Fanatismo Vs. Instinto de conservación

 

 Por Alberto Perez Amenper

unnamed (40)El instinto de conservación es una disposición psicofísica innata tanto en los amínales irracionales como en el ser humano racional.

Por eso me intrigan los que se inmolan en la religión del Islam.  No estoy diciendo que todos los que practican la religión estén dispuestos a inmolarse, creo que debe de haber muchos que no consideran la religión desde el punto de vista radical del Yihad y otros que no pueden superar el instinto de conservación.  Pero sin lugar a dudas, el corán tiene partes en que inmolarse parece ser un deber, y hay muchos que están dispuesto a suicidarse por ese deber.

El fanatismo religioso de los cultos inventados por líderes para sus propósitos particulares, es una falsa ilusión de la realidad, y solamente esta ilusión incrustada en mentes débiles o por continuidad cultural, puede superar el sentido nato del instinto de conservación..

Esta es la única explicación plausible para ponerse una bomba y suicidarse para matar a otros.  El hecho que los que practican este suicidio pueden ser hombres, mujeres y hasta niños, no soldados profesionales, confirma el hecho que es la persuasión del culto religioso  lo que los mueve, no es una guerra convencional, es una guerra religiosa, aunque nuestro querido presidente nos diga lo contrario.

Mientras el suicidio, como el intento de interferir en su destino determinado por Dios, está prohibido en el Corán, el sacrificio, incluyendo la muerte sacrificial en la yihad, es legítimo y aprobado en otros versos, y siempre parece ser válida ya que la fe musulmana debe ser avanzada o defendida constantemente.

El objetivo de la yihad es claro – es para establecer el gobierno de Dios en la tierra para obligar a los no musulmanes a abrazar la religión del Islam.

El proselitismo es practicado de una manera u otra en todas las instituciones religiosas, pero ninguna trata de proselitar asesinando a los que se niegan a aceptar sus creencias.  Gracias a Dios no es así, porque de otra manera ya hubiera sido asesinado en mi hogar por los testigos de Jehová que tocan en mi puerta. Me quitan el sueño del sábado pero al menos no me matan.

Aunque ahora no les abro la puerta porque leí una noticia que los yidahistas están entrénandose para posar cómo testigos de Jehová para entrar en las casas y realizar actos de terrorismo.

En la práctica islámica el que muere en la yihad matando a los enemigos del Islam, se convierte en un mártir que tiene derecho a tener un lugar especial en el paraíso y aún ser recompensados con vírgenes. Esto se repite cómo un chiste, pero está en el Corán. ¿Cómo se puede interpretar?’, bueno creo que no deja muchas alternativas.

Yihad recibió un tratamiento especial en el Hadith que es el que más desarrolla en su contenido a la dirección de acciones militares, es decir, la guerra santa contra los infieles. Es un hecho histórico, no una reclamación contra el islam.

Uno de los fundadores de la secta radical asesina, Hasan al-Sabbah, prometió a sus miembros el paraíso si morían en el curso de su misión. Una vez que los seguidores de Mohammed se hicieron más fuertes, abogaban por la Yihad violenta  activamente.

Sin lugar a dudas Mohama fundó el islam como una religión mixta que mezcla elementos del judaísmo de Abraham padre de Ismael hijo que tuvo con la esclava egipcia, el cuál consideran su ascendiente y de Isaac el hijo de Sara que es el progenitor de los judíos. Se complementa con creencias del cristianismo (consideran a Jesús un profeta).  Pero aparte de la parte religiosa, lo que se considera por muchos es que realmente fue establecida para crear el califato mundial, por lo que se le añadió la guerra santa para sus propósitos.  Soldados que estaban dispuestos a morir por el Yihad para lograr el paraido fueron muy efectivos para sus batallas.

Los más influyentes ideólogos islamistas Abu Mawdudi, Sayyid Qutb y Hasan al-Banna, colocan el Yihad en el centro de sus enseñanzas. El más reciente yidaista palestino, Abdullah Yusuf Azzam (1941-1989), afirmó que “la violenta revolución a través del yihad contra ambos gobiernos seculares en la mayoría de los Estados musulmanes y contra Occidente es necesaria y que los yidahistas son invencibles.”

El suicidio secular o en religiones cómo el budismo, es o por una condición desesperada emocional o por una convicción religiosa que considera el paso de una vida a otra, pero nunca con la idea de que el suicidio sea un arma para matar a un semejante.

O sea que solamente por la convicción religiosa de guerra santa, puede una persona inmolarse como un arma mortal para el enemigo.  Y al considerar a todo el occidente cómo el enemigo no hace distinción entre soldados o civiles, todos tienen que convertirse a la única religión aceptada o morir.

No se puede generalizar que todos los musulmanes son iguales, pero tampoco puede negarse que es la religión del islam la que crea los criminales suicidas.  Se puede argumentar que son una secta que mal interpreta al Corán, lo cual es discutible si leemos los versos del Yihad, pero son una secta islámica, no podemos separar al islam de los radicales islámicos.

No hay una acción yidahista en la que los perpetradores no mencionen un verso del Corán, cómo entonces vamos a decir que no tiene nada que ver con el Corán.

Los yidaistas son creyentes del Corán y se consideran islámicos profesantes, con sacerdotes y mezquitas donde predican el Yihad contra el occidente.  Pueden llamarlos cómo quieran pero son religiosos creyentes en una versión del Islam.  Son religiosos islámicos.  Podemos separarlos diciendo que son radicales islámicos, pero no podemos dejar de identificarlos con el islam.  

No se puede negar esta realidad.

Deja un comentario