¡HAY AMBIENTE MI GENTE, SI DONALD TRUMP ESTÁ PRESENTE!

trump escucho 2Por Andrés Pascual

Parece que en algunas emisoras de televisión prohibieron decir qué raza es la del delincuente de turno, se explica por la avanzada pro-negra; a pesar de la proposición del Birra a conversaciones sobre un problema intrínseco de los negros revanchistas y de algunos cubanoides que, o tienen familiares negros, o un novio negro-a.

Si, como hoy, tres “individuos” robaron en…nadie debe tener problemas con el 911 si informara que vio a 3 chinos sospechosos, definitivamente, si no hay raza lo que cuenta es el número, aunque se sabe quiénes son el 98 % de los criminales.

Por cierto, una agencia de viajes barrió con la mercancía de cubanoide a cubanoide, desde equipos de soldar a motocicletas, la tiranía informó que algunas no tienen licencia operativa. Pero el FBI de Obama sigue sin ninguna pista del incendio del cuartel general de la CI castrocomunista de Vivian Mannerud.

Yo escribí dos materiales “cuando el siniestro” y propuse “tierra y pisón”, de antemano sabía que, si no involucraban a algún patriota, no habría nombres ni investigación… están jugando con el cuadro muy atrás, regalando la de 3era.

Ahora que hablé de los cubanoides, tienen un detalle que los separa de la Hermandad Hispana: no hay Dios que los haga decir dólares, ni señor ni señora ni caballero. Volviendo a la moneda ¿Cuántos pesos mami/papi? Nunca he oído a un nicaraguense, hondureño, salvadoreño, guatemalteco… llamar a la moneda de este país con la de ellos ni mami a una dama que no conocen.

Otro aspecto tan curioso como sospechoso ¿Cómo han llegado hasta con 200,000 dólares aquí, incluso por el aeropuerto? Analice que todos estos “exiliados” que entrevistan “in sito”, en locales de ayuda o desde 3eros países, le dicen sin pena que su “travesía costó entre 6 ó 7000 “pesos”, lo mismo directo en cómodas lanchas de traficantes castristas que desde un país suramericano ¿Por qué cuestan lo mismo?

Aunque Miami les pertenece, aunque la tiranía abra el consulado que prometió en la “ex capital del exilio”, todavía no circula la doble-moneda castrista en la red bancaria.

Todos los hispanos ilegales no son delincuentes, tampoco todos los cubanoides y el caso de nuestros paisanos es exactamente igual: llegada ilegal y con índice delictivo elevado porque, “figúrate, allá hay que robar…” ¿Y aquí? Cagaron a Cuba de una punta a la otra y después no entienden y llaman antiocubano a cualquiera.

El índice criminal de Hialeah se disparó desde que los cubanoides se hicieron presente en mayoría aplastante, posterior a Guantánamo; antes de 1993, los negros americanos lo pensaban 3 veces para incursionar en la ciudad, el hecho de que la población del feudo se haya descontrolado hacia el mestizaje, crea esa confianza que desemboca en el crecimiento del crimen de todo tipo. Y yo hace 26 ½ que llegué…

En Hialeah es urgente una conversación con los porcientos, datos y nacionalidades de los delincuentes sobre el tapete, el problema no es racista, sino racial, que está tomando connotación de odio visceral, porque no acaban ni de hablar claro ni de tomar las medidas que lleva este asunto.

AQUÍ, como en todo el país, NO ROBAN NI MATAN POR HAMBRE, sino por ODIO AL BLANCO, incluso al anticastrista. De cualquier forma que se analice, el contorno es político, o ¿Acaso lo están encasillando en el tratamiento hipócrita de los comunistas con el deporte?

Gozar, lo que se dice disfrutar el acontecimiento es leer a Maribel Hastings, a Sergio Muñoz Bata y al tercio táctico antiamericano que publica el Nuevo Herald, apoyo al cuento de horror cuyo argumento se lee “los republicanos son malos y ellos buenos”; ellos son, precisamente, ellos: toda la basura prodemócrata del país, incluyo a cubanoides, como la música, “de ayer y de hoy”.

Y Maribel Hastings no es mexicana, es boricua, todavía con menos razón para apoyar a esa fuerza antiamericana que está usando poderes “electoreros” demócratas para asentar campamentos y cortar cueros cabelludos.

En estos días, porque Dios es grande, se han mandado los ilegales (los negros siguen con su cuota histórica) a bandolerear y matar y hay que leer a todos esos tipangos-as, están vomitando la bilis por las declaraciones de Trump.

Supongo que, más que malestar haya miedo, no solo porque el individuo está “mejor aspectado” que los parientes Jeb y Marco, sino porque, ahora mismo, nadie sabe cuántos pueden convertir su silencio en voto a favor del “racismo”, este problema con el que los demócratas han jugado como carta ganadora pudiera convertirse en “fallo político”, yo no soy optimista, pero sé que las declaraciones del magnate provocaron un error garrafal táctico en la posición que creyeron ganadora y eso es estimulante. Con la carta del racismo, los negros se incluyen solos, no tienen forma de apagar lo que encendieron.

Nunca creí que la promesa “le quito al rico para dártelo” tuviera contrapartida victoriosa, sin embargo, Trump la “descubrió”: “bota la mierda, corta la fuente”, ese eslogan es prometedor para el 2016, ahora no veo cómo pudieran derrumbar ese muro los comunistas, se quedaron encueros.

Comments are closed.