LA CUERDA FLOJA

fidel benedictoEn una información desde Bolivia fechada el 6 de abril de 2012, afirma que el Cardenal Julio Terrazas en la misa del Vienes Santo que realizó en la Catedral San Lorenzo de Santa Cruz, agradeció que desde la llegada del Papa Benedicto XVI a la Habana, “se restableció la creencia en Dios y Jesús”, hecho que fue impedido durante varios años.

El Cardenal Julio Terrazas debe saber que la fe no es algo que pueda ser pautado por régimen alguno. Que si bien es cierto que la Dictadura de La Habana proscribió o marginó  todas las religiones, como parte importante en la instauración de un Sistema Marxista Anticristiano (esclavista), no pudo lograr el desarraigo del pueblo de Cuba del Cristo.

Lo que fue restablecido, es el permiso otorgado por el Régimen para que la Iglesia Católica camine por una cuerda floja, !sin caerse!, al cambiar su política de otrora, de defender sus convicciones sin temor alguno y estar dispuesta a perderlo todo, antes de claudicar en sus principios y valores trascendentales sobre los que se constituyó la Iglesia. Atrás quedaron los grandes hombres de fe como Boza Masvidal, Pérez Serrante o el Cardenal Manuel Arteaga y Betancourt. Ahora la jerarquía católica no lleva pantalones debajo de la sotana, por sobrevivir prefieren mirar hacia otro lado o cooperar directamente con la Tiranía al mejor estilo de los Comités de chivatos; y las conveniencias políticas son de mayor importancia que el reconocimiento de la dignidad humana y la libertad.

El Papa Juan Pablo II en su visita a la isla cautiva dijo: “no tengan miedo”, pero sin embargo La Iglesia prefiere esperar tiempos mejores para revindicar a sus mártires que sí fueron capaces de sacrificarlo todo y aun sus almas en pena vagan por los paredones de fusilamiento gritando “Viva Cristo Rey”, en una lucha que todavía  muchos no entienden pero más que política fue religiosa.

La visita del Papa Benedicto XVI a la Habana, fue la humillación de todo el Clero ante el Tirano al estrechar las manos ensangrentadas del sátrapa de turno y la vergonzosa reunión del Papa con el mismísimo Anticristo Cristo (Fidel Castro), solo para alimentarle el ego y dejar por sentado que sigue siendo el dueño  de la Isla fue la tapa al pomo.

Raúl Barrabí

Deja un comentario