JORGE RAMOS: EL ROLLO DE UN COMUNICALERDO

Por Juan Efe Noya

el-rollo-de-jorge-ramos
Consecuencia en cal, yeso y otras variaciones.

Jorge Ramos, presentador del noticiero de UNIVISIÓN se atrevió a inculcarle al periodismo las pautas que debían usar para atacar al candidato presidencial Donald Trump. Pretendía confundir a la ya disminuida prensa alerta. Pensaba matar dos pájaros con el mismo tiro. Atacaba hasta destruir a Trump y además apoyaría a su hija Paola Ramos que trabaja directamente para la campaña de Hillary Clinton. Él no creyó que el tiro le saldría por la culata porque el resultado se paga al precio de los errores.

La reacción creada por el desesperado comunicalerdo fue una respuesta categórica y Brent Bozell, presidente del centro de investigación nacional de prensa, le indicó a UNIVISIÓN remover a Jorge Ramos: «… debido a sus recientes posturas militantes y visualmente propagandísticas en favor de la candidata Demócrata Hillary Clinton, lo cual muestra claramente la incapacidad de ejercer como un presentador de noticias creíble e imparcial para los millones de televidentes de la cadena hispana», insistió el señor Bozell.

Ken Oliver Méndez, director de MRC Latino, una división que se ocupa de estudiar el balance informativo en medios hispanos, explicó: «Jorge Ramos está tomando parte activa como vocero demócrata y no como periodista, lo cual es una violación del código de ética que se le exige a cualquier medio de comunicación … Ha perdido credibilidad al utilizar sus indecorosas posturas políticas», dijo el Sr. Oliver Méndez.

Los sabuesos rastreros amaestrados por las hordas rojistas tienen que terminar perversamente. Como si no fuera suficiente el desastre creado se atrevió pedir la posibilidad, al menos, de alcanzar un pedacito del pastel moderador en algún debate presidencial. En su alarde imprudente demostraba que se había empinado algunas botellas de tequila para tragarse unas varias cápsulas jaliscientes. En conclusión, los trastornos de la embriaguez, el engreimiento y las pasiones turbias son imborrables fétidas aristas.

 

Deja un comentario