" />
Published On: Mie, Ene 22nd, 2014

ESTA BIEN, EL UNICO H.P. SOY YO

Por Andrés Alburquerque

solidaridad sin fronterasAyer escuchaba la breve entrevista que el programa A Fondo hacia a un enfermero cubano que desde el 2007 vive en limbo legal en Venezuela. No recibe visa para venir a Estados Unidos, por obvios motivos no desea regresar a Cuba y permanece bajo el terror de ser interceptado por las autoridades venezolanas. Manifestó ser presa de una gran decepción por la negativa de nuestro país a recibirlo y por no lograr resolver su situación.

Ya he expresado de un modo u otro mi criterio sobre estas lamentables situaciones, pero deseo ahora formular un planteamiento de principios y en principio. El señor en cuestión no es el único que se encuentra en dicha trágica y nada envidiable encrucijada. se habla de miles, de cientos de miles y es que donde quiera que uno fija la vista aparece un cubano de entre las sombras que desea unírsenos en este exilio sui generis que ellos llaman “hermanos”, “mafia”, “terrorista”, “fascista”, “libertad”. Todo depende de para que publico hablan y que objetivos inmediatos persiguen.

Cuando escuchamos las declaraciones de los entrevistados se repiten temas como: “jamas me metí en política”, “yo no soy parte del régimen”, “yo nunca milite en el partido” y otras excusas similares que en casos excepcionales pueden ser reales pero vayamos al concepto, la media del universo encuestado y la esencia del problema. Para mi como para cualquier ser humano es indignante que alguien se vea obligado a escapar para poder vivir normalmente, no soy ajeno al drama existencial que el enfermero y todos sus colegas sufren en este minuto. Pero estoy hasta las narices de telenovela y pienso que alguien debe cantarla como es a despecho de descalificaciones, acusaciones de canibalismo y sabe Dios cuantas cosas mas. Asumo la entera responsabilidad de mi irreverente prosa cuando afirmo que los que aseguran no haberse metido jamas en política SI lo han hecho; en el momento en que tomaron la acera de enfrente o enfilaron una boca calle ajena para evadir el acto de repudio donde la chusma golpeaba a mujeres indefensas, cortaba la luz a un apartamento donde quizás había niños ya tomaron partido, se pudieron de parte de la brutalidad y del silencio, se colocaron al lado opuesto de los que denunciaban esas mismas penurias por las que hoy escapan de la isla. Muchos de ellos fueron ademas militantes del partido (el único permitido por ahora), de la juventud comunista, o al menos fueron personas confiables, pues de lo contrario es poco probable que fuesen llevados al extranjero como esclavos profesionales.

No pretendo que cada ciudadano cubano sea un dechado de civismo y gallardía y que reine la solidaridad en mi país natal, me gustaría pero no es una hipótesis realista, es derecho del ser humano tratar de evitar problemas y no brindar ayuda si así lo decide; pero luego no se puede decepcionar ni molestar cuando nadie le ayuda. Los que hoy ven con amargura como el mundo ignora el drama en la isla y como sus casos personales son engavetados e incluso cerrados en modo no deseable deben comprender que la vida les esta pagando con la misma moneda que ellos usaron en pasado.

Es indignante, ademas de una ofensa a la inteligencia de los demás, continuar con esta farsa de que nadie fue comunista, nadie participo en política, nadie, nadie, nadie, como carajos se ha mantenido Fidel Castro mas de 50 anos en el poder si nadie lo ayudo?. Yo también me largue, escape y emigre, tampoco yo alce un dedo para evitar los miles de abusos que se perpetraron en los anos que viví en la isla. Nunca dejare de recriminarme tamaña cobardía, pero jamas pensé que el mundo me debía algo ni que yo fuese inocente, he reconocido mi culpa en todo momento y tratado de ayudar a que nunca se repitan historias semejantes. Lo que me maravilla es que al paso que vamos, en este lavado colectivo de conciencias parece que el único culpable sea yo.

Las ironías no dejan nunca de sorprendernos; estos compatriotas en dificultad no dudan en coserse la boca, realizar huelgas de hambre, increpar a las autoridades de los países que no dan respuesta satisfactoria a sus demandas y yo me pregunto: si hay tanta testosterona para armar todo este lío, como es posible que no existiera la misma cantidad para desafiar al régimen de La Habana que es en ultima instancia el verdadero culpable de la enorme mayoría de nuestras tragedias?. La respuesta es evidente: si no logro emigrar armo un circo y el exilio empieza a llorar a “moco tendido” presiona desde allá y tarde o temprano logro mi objetivo.

Cuidado que ya imagino los que se irán por las ramas culpándome de criticar a organizaciones como Solidaridad sin Fronteras y otras; yo pienso que la organizaciones deben existir y que es justo tratar de facilitar la vida a los que llegan por miles de vías, hay mucha gente buena que escapa o es obligada a escapar y merece que le tendamos la mano, lo uno nada tiene que ver con lo otro. Critico en el modo mas enérgico y resuelto a la sarta de manipuladores que visten el traje de “lloriqueo” para conmovernos con razones obsoletas y justificaciones insostenibles; deben saber que nadie les debe nada y si alguna decepción pueden sentir con todo derecho es la de haber dispensado a sus compatriotas en dificultad y reprimidos la misma indiferencia que hoy critican.

About the Author

Displaying 1 Comments
Have Your Say
  1. Mercedes Bello dice:

    Muy bueno,pienso que todos somos un poco culpables de la situacion de Cuba,pero hay unos mas culpables que otros,porque fueron los que apoyaron todos los crimenes perpetrados por el regimen de La Habana.
    Y hay muchos que fueron participes de esos crimenes y hoy salen corriendo por hambre y vienen al exilio a criticar y offender.
    gracias

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>