Inmigración, Según la veo Yo

Por Alberto Perez Amenper

Quizás esté equivocado, yo me equivocado más veces que las que yo quisiera y estoy siendo complaciente conmigo mismo, creo que mis equivocaciones son parte intrínseca de mi pensamiento.

Pero hay algunas cosas en que creo por convencimiento que no estoy equivocado, una fue la entrega de la revolución a una persona cómo Fidel Castro. Ahora creo que esto de la Inmigración ilegal es algo que tampoco no creo que mi manera de pensar sea errónea, no creo que debemos de entregar la proposición de resolver el problema migratorio a una persona cómo Donald Trump .

Es un problema que si me dejo llevar por el animal que todos tenemos dentro de nuestra humanidad, quizás apoyaría la proposición de Trump. La Biblia dice que el hombre natural es hijo de la ira, y esto sabemos por nosotros mismos no tenemos que leerlo en la Biblia, todos sabemos  que es una realidad.

Entonces por mi naturaleza irrazonablemente colérica, me inclinaría a la solución absurda de eliminar los problemas por amputación.  Esto es, si tengo un forúnculo en el codo, me amputaría el brazo y se acabó el problema.

En inmigración si tenemos inmigrante ilegales, pues los deportamos a todos.  No importa que sería una amputación de la economía porque conservadoramente esto costaría 600 millones de dólares, y según sus proponentes después traeríamos de vuelta a los buenos, y no nos explican por qué las otras proposiciones de detectar quienes son los buenos y los malos y deportar los malos y no tener que tener el gasto de deportar los buenos y después traerlos por las puerta que vamos a abrir en la muralla china en el Rio Grande dicen que es una amnistía.

¿Por qué la alternativa de hacer lo mismo que proponen, pero en otro ciclo de tiempo es una amnistía?.

Esto sin tomar en consideración el espectáculo ante el mundo que aprovecharían nuestros enemigos de unas milicias que lucirían como la Gestapo nazi o los milicianos de Cuba, recogiendo gente de sus casas con fusiles montándolos en camiones para llevarlos a la frontera.

Esto dice algo sobre la repentina degradación del debate sobre la inmigración en los últimos dos años, personificado por la presencia de Sr. Trump en popularidad con su promesa de “construir un muro” “deportarlos a todos”.

Tenemos por ejemplo el hecho que a los senadores que produjeron un proyecto de ley, coherente con las realidades y valores estadounidenses, ahora los llaman la “banda de los ocho” y proponentes de fronteras abiertas y amnistía.

Y a Marco Rubio lo tildan de no ser conservador por este error de cálculo si es que podemos llamarlo así.

Este grupo bipartidista de ocho senadores presentaron un proyecto de ley de reforma integral que incluía un camino a la ciudadanía para los inmigrantes ilegales que no tuvieran antecedentes penales.

El plan era contingente en ciertas mejoras en la seguridad fronteriza y seguimiento. Ofrecía residencia permanente a los inmigrantes indocumentados después de 10 años en estado provisional y un camino diferente a la ciudadanía para los trabajadores agrícolas. El proyecto de ley estaba enfocado en reducir retrasos de visa a ciertos inmigrantes calificados o necesarios, una maldición para las empresas estadounidenses, que a menudo se ven obligados a renunciar a contratar técnicos brillantes extranjeros formados en nuestras universidades. (Sobre este tema, Presidente Obama ha demostrado una notable falta de energía porque estos no serían sus votantes potenciales).

La ley habría ampliado y había mejorado el sistema de verificación de empleo, de modo que todas las empresas podrían confirmar que están cumpliendo con la ley en el caso de la legalidad de los empleados. Era algo analítico, pragmático y bien estudiado.

El gran error de estos senadores fue tratar de pasar una ley coherente bajo la administración Obama. Nunca bajo esta administración se puede pasar una ley migratoria, porque lo primero es el control de las fronteras y esto no sucederá mientras Obama es presidente.

No sé si estos senadores lo hicieron de buena fe o para desenmascarar a Obama cuando se opusiera a la ley, porque él decía que los republicanos no querían una solución y esta proposición planteaba una solución lógica y Obama se opuso.  Pero sea lo que sea esta ley no proponía ni fronteras abiertas ni amnistía como quieren ponerla ahora los que quieren desacreditar a Rubio.  Y vemos que hasta Rubio, tiene miedo de presentar como debiera hacerlo una defensa a su posición que no necesita una excusa.

Pero ante la famosa solución de Trump, esta proposición coherente, se presenta como una apertura de fronteras y amnistía, y no se puede negar, porque si uno lo niega entonces uno es pro inmigración ilegal, no hay racionalización para esta acusación, pero ¿por qué razonar? Es mucho mejor una posición enojada, al enojo ahora lo llaman razón.

Lo que Donald Trump quiere es avivar la ira para su beneficio. Y creo que otros, ahora, lamentablemente lo están complaciendo.

Amnistía es algo definido, amnistía es el perdón total que Ronald Reagan dio a los inmigrantes ilegales.

Fue un error de Reagan, no solucionó el problema y él lo reconoció.  Todos cometemos errores, y este error de Reagan no desacredita el hecho que ha sido el presidente que más hizo por avanzar la agenda conservadora.  Pero Rubio no puede equivocarse, no es conservador según el rasero que algunos establecen, no sé con qué autoridad, no importa que no propuso fronteras abiertas, no propuso amnistía, pero simplemente se dice y se repite y algo queda, esto es el poder de la demagogia.

Lo que proponían era antes que nada un cierre de las fronteras y después un vigoroso camino al estatus legal ganado con requisitos previos,  donde se requería a las personas aprender inglés, pagar una multa e impuestos que no hubieran pagado, pasar una comprobación de antecedentes penales, para trabajar y no reciben beneficios del gobierno federal.  Esto no parece una amnistía, Reagan no requirió nada de esto.

Es una propuesta sensata que pudiera y debiera de ser adoptada por la gente todo el espectro político en la oposición una vez que una administración republicana tomara el poder, es una plataforma práctica para resolver la desgracia que nos ha traído la administración de Obama.

Pero por ambiciones políticas en vez de unirse todos en el consenso pragmático, nos insultan con proposiciones imposibles para ganar nuestros votos, y hay tantos que se dejan insultar y engañar que despierta una interrogación en nuestras mentes algunas veces si somos nosotros los que estamos equivocados, no es la primera vez que tengo esta sensación, la tuve hace años en Cuba, cuando la mayoría de mis amigos se burlaban de mi manera de pensar y me decían que estaba equivocado-

Pero con el transcurso del tiempo, algunos de ellos después se me acercaron para decirme, “que razón tenías tú”.

Aunque siempre es triste estar en la minoría.

Comments are closed.