HONRAR AL MÁRTIR, CUIDAR AL HÉROE

rosa paya viaja a cuba

Por Andrés Pascual

Yo le hubiera sugerido a Reina Loyda Zapata que se asilara por el peligro que corría la madre de un patriota que murió asesinado en huelga de hambre, sin embargo, nunca que trajera las cenizas de Orlando, porque la memoria histórica se le rinde en el lugar donde ofrendó su vida, esos restos son una reliquia, cuyo valor moral es de uso, sobre todo si la lucha continúa ¿O no? Entonces tienen que permanecer en la tierra donde nació y murió; regresar los restos “cuando aquello cambie”, frase al uso, oportunista y muy pisoteada, que sustituyó “cuando lo tumbemos”, suena “hueco”, por lo menos respecto al momento actual en Cuba,

En La Habana está Rosa María Payá, fue a honrar la memoria de su padre, otro mártir en pro del respeto por los derechos humanos (odio decir derechos humanos en vez de lucha para derribar a esos asesinos del poder ilegítimo que usurparon, legalizado hoy por la marca registrada de Francia en esa mentira, que fue donde nació la frase famosa; Rosa no ha dicho nunca que la familia pretenda traer los restos de Osvaldo, porque esos restos, como los de cualquier luuchador contra el castrismo, no podrían descansar en suelo ajeno nunca, serían almas en pena vagando sin rumbo.

Alrededor de este viaje de la hija del dirigente del Proyecto Varela tengo dos reflexiones: la primera, la visita es una invitación a los socios de Obama, de Hollande y del Vaticano para que intenten reprimirla, quizás hasta asesinarla, a fin de cuentas, saben que no pasaría nada en su círculo de relaciones, las viejas y las novísimas, como la de los EUA comunistas; sin embargo, porque el mundo sabe del valor de la joven debe estar en control y alerta de lo que significa el desafío; en primer lugar, los luchadores “por los derechos humanos” deben estar muy pendientes de la muchacha por si sucede lo que nadie quisiera, porque (lo comprobamos en la prisión) le temen solo a quienes no les temen, pero ese miedo lo convierten en cobardes ataques contra la integridad civil del individuo.

Yo no le hubiera sugerido a Rosa que fuera a La Habana, pero está en su derecho y convencida, la muchacha es radical, determinada y dio el paso más riesgoso para ella, lleno de amor al padre y a la patria sometida.

A Cuba se debe ir armado, en infiltración para demoler la estructura política criminal de una tiranía de sucesión que, como escribió Martí: “le roe el tuétano a la patria”, no de otra forma y debe ser apoyada por todo el opositor genuino, patriota, de adentro

¿Hay miedo, escollos insalvables? pues a Rosa María TODOS tenemos que cuidarla, por su vida, por lo que representa, porque es necesaria aquí su denuncia, no su recuerdo en un par de letras o en una foto o placa en cualquier lugar de recordación.

No se puede estimular de nadie con su valor el suicido por exceso de soberbia patriótica innecesaria, que, en los círculos del poder mundial que mantienen al monstruo, no causaría ningún efecto positivo de acuerdo a la intención, demostrado diariamente.

Sin embargo, como todo desde la órbita de cierto tipo de oposición en Miami (y en Cuba) ¿Cuántos alentaron ese viaje para ultilizar como justificación “de lucha” la posible reacción represiva de la tiranía contra Rosa, como el elemento incendiario (necesario a) de ideales patrióticos trasnochados, contenidos en cheques de grant, en notas de periódicos o en el titular hipócrita de corta duración de Radio Martí?

¿Cuántos tal vez deseen que a la joven la maten para seguir pachangueando? por cierto, bueno que se abran los ojos, ya no hay comparsa contra el castrismo, no se pudo por errrores que generaron entregas capitales, como la de Miami, nos queda denunciar, criticar, hablar, escribir, cobrar los “elegidos”…y buscar por todos los medios que una joven como Rosa María Payá no vaya a Cuba, porque, bueno es entenderlo, el Papa, Obama, Hollande y el mundo premian al castrismo cada vez que reduce y somete a la oposición, a la vez que amplía el gran panteón de mártires en una lucha que se perdió, tanto que ni ha podido servir como experiencia para nadie.

Comments are closed.