Hay que leer los avisos

Por Alberto Pérez Amenper

Voy a cumplir en unos meses 82 años, no me duelen ni los callos, no tengo ninguna enfermedad y aunque algunos no estén de acuerdo con esto, todavía tengo mis facultades mentales en orden.

Creo que el secreto es que no hago nada en exceso, no fumo cigarros, nunca lo he hecho, pero me fumo mi puro tabaco ocasional, nunca en exceso, tomo mi copa de vino con las comidas y algún trago ocasional, nunca en exceso, como bien, pero nunca en exceso, me ejercito físicamente pero nunca en exceso, soy tradicional y conservador en mi vida, tanto en mi condición física como mental, y políticamente, pero también soy conservador, pero no en exceso, si fuera conservador en exceso sería libertario, un libertario es un conservador libertino, y el libertinaje es un exceso.

En mi larga vida he visto que el ser conservador más que algo político una filosofía de un estilo de vida, la filosofía de la libertad. Ser conservador es pedir al gobierno que no nos ayude, que nos deje tranquilo que nos deje ayudarnos a nosotros mismos, que no interfiera con nuestra libertad y que nos respete la propiedad que adquirimos con nuestro trabajo.

Esto trabaja, y trabaja porque es lo natural en el ser humano, no hay nada más valioso para el ser humano que la propiedad que ha adquirido con su trabajo, ya sea un negocio o el dinero que ha recibido por su trabajo, y cuando dejas que la libertad funcione, la riqueza de la nación se beneficia.

No me pueden decir lo contrario porque es lo que he visto en mi vida,  Mi padre fue hijo de un guajiro en una pobreza total en los años de la depresión mundial, y de la pobreza con su ingenio y trabajo llegó a tener la mejor farmacia de su pueblo. Mi abuelo por parte de madre era un pescador de un bote de remos, porque no tenía dinero para comprar un motor, y llegó a ser Practico de Puerto de su pueblo.  Me casé y vi como el padre de mi esposa de ser el dueño de un carretón tirado por un mulo, llegó a tener una flota de rastras que repartían mazas de equipo de los centrales azucareros a todas las partes de Cuba. Y a la vez de la adquisición de bienes crearon trabajos y negocios para otros.

La libertad de empresa es la madre de la riqueza de la nación.  Hasta en los países socialistas europeos se puede apreciar esto, cómo lo también lo vimos bajo la dictadura de Batista.  En los países europeos a pesar de las leyes socialistas los empresarios, por la libertad de empresa, luchan con los impuestos y las regulaciones y pueden ver a esos empresarios desenvolverse con resultados en este ambiente hostil y crean trabajos en la economía privada.

¿Cómo me van a hacer el cuento que en la libre empresa los pobres siempre son más pobres y los ricos se vuelven más ricos?   Porque también como vi el caso de mis familiares, vi a muchos ricos perder sus riquezas haciendo malos negocios.

Pero el ser conservador no es ser un empresario triunfador, ser conservador no es ser capitalista, se puede ser capitalista se puede triunfar en los negocios y no ser conservador, porque todos los excesos son malos y esto es algo que también he aprendido en mi vida.

Existe el capitalismo salvaje y existen los capitalistas salvajes e inhumanos.

Y lo que he notado es que, con excepciones, porque no se puede generalizar, los capitalistas salvajes son los que han recibido su riquezas por herencia, los que siempre han vivido en la burbuja de la élite millonaria, y consideran que los que están fuera de la élite son inferiores y se pueden aplastar.

Lo que nos trae al ejemplo típico, el candidato a la presidencia, el millonario que nació con una cucharita de plata en la boca, y que le pusieron un pañal con un bolsillo que traía millones, Donald Trump.

Trump es el típico millonario que hace alarde de sus millones como si eso lo hiciera mejor que los demás.  Que hace negocios basado en su falsa idea de superioridad.

Considera que es una “viveza” salirse a tiempo de un mal negocio, lo que le llaman bancarrota aunque esa viveza significa que los empresarios que han luchado día a día para avanzar sus empresas y que le extendieron crédito, pierdan el fruto de su trabajo.  Considera que tiene el derecho a  aplicar la ley de eminent domain, para incautarse la casa de una viuda para fabricar uno de sus casinos, porque él está muy arriba de ellos, él es mejor que ellos.

Tenemos que estar agradecido a Donald Trump, porque es como una clase de economía para enseñar de cómo un capitalista no es un conservador

Lo triste es que la mayoría no parece de haber aprendido la lección, el pueblo no se preocupa por aprender las lecciones que nos enseña la historia lo malo es que  todos tenemos que vivir en el mismo mundo y pagar las consecuencias de los que no aprenden de la historia.

Cuando conducimos en la carretera miramos a los rótulos de los avisos, tenemos que mirarlos porque esos avisos son los que nos pueden indicar el peligro de la carretera, no podemos ignorar esto avisos en la carretera como no debemos ignorar los avisos que se nos presentan en la carretera de la vida, ni podemos permitir que nos tapen los avisos con una cubierta de mentira.

Porque esto puede ser malo para la salud.

Deja un comentario