Hercules Poirot y Cuba o (la decepción de Don Manuel Jiménez).

Por Ramón Muñoz Yanes

cuba aguaUn habanero de nombre Manuel Jiménez Fuerte, cobró relevancia durante casi un siglo al ser reportado como el último fallecido por cólera en Cuba, el día 3 de agosto de 1882 según certificó el Dr. González del Valle.
Recientemente Carissa F. Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud señalaba: ” El éxito de Cuba demuestra que el acceso universal y la cobertura universal de salud son factibles y de hecho, son la clave del éxito, incluso en contra de desafíos tan complejos como el VIH”, en relación a la declaración de la Organización Mundial de la Salud en señalar a Cuba como primer país del mundo en erradicar la trasmisión del VIH de madre a hijo y además en este mismo sentido, la Sífilis.

¿Qué diría nuestro Hercules Poirot, el genial detective creado por la prolífica Agatha Christie al respecto? Lo imagino sentado en una barca sobre las calurosas aguas del Nilo reflexionando. ¿Cómo es posible que un país tercermundista sea capaz de enfrentarse a retos cómo al VIH y actualmente padezcan epidemias de cólera en sitios tan importantes cómo Santiago de Cuba?

Es cierto que Cuba fue el primer país del mundo en erradicar de sus aulas al tradicional “bruto”, con miles de escuelas con 100 por 100 de promoción y nos tiene acostumbrados a cifras redondas de la centena hacia arriba. Todos sabemos que el cubano es el más inteligente del planeta, sino miren los expedientes escolares de todos. En Cuba no hay brutos, además de reportar cifras de mortalidad infantil superiores a Suecia, Suiza, etc. detalle interesante si de todos es conocido, que la mortalidad infantil va de la mano del desarrollo social y económico de cualquier país.

– Uh, aquí hay gato encerrado – exclama Hercules Poirot. – ¿Cómo podría llamar a este caso? Santiago de Cuba, brote de cólera de cientos de afectos sin precisar defunciones cómo acostumbra el gobierno cubano. No, mi creadora se quedó corta con aquel caso de “Los diez negritos”, son cientos. ¿Pero cómo es posible? ¿Una potencia médica con un sistema de salud con cifras cercanas a los países más ricos del planeta y reviven enfermedades desaparecidas hace más de un siglo? – La mirada de Hercules Poirot se detiene en las antiquísimas pirámides al atardecer y sonríe con ironía, casi se puede escuchar en un susurro: – ¡Qué los compre el que no los conoce!

Mientras tanto desde hace varios días se escuchan gemidos a medianoche en la zona oeste de la Necrópolis de Colón en La Habana. En una antiquísima tumba la osamenta de Manuel Jiménez Fuerte se lamenta de haber perdido su récord imbatible durante más de un siglo, de haber sido el último fallecido por cólera en Cuba. Otro logro de la revolución.

R.Muñoz

Comments are closed.