" />
Published On: Sab, Abr 5th, 2014

Gobierno cubano reforzó bloqueo a Radio Martí y mantuvo control de Zunzuneo, asegura fuente

Por Carlos Carballido

tv marti zunzuneo

La prensa Castrista desde un inicio ha satirizado estos proyectos y se jacta de haberlos bloqueado y/o filtrado

En el último lustro  el gobierno castrista de La Habana reforzó al máximo las señales de interferencia  a Radio y TV Martí al tiempo que mantenía totalmente monitoreado la aplicación de Zunzuneo , afirma una fuente del Centro Nacional de Monitoreo  a esas emisiones que se transmiten desde EE UU hacia Cuba.

La fuente, una ex colega de este redactor,   que fungió como analista de esa entidad castrista, explicó que  desde la creación de Radio Martí y posteriormente la señal televisiva del mismo nombre,  especialistas del Ministerio de Comunicaciones y de la contrainteligencia militar diseñaron un sistema de  transmisores locales con radio-batido o señales vacías que prácticamente convirtieron la señal en un ruido infernal, a pesar de que en onda corta cambiaba de frecuencia debido a la refacción solar en esa área del caribe

De los 27 transmisores de este tipo, proporcionados por la ex Unión Soviética  y Checoslovaquia en un inicio,  ubicados en la capital en forma de herradura y del único ubicado en la zona de Matanzas, en el punto más cercano a EE UU,  el régimen ha  duplicado esta tecnología de bajo costo que impide el acceso total de la población cubana a esa  emisión estadounidense.

Según la  fuente,  el Centro Nacional de Monitoreo a Radio y TV Martí  lleva un control del porcentaje de la población cubana que accede a esa transmisión a través de encuestas locales y fuentes de información de la inteligencia cubana, y desde  1983 , el promedio de impacto no sobrepasa el 2 por ciento de la población cubana de manera indirecta y solo el 1 por ciento de manera más o menos directa  básicamente ubicados en zonas delo litoral norte.

El gobierno estadounidense ha tenido esta información desde hace mucho ya que  más de un alto funcionario del Ministerio de Comunicación de Cuba ha desertado en Miami y ha puesto la información en mano de especialistas  de inteligencia. Muchos de ellos, como por ejemplo el ingeniero Remón,  han propuesto otro tipo de proyecto que si afectaría al gobierno castrista pero aun nadie se ha interesado ni siquiera en plantearlo a la USAID.

La geografía  insular cubana unida al férreo control castrista de todo en ese territorio hace que el proyecto sea inviable. Castro no paga nada para el beneficio del pueblo cubano pero si lo hace al precio que sea  para evitar que la información  llegue directamente al cubano de a pie que es a fin de cuenta quien puede detonar la chispa del cambio.  Para poner un ejemplo, hay más de 2000 empleados en el Centro de Monitoreo, sus dependencias  y  en la UCI atendiendo este problema 24 horas, 7 días de la semana, asegura la fuente consultada.

Recientemente el académico retirado Andy Gómez,  cuestionó en la TV local de Miami este tipo de proyectos y dijo que con solo llegar al 1 por ciento de la población cubana, ni se tumba a Castro ni mucho menos se genera una conciencia de cambio reales en la Cuba   Castrista.

Y es que el proyecto si bien es interesante, no ha cumplido sus objetivos para el cual el contribuyente norteamericano necesita resultados  cuando de su dinero se trata.

Según Gómez,  lo mismo ha pasado con Zunzuneo, un programa que  dejo de funcionar debido a que quien pago  vio que no dio resultado.  Lo que llama la atención es por qué ahora se retoma como noticia  en una administración en la que John Kerry , desde siempre fue el más interesado en acabar con Radio y TV Martí desde su surgimiento y asolo 24 horas de que la supuesta disidente Yoani Sánchez tuviera un encuentro cerrado con el vicepresidente norteamericano Biden.

Y es que también un reducido grupo social cubano (solo el 2 por ciento de la población)  tiene acceso a celulares y desde el 2013 –blogueros oficialistas como Yohandry  ya habían hecho mención de la aplicación desde esa fecha–  ya Cuba sabia de este proyecto y lo tenía totalmente monitoreado desde las torres de trasmisión de ETECSA  donde alumnos de la Universidad de Ciencias Informáticas  (UCI) se encargaron de modificar ese twitteo para generar tráfico con mensajes banales y de cotidianidades  propias de la juventud, sin ningún interés político. La disidencia interna en Cuba tampoco sabía de este programa o más bien prefirió usar el SMS convencional que necesita de recargas desde el exterior.

El tema de Zunzuneo  irá a debate en el  Senado  en breve y cuidado ahí  no le den la última puñalada  a radio Martí, que además de los serios escándalos internos de corrupción y tráfico de influencias, cuenta con una  programación  poco atractiva y que a la postre es más bien para un reducido grupo de personas en Cuba  y para un no menos reducido grupo  fuera de la Isla.

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>