Halloween y  Los Cristianos Políticamente Correctos

Por Alberto Pérez Amenper

Stampa
Stamparez Amenper

Para mí ser políticamente correcto es tomar una actitud sobre un hecho inocente para considerarlo ofensivo y cambiarlo a una posición circunspecta que resulta ridícula.

Esto lo estamos sufriendo con la izquierda en la política, pero también lo vemos en la derecha en lo religioso. El dilema sobre Halloween puede caer en la categoría de un tema de Romanos 14, que enseña que no debemos juzgar a los otros cristianos por tradiciones, o sea que esto pudiera ser un “asunto discutible”. Estas son cuestiones que carecen de dirección clara y específica de la Biblia e inclusive en las tradiciones de las instituciones religiosas.

Pero en todas épocas hay puritanos e inquisidores que si fuera posible quemaran a los que practican una tradición que ellos consideran “diabólica” sin una perspectiva real.

La costumbre de los niños de disfrazarse y salir a pedir caramelos es una costumbre sana que hemos visto por años sin que hasta poco se tomara la nueva posición políticamente correcta del punto de vista religioso.

Actualmente las perspectivas cristianas sobre la celebración de Halloween están fuertemente divididas. Algunos creyentes sienten total libertad para observar el Halloween, como siempre ha sido,  otros corren a esconden de él, muchos lo boicotean o ignoran,  otros tratan de celebrarlo a través de las celebraciones más positivas e imaginativas o alternativas cristianas para Halloween. 

Pero la realidad que aunque el Halloween no tiene nada que ver con el cristianismo, tampoco tiene nada que ver con los fantasmas y el paganismo realmente, es usar eso cómo algo que no es real cómo un día tradicional de fiesta.  ¿Creen que los niños que se disfrazan de vampiros o monstruos creen de verdad que están bajo el poder de estos espíritus malignos? Por favor hablar de eso es poner un sentimiento de culpa en los niños que no se merecen.

Estamos de acuerdo que algunas de las celebraciones populares de hoy asociadas con Halloween tienen raíces paganas de la antigua Fiesta celta, Samhain. Esta fiesta de la vendimia de los druidas marcó el comienzo del nuevo año, comenzando en la tarde del 31 de octubre, con el encendido de hogueras y la ofrenda de sacrificios. Como los druidas bailan alrededor de los fuegos, se celebraba el final de la temporada de verano y el comienzo de la temporada de oscuridad.

Pero eso fue en el siglo V, yo era muy chiquito para acordarme de eso.

Durante el siglo VIII en la diócesis de Roma, papa Gregory III trasladó todos los Santos 1 de noviembre, oficialmente que el 31 de octubre “All Hallows Eve,” algunos dicen, como una forma de reivindicar la celebración para los cristianos. De ahí viene el Halloween.  Sin embargo, esta fiesta conmemora el martirio de los Santos que ya se había celebrado por los cristianos durante muchos siglos antes de este tiempo. Papa Gregory IV amplió la fiesta para incluir a toda la iglesia. Inevitablemente, algunas de las prácticas paganas asociadas con la temporada persistieran y se han mezclado en fiestas modernas de Halloween eso es muy común, lo mismo al principio de la iglesia con el culto al Sol, como los santeros en Cuba que hicieron el sincretismo de llamar los dioses africanos Changó, Yemayá con atributos de los santos de la iglesia católica pero esto no debe de afectar al cristiano si tiene una fe real..

Estamos en el siglo XXI y desde hace muchos siglos nadie sabe ni de que se trata la fiesta de Samhain, lo que se celebra es la fiesta americana de Halloween para recoger caramelos y tener bailes de disfraces que son bromas no culto satánico.

Si vamos al origen del cristianismo, cuando el Emperador Constantino se convirtió y empezó a tratar de convertir al cristianismo a Roma, se encontró con la dificultad de que muchos como también él antes, creían en el dios del Sol, y lo celebraban el octavo día de la semana, el día del sol, el Sun-day.  Para paulatinamente integrar a Roma al cristianismo comenzó a dar al el sacrificio de la misa unos elementos que fueran aceptados como los cultos paganos.  Primero cambió el sábado para el domingo, el Sun-day, el elemento de la comunión de un trozo de pan, pasó a una ostia de la forma del sol que cuando se producía la transmutación se levantaba como la puesta del sol.  Sin lugar a dudas, esa forma de presentar el sacrificio de la misa con elementos paganos se integró a la misa cristiana pura con el tiempo, hoy nadie que vaya a la iglesia piensa cuando va el domingo en vez del sábado o cuando ve la ostia redonda que el culto tiene algo que ver con el paganismo o con el dios del sol. Los que dicen que la misa de hoy es pagana, que  los hay, son tan estúpidamente políticamente correctos con respecto al cristianismo como los que critican el Halloween.

Sin lugar a dudas hay sincretismo hoy en día, hay cultos a satanás, hay quienes creen en espíritus en guijas y otras estupideces, pero esos no son los que están celebrando el Halloween, esos pocos atrofiados quizás por la drogas o por deficiencias mentales, los que celebran el Halloween están teniendo un rato de sana diversión.

El Halloween no es una  forma de participación en los actos sin valor de maldad y oscuridad como nos dicen, las actividades de Halloween del  tiempo moderno es simplemente una fiesta de diversión inofensiva.

El apóstol pablo de dijo a los Corintios en su primera carta,

9:22 Me he hecho débil con los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos.

El que algunos se traten de separarse ellos mismos el mundo, haciendo caso omiso de Halloween o celebrar con los creyentes solamente no es exactamente un enfoque evangélico, no es lo que predicó San Pablo. ¿No se supone que se hagan igual que los débiles para ganar a los débiles? O sea que se adapten al mundo porque tienen que vivir con el mundo aunque no sean de mundo.  Creo que algunos o por desgracia la mayoría de los religiosos en vez de representar al cristianismo, presenta la arrogancia humana que es lo contrario al cristianismo. 

Esa actitud que en inglés llaman “hollier than thou”  o sea como decirles yo soy mejor que tú, soy más santo que tú, esto no es una actitud cristiana, porque lo primero que hay que hacer para ser cristiano es aceptar que uno es pecador, y que no tiene remedio que el único remedio es acogerse al perdón por el sacrificio de Cristo no por nuestros méritos, nadie es santo por sí mismo.

Pero tenemos que vivir con los santones, tantos los santones políticos de la izquierda cómo los santones religiosos.

Comments are closed.