" />
Published On: Sab, Dic 13th, 2014

Ganar la Calle sería la antesala de Libertad en Cuba

Por Luyanó Havana

protestasGanar las calles es la antesala de ganar una buena parte del todo: la libertad!. Es indudable que este razonamiento se revuelve diariamente entre los agentes de la inteligencia castrista quienes, con el poder absoluto y los medios de represión, intentan controlar los brotes de descontento volcados en algaradas o bien concertadas manifestaciones públicas.

Hace unos días , varias Damas de Blanco, con el apoyo de unos cuantos hombres, lanzaron el primer aguijonazo al corazón de La Habana. La famosa esquina de L y 23 fue testigo del valor de unos cuantos, frente a la desidia y la cobardía de otros muchos, la curiosidad de turistas y el ajetreo fascista-policial de los servidores del régimen.

Día Internacional de los Derechos Humanos y, si la vista no me falla, hubo ausencias notables de cubanos cargados con títulos como Premio Sajarov, Héroe Mundial de Libertad de Prensa, Premio Al Valor Civil, Gran Premio por la Libertad de Prensa, Premio Democracia, Medalla Presidencial de la Libertad, etc. y quienes bien podían hacer la diferencia al ser las caras conocidas de una llamada disidencia. Pero unos estaban fuera de Cuba discutiendo como resolver el problema dentro, otros se cuidaban de no pasar las Navidades a lo oscuro y el resto, a su labor diaria de hacer algo….aunque yo no sé qué!

Estoy absolutamente convencido de que, ganada la calle en La Habana, en el corazón y arterias principales de la ciudad, la debacle vendrá como fichas de dominó pisándose unas a otras, en atropellada caída. No esperemos que unos cuantos gritando en Alturas del Tomeguín o haciendo pintadas en San Nicolás del Caño Roto pueda repercutir en algo (aparte de algún comentario por Miami). Guárdese todo espíritu y valentía para concretar una meta: ganar La Habana.

Mis respetos a los que arriesgan el pellejo, a cambio de sacrificio y penar porque son ellos, y no los laureados turidisidentes, los que pueden decidir de una vez el cambio. Ellos. O un alzamiento. O un tiro mortal.

About the Author