estaba cabildeando con el Departamento de estado bajo Hillary Rodham Clinton para renunciar a las sanciones que amenazaban a su floreciente negocio con Irán, según entrevistas y documentos obtenidos por The Washington Times.

La entidad sueca, llamada el Insamlingsstiftelse que hizo las donaciones a la Fundación de William J. Clinton, nunca fue revelada o autorizada por funcionarios de ética del Departamento de estado, aunque uno de sus mayores fuentes de donaciones fue una lotería autorizada por el gobierno sueco.

Cuando el dinero fluyó a la Fundación de Suecia, la señora Clinton- por una inocente coincidencia- se negó a ponerla en la lista negra a pesar de las advertencias de los funcionarios de carrera en la Embajada de Estados Unidos en Estocolmo . Mientras , esa nacion europea  fueron  creciendo los lazos económicos con Irán y potencialmente socavando los esfuerzos occidentales para poner fin a programa nuclear de Teherán

“Suecia no admite aplicar más sanciones financieras contra Irán” y cree que “más estrictas normas financieras podrían lastimar las exportaciones suecas,” se  lee en un cable en 2009 informando a la oficina de la señora Clinton en Washington de sus preferencias.

Por separado, inteligencia estadounidense informaba un empleador de Suecia, gigante de las telecomunicaciones Ericsson AB, estaba vendiendo tecnología de rastreo a Irán, que podría ser utilizado por los servicios de seguridad del país, funcionarios dijeron a The Times.

Cuando dejó el cargo Hillary Clinton, en el 2013, el Insamlingsstiftelse había contribuido millones de dólares a la Fundación dentro de Suecia para supuestos esfuerzos caritativos globales y el Sr. Clinton personalmente se embolsó una tasa récord por un discurso $750.000 para Ericsson, una de las firmas durante el centro del debate las sanciones.

Los movimientos del resbaloso Clinton al recaudar fondos suecos escapó al aviso público, porque sus papeles de incorporación se presentaron en Estocolmo — unas 4.200 millas de las costas de Estados Unidos  — y las identidades de sus donantes fueron agrupadas por el equipo del expresidente  en los informes de divulgación de su caridad basada en Estados Unidos, desdibujando los límites entre lo que eran dos organizaciones separadas incorporado leyes en dos países diferentes.

La Fundación dijo a The Times a través de un portavoz que la entidad sueca fue creada principalmente para recolectar donaciones de loterías populares en ese país, que el dinero fue “primordialmente” a causas benéficas como luchar contra el cambio climático, el SIDA en África y el cólera en Haití, y que todos los donantes suecos fueron contabilizadas en los documentos lanzados públicamente por la caridad de Estados Unidos. Pero hay creciente evidencia de que los Clinton  ejecutaron ciertas actividades financieras que implican entidades extranjeras por el Departamento de estado, como el brazo de sueco para recaudar fondos y la iniciativa de crecimiento sostenible  de la agencia Giustra de Clinton con sede en Canadá, para que de esa manera la forma de la ética anual no detectase la existencia de una sociedad de responsabilidad limitada que el Sr. Clinton había establecido para su trabajo de consultoría personal

El equipo del expresidente  no tenía nada que ocultar sobre la entidad sueca y configurarlo solamente a tomar ventaja de los cambios en la legislación sueca en 2011 que permitió algunas de las loterías lucrativas del país para dirigir sus donaciones a la Fundación Clinton en América, dijo el portavoz de la Fundación.

La Fundación, sin embargo, declinó repetidas peticiones para identificar los nombres de los donantes específicos que pasan a través del brazo sueco.

Un portavoz de la campaña presidencial de la señora Clinton 2016 no ofreció ningún comentario o explicación a pesar de dos semanas de las solicitudes.

Todo está por debajo de la ley, es difícil de probar, mucho menos cuando no se quiere investigar a fondo.

Aquí es donde se puede aplicar como un caso típico el concepto del espíritu de la ley sobre la letra de la ley

Quizás el lenguaje legalista tenga que ser aceptado, quizás no se pueda probar judicialmente la violación de la ley, pero los Clinton son culpable bajo el espíritu de la ley, y el jurado debe de ser el ciudadano con su voto.

O quizás no, porque aunque el fenómeno de la corrupción debiera sobrepasar el ámbito político, nosotros hemos sido testigos en nuestros países latinoamericanos que cuando la cultura de corrupción se extiende al punto de hacerla tan común que es aceptada por el público, todo es posible. 

About the Author