John Kasich y la venta de indulgencias.

Por Alberto Pérez Amenper

En el siglo XVI hubo un monje dominico, Johann Tetzel cuyo nombre pasó a la historia, indisociablemente ligado al llamado “tráfico de indulgencias” Tetzel era como el vendedor oficial que se encargaba de la promoción de las ventas de indulgencias en numerosas regiones de Alemania.

El nacimiento del movimiento de la reforma inmortalizó del nombre de Tetzel.

Tenemos un candidato, John Kasih, un hombre que sin lugar a dudas es un político que pudiera ser un buen presidente, pero que no tiene la menor posibilidad de ser electo como candidato en el escenario de las primarias republicanas.

¿Por qué se mantiene John Kasich en la contienda?  A mi parecer, aparte del ego personal, creo que se debe a un caso parecido a la venta de indulgencias del siglo XVI.

John Kasich, gobernador de Ohio, y popular en el área, creo que tiene una buena oportunidad de ganar delegados en su estado y en Michigan.

La manera como se están desarrollando las primarias, con un candidato con solamente el 35% de apoyo, abre la posibilidad de una convención dividida que traería en el piso de la convención una compra-venta de delegados que nos recordará la venta de indulgencias en la plaza pública en el siglo XVI.

La convención, después de la primera votación sería una convención abierta, cualquiera puede votar por el que quiera, ya sea un candidato de los que estuvieron en la contienda como otro candidato que decidiera que viene de afuera.  Los delegados de Kasich tendrán entonces un gran valor, Kasich puede o ser el electo como candidato del partido, como alguien neutral, por negociaciones, o tener la posición de vicepresidente por la negociación de la venta de sus delegados.

El problema es que la convención abierta no es algo asegurado.  Si Trump gana suficiente estados en las primarias en que todo se lo lleva el ganador, no habrá convención abierta, Trump será el candidato por mayoría de delegados, aunque sería algo paradójico que un hombre rechazado por la mayoría de un 65% de los miembros del partido sea el candidato.  Pero ese es el sistema, y sin lugar a dudas, con sus defectos es mucho mejor que los demócratas en el que vemos que Hillary, con menos votos está a la cabeza por la aberración del sistema de los super delegados en el sistema del partido demócrata.

Por esto los cálculos de Kasich no toman en consideración, que el seguir en la contienda dividiendo el voto traerá la victoria de Trump, y entonces sus delegados no servirán para nada si Trump ya tiene la mayoría de los delegados.

Creo que Kasich se la está jugando al canelo de la convención abierta, y si el canelo pierde, perderá su posición política, y ya no es un niño, no creo que tenga otra oportunidad en el futuro.

Creo que si quiere hacer negociaciones debiera hacerla antes de las primarias de super-Tuesday, después pudiera ser demasiado tarde, la venta de indulgencias perderá su valor.

Deja un comentario