LA CULTURA DE LA FAMILIA

Por Alberto Pérez Amenper

famiiaEl pensamiento liberal, que se auto titula progresista, a mi parecer es retrógrado, pues atrasa los avances sociales de la civilización. 

Cuando nos llaman retrógrados a los que aunque estamos de acuerdo con el derecho del homosexual a sus libertades civiles incluso la unión civil, pero rechazamos el matrimonio homosexual porque creemos que el matrimonio es el fundamento para la familia, no reconocen la historia de la civilización.

Podemos reclamar esta justificación del matrimonio por nuestras creencias religiosas, y estaríamos en nuestro derecho, pero sin lugar a dudas, la institución del matrimonio es una práctica filosófica que va mucho más allá de la religión.

La familia como un modelo para la organización del estado es la praxis de la filosofía política que explica la estructura de ciertos tipos de estado en cuanto a la estructura de la familia (como un modelo o una reclamación sobre el crecimiento histórico del estado), y justifica ciertos tipos de estado mediante la apelación a la constitución de la familia.

El primer escritor en proclamar esta práctica como filosofía política (sin duda de una manera clara y desarrollada) fue Aristóteles,  quien sostenía que la progresión natural de los seres humanos era por la familia a través de pequeñas comunidades a la polis (el estado).

No sólo creemos que el matrimonio homosexual es un atraso de la estructura social, pero creemos que “la cultura de la comodidad de autocomplacencia”otro producto del pensamiento liberal, que se practica entre  personas heterosexuales también se puede considerar como un atraso en la estructura de la familia y por ende un atraso en los valores sociales.

La “Cultura de la comodidad” pretende convencernos de ciertos preceptos que han convertidos en doctrina: El matrimonio es un modo de esclavitud, es mejor no tener una relación obligada, el sexo casual ofrece libertad, es mejor no casarse, es mejor no tener niños si por un error sales embarazada, eres la dueña de tu cuerpo, saca ese estorbo ¡Es mejor la vida independiente! Usted puede ir a explorar el mundo, ir de vacaciones, usted puede tener más dnero, una villa en el campo, una casa en la playa, usted puede estar libre de preocupaciones… Podría ser mejor – más cómodo. 

Pero esto es simplemente la cultura de la falta de responsabilidad, que no sólo afecta a la cultura familiar pero a la ética de trabajo, porque realmente, también es más cómodo vivir sin trabajar con un resultado negativo para la sociedad en general.

Como dijo Aristóteles, la familia es el modelo para el crecimiento histórico del estado, al igual que la responsabilidad de producción por el trabajo es el modelo para la salud económica del estado ambos son indispensables para el bienestar de la sociedad.

Si cambiamos nuestros valores, cambiando nuestra cultura tradicional, el estado civilizado sufre y sufre el estilo de vida y la nación.

La mayoría de la gente no considera la familia como una «cultura». Asocia cultura con países y grupos étnicos. ¿Pero la familia? Para la mayoría de nosotros, es un grupo de gente familiar, haciendo cada uno lo que siempre hacen.

Sin embargo, la familia es exactamente esto, una forma característica de pensar, sentir, juzgar y actuar — que define una cultura. De manera directa y sutil, los niños son moldeados por la cultura familiar en el que nacen. Al crecer, sus supuestos acerca de qué es correcto y equivocado, bueno y malo, reflejan las creencias, valores y tradiciones de la cultura de la familia. La mayoría dan por sentado los caminos de su familia, y llevan hasta la edad adulta muchas actitudes y comportamientos adquiridos en la infancia.

Incluso aquellos que más tarde rechazan todo o parte de la cultura de la familia a menudo descubren que no están totalmente libres de sus primeras influencias. No importa que se prometen no repetirán los errores de su propia familia — ciertas actitudes culturales y las respuestas son tan arraigadas en miembros de la familia que siguen afectando su pensamiento y comportamiento, para bien o para mal ya sean o no los individuos conscientes de tal influencia, tal es la importancia de la familia.

La revolución social que comenzó en la década de 1960, por ejemplo, cambiando, entre otras cosas, actitudes y expectativas acerca de los roles de hombres y mujeres, la cultura de la droga y el amor libre ha rechazado la cultura de la familia. Lo evidente es que esto no fue algo natural, fue algo creado bajo la influencia política, bajo la filosofía marxista-leninista con el propósito de destruir a la familia y que desde entonces, progresivamente intenta destruir la estructura política-social a través de la destruccion de los valores tradicionales de la nación .

A veces se trata de culpar la destrucción de la familia cuando el niño o niña es criado en una familia en el que madre y tías son mujeres profesionales están expuesta a una cultura muy diferente de la familia de sus abuelos. Pero el concepto del matrimonio era tan arraigado que siempre fue considerado como una institución indispensable en la sociedad y esas madres trabajadoras buscaban la manera de compartir su deber familiar con sus trabajos.

Los valores de la familia marcan el tono básico de la institución de la familia. Que inspiran la elección de misión, así como políticas y prácticas de la intitución. Por lo general, predominan los valores de los individuos que han creado la riqueza de la familia; empresarios y trabajadores con ética de trabajo, que forman cimientos en su imagen y según sus valores, filosofía y estilo de gestión, ya sean de parte del padre o de la madre, o de ambos, pasando esos valores del núcleo familiar a la sociedad en que se desenvuelven.

Si cambia el concepto del matrimonio, si se establece un concepto del matrimonio no cómo la creación de un núcleo de familia, pero una unión de conveniencia de sexualidad con falsos atributos de  amor en el matrimonio homosexual, creando una parodia de matrimonio, o si se establece una unión heterosexual por las mismas razones, se rompe la cultura de la familia y se interrumpe la fundación de la institución que es responsable por el crecimiento de la sociedad.

Las normas son las reglas habladas y tácitas de las culturas, reforzado con el tiempo, actúan como agentes invisibles sobre el comportamiento de los miembros de la familia. Normas para establecer normas de cómo familia miembros visten, charlan y actúan.

También fijan límites en lo que es admisible o inadmisible comportamiento bajo diferentes circunstancias y condiciones. Más que reglas de etiqueta, las normas proporcionan a familiares con una guía para vivir dentro y fuera del hogar.

Cuando las familias establecen fundaciones, traen con ellos las reglas de comportamiento que han regido la cultura familiar por las generaciones anteriores.

Todas las familias tienen tradiciones que se transmiten de una generación a la siguiente. En el pasado, cuando las familias extensas todas vivían en un lugar,  las tradiciones fueron incorporadas en las rutinas de la vida cotidiana y mantenidas vivas por los ancianos de las familias.

Esto es lo que veíamos en Cuba, y en los Estados Unidos en el pasado, pero la extensión territorial y las costumbres migratorias de la juventud durante sus estudios, vemos miembros de la familia repartidos por todo el país, las familias ahora tienen que trabajar duro para crear y mantener sus tradiciones.

Pero esto no había sido un impedimento para el mantenimiento de la cultura de la familia. 

Las familias utilizaban días festivos para sostener relaciones con reuniones familiares varias veces al año, esta era una tradición de los feriados de Thanksgiving y las navidades, era el sostenimiento de las tradiciones del núcleo familiar.

No ha sido la separación geográfica de la familia, ni ha sido la incorporación de la mujer al núcleo profesional o de trabajo, lo que ha destruido la institución de la familia, pero ha sido el desprecio por la cultura familiar que se ha introducido en la filosofía “progresista”, y a mi parecer, esto ha sido creado por diseño no para “progresar” pero para astrasar la sociedad.

Comments are closed.