" />
Published On: Dom, Dic 3rd, 2017

Honduras al garete y desde La Habana se mueven los hilos

Por Carlos Jaime Cabrera

En Honduras estamos viendo una peligrosa crisis política. Siguen fallando los políticos, el problema delincuencial es mayor aún, y la alianza del expresidente Zelaya- Salvador Nasralla solo merecen la cárcel porque están utilizando a las maras para desestabilizar al país, saquear, robar y hacerle ver al mundo que, en realidad, es un serio problema el que vive la nación centroamericana.

La conexión Zelaya-Maduro- La Habana se viene cocinando hace rato. Los líderes  granujas de la asquerosa Alianza vienen todos del fracasado depuesto gobierno de Zelayista que es un terrateniente con más de una denuncia de esclavista y que es el culpable mayor de los destrozos y desmanes que ocurrieron desde que el candidato del Partido Nacional, Luis Orlando Hernández,  tomó la delantera en el conteo de votos de las presidenciales.

No nos dejemos engañar: los Hondureños que me leen y los que conocemos a esa nación, sabemos cómo se mueve allí el teje y maneje de la politiquería izquierdista y cómo sus líderes manejan el asunto a sus propias conveniencias.

Las pandillas juveniles que muchos llaman “maras”, son grandes en números que sobrepasan en cantidad a algunos partidos políticos. No son una turba de chiquillos o  ladrones inexpertos. NO señores, estas pandillas o maras, son organizaciones cuyos jefes son personas adultas y con conexiones directas con los grandes carteles de droga que utilizan a Honduras como trampolín en la ruta de la cocaína hacia USA.

Estos  capos y traficantes de la desgracia humana ejercen un estricto  control sobre todo lo que se mueve en el bajo mundo de ese país. La marginalidad  es más del 60% de las cuatro ciudades más grandes de esa herma nación, Tegucigalpa, San Pedro Sula, La Ceiba y Sta. Bárbara, ciudades donde esa malformación política llamada Alianza contra la dictadura, ganó las presidenciales, pero ojo, en esas cuatro ciudades es donde radican la mayor cantidad de miembros de las maras y es en esas ciudades donde la violencia, las quemas, los saqueos y los actos delictivos aumentan a cada hora que pasa, mientras los dos jerarcas, Zelaya-Nasralla continúan echándoles leña al fuego con llamados a la violencia y a la destrucción de lo que queda de Honduras.

El ejército está en la calle, hay suspensión de las garantías constitucionales, el caos se generaliza y la población decente es la más afectada.

El Ejército debería de capturar a los cabecillas de estos desmanes, pues todos allá saben quiénes son,  Zelaya-Nasralla y su pandilla. Anular las elecciones sería algo racional  y en un plazo de 90 días organizar nuevos comicios sin que NINGUNO de los candidatos actuales pueda volver a participar.

Antes de que sea demasiado tarde, por el bien de Honduras, de Centroamérica y del continente, se debe de resolver el problema y no permitir que el narcocastrocomunismo controle desde La Habana otro país del área. El castrismo cubano necesita de cuanto país pueda manipular ya que Venezuela está a punto del colapso económico. Así que Honduras sería un punto estrategia en Centroamérica para afianzar el poderío castrocomunista.

Los políticos de la región, agrupados en la farsante OEA, guardan silencio, la ONU con su ambivalencia y su desfachatez mira impasible el problema y no actúa, su imbécil retórica es la de siempre, esperemos que al menos USA esta vez vuelva a estar del lado de los militares hondureños, única institución con vergüenza del país capaz de volver a resolver el cáncer llamado Zelaya y pandilla.

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>