¿HABLARÁN EN SERIO ESTE PAR DE DELINCUENTES?

 

RAUL Y LAVROVPor Andrés Pascual

A Raúl Castro (FOTO CON EL CANCILLER RUSO SERGUEI LAVROV), estalinista de pura cepa, le “gusta” más el movimiento con los rusos, que salen favoritos 8-1 en la carrera por el liderazgo mundial, que con Obama (lea bien, no dije EUA), que va “de a peso y no hay jugada”.
¿A qué obedecerá la predilección del Tirano II por la gente de Putin? En primer lugar, el presidente es ¿débil? y le ha concedido todo lo que ha pedido; lo que olvidó, lo incluyó la Jacobson en la larga agenda de exigencias cumplimentadas para vivir como “dos seres que se aman”; es decir, en perfecta armonía: “tú me das, yo no te doy, tú me das…”.
Como cualquier grupo de mortales (que lo serán, pero le está costando un dineral que se mueran al Diablo y sus socios) que juzgue a esta Administración, la tiranía castrista ha de haberle endilgado desde hace rato el muy común “ese es un pendejo”. Y no es pendejo; es peor: antiamericano.
En teatro y tiempo diferentes ¿Usted cree que alguna “personalidad” de la tiranía castrista hubiera homenajeado a un desertor de sus ejércitos mercenarios como a BOWE BERGDAHAL, eje, además, de un canje por peligrosos jihadistas y recibido a sus padres en el Palacio de Convenciones? Hace rato que estuviera fusilado sin juicio; aunque al HÉROE de Obama lo van a juzgar por traición, no lo cepillarán y eso es una enorme diferencia sustancial entre aquellos y estos.
¿Qué no sabe “el presidente”? Que cualquier elemento de la Nomenklatura tiene “la vista más larga que él y da los pasos más cortos”, cuando digo cualquiera, me refiero hasta a una querida del mayimbe de menor cuantía, o a alguna de las varias “empleadas domésticas” que tienen las “jefas”, para que hagan los menesteres y participen del trío sexual, o de la orgía por encargo, cada vez que el “macharrandango” se caliente.
Los comunistas son más fuertes que los demócratas, porque los demócratas son más débiles hasta que una nieta de Silvio si la tiene. Todo eso lo sabíamos en Cuba desde 1960, que, cuando se divisaba la posibilidad de éxito de la nave “liberal”, se “soltaba el gana’o”, a fin de engullir todo el terreno posible y obligar a los republicanos a rearmar a los aliados que habían desarmado, invirtiendo millonadas en recuperar algo de lo perdido para conversar con desventaja aproximada en “las zonas de influencia”, si “la caña se ponía a tres trozos”.
Cuando en la Casa Blanca manda un buen conservador, para utilizar un lenguaje muy comunista en desuso, UN HALCÓN, por lo general no pasa nada; pero, como no lo saben, cuentan hasta números infinitos para hacer la menor de las tropelías delincuentes y…no la hacen; de esa forma tan pacificamente coexistencial impuesta por respeto casi miedo, los enemigos de EUA pueden estar 4 ú 8 años sin que expandan sus rojas fronteras.
Las zonas de influencia comunista de nuevo tipo (todos los ismos conocidos hasta el novísimo “populismo”), se han multiplicado, ahora quieren las tres cuartas partes del mundo (casi las tienen) para “conversar en posición cómoda y ventajosa” y van bien avanzados.
Castro abrazó el comunismo por su vocación de tirano, de asesino y, quien es así, no puede estar al lado de los americanos (de los conservadores tradicionales) que preguntan mucho por fechas para elecciones o por el respeto a los Derechos Humanos y, si no, sancionan de verdad; mejor los soviéticos, los de ayer (mismos de hoy con maquillaje) que mantienen su propia política de apertura con riguroso control policíaco, de tal forma que esta República Federativa Rusa Ni ES CAPITALISTA NI REPÚBLICA, sino el mismo fantasma totalitario y expansionista de siempre, a pesar de “la falsa obra transparente” de Gorvachov o de Yeltsin.
A fin de cuentas, la GUERRA FRÍA no la ganó Occidente, el comunismo soviético mutó en más de 5 formas diferentes de peligrosas bacterias, todas infecciosas y tan o más agresivas que cuando, por ciertas normas elementales de seguridad, los mantenían bajo absoluto control los bolcheviques (Jihad islámico entre ellas).
Parte de la subida de la parada en el juego acaba de hacerla “La Habana”, como le gusta hablar a los ultra-decentes, minimizando la “extracción” de empresas e individuos que fueron acusados por asuntos de drogas y/o terrorismo, es decir, quuitándoles el cartel de terroristas voluntariamente, sin una sola prueba digna del merecimiento.
El colmo ha sido que un mayimbe ruso, canciller Serguei Lavrov (foto con Raúl en La Habana) se haya sentado con la representación castrocomunista, para “buscar otras vías o soluciones por la vigencia del embargo”.
Es como el caso Venezuela aunque quieran trasvestirlo: Obama le tiró el cabo oficial que necesitaba Maduro para iniciar la ofensiva final contra todo indicio de civilización tradicional. Esos esperpentos lo saben, a fin de cuentas, quienes reciben e imponen las sanciones (el virreynato castrista) “sufrieron” las consecuencias de esa política de detección y castigo contra los “enemigos de EUA”, o, por lo menos, que representen un “grave peligro para la Seguridad Nacional americana”.
¿Resultado? 56 años de tiranía dictatorial para el pueblo de Cuba a través de la represión impuesta por los dueños actuales de Venezuela, en línea para que empiece, desde ahora, el verdadero conteo regresivo allí.

Comments are closed.