" />
Published On: Vie, Ago 8th, 2014

JUANITA CASTRO Y SU LIBRO DE FAMILIA

Por @Manuel Prieres

juanitaLa conclusión a que pudiéramos llegar al leer el libro de Juanita Castro:Fidel y Raúl mis hermanos. (La historia secreta). Es sencillamente un “Retrato de Familia” traído por los pelos. Juanita Castro puede pensar que tiene todo el derecho del mundo a narrar la historia de su familia desde su propia vida y experiencia y –al mismo tiempo- ponerse brava con aquellas personas que tienen otro conocimiento e interpretación de la “Familia Castro”.

Lo que sucede es que ella en sus memorias sienta cátedra como la única que tiene la verdad, la “Piedra filosofal”, sobre Los Castro. Ella ignora –con visos a veces de soberbia a lo largo del libro- que la Familia Castro se ha inmiscuido revolucionariamente, brutalmente, y por cincuenta años en las entrañas de toda la familia cubana en su vida, experiencias y destino. Por tanto, cada cubano tiene el derecho de meter sus narices a la hora de narrar, describir, acusar, enjuiciar, y concluir sobre la familia Castro”. Los Castro ya no solamente les pertenecen a Los Castro, les pertenecen a varias generaciones de cubanos muchas sus propias víctimas.

Juanita Castro se pone brava con Alina y con escritores e historiadores que han tocado el tema de su familia, pero es que ella hace lo mismo en su libro. Desbarra a otras familias.

Juanita escribe en la página 43 :
Durante sus correrías de juventud, mi papa, un hombre bien parecido y con un futuro económico sólido, había conocido en Santiago de Cuba a María Luisa Argota Reyes con quien tuvo cinco hijos, tres murieron de niños y dos sobrevivieron: Pedro Emilio y Lidia Castro Argota. Luego de varios años de convivencia conyugal, en 1911 mi papa se casa con María Luisa Argota, pero era un matrimonio marcado por la indiferencia. Aunque se ha dicho que María Luisa era maestra, en realidad no lo era, ni siquiera trabajó es una escuela…

…siempre vivió(Angel) solo mientras María Luisa y sus dos hijos lo hacían en una muy buena casa que tenían en Mayarí. ¿Por qué? Porque a María Luisa no le gustaba el campo, ni mucho menos tener que convivir con los guajiros. La misma Lidia Castro Argota un día, ya mayores, nos contó que en un pleito que había tenido con su madre le había recriminado que hubiera dejado a mi papa y no fuera a vivir en el campo junto a él. Lidia dijo que la respuesta de su madre fue clara:

—¿Vivir en al campo? ¿Yo? ¡ ۣNo hombre! En el campo solo viven los pájaros y otros animales. Si eso es lo que Angel quiso, problema de él.

Pag. 77
…Angel fue el padre intachable de Los Castro Ruz, que sin embargo sufrió lo indecible a causa de sus otros dos hijos Pedro Emilio y Lidia Castro Argota, que le propinaron golpes y dolores extremos. Esa es una historia vieja de la cual ni tiene caso hablar.
Pag. 81
Mirta era una muchacha muy graciosa que de jovencita sufrió mucho porque siendo una niña había perdido a su mamá, y al igual que sus hermanos Rafael, Waldo y Frank, sifrieron enormemente cuando el padre se casó con una mujer que era una TIRANA con ellos. Mirta nos contaba lo controladora que era aquella señora, y quizá eso influyó en que Mirta y Fidel se hicieran novios…

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>