La Falsa Percepción del Capitalismo Salvaje

octubre 3, 2015 2:19 pmComentarios desactivados en La Falsa Percepción del Capitalismo SalvajeViews:

Por Alberto Pérez Amenperunnamed (7)

De nuevo cómo en mi juventud estoy oyendo hablar de la desigualdad y del salvajismo del capitalismo, en los periódicos en los políticos desde los candidatos hasta nuestro presidente y llegando hasta al Sumo Pontífice.

La clase trabajadora es y siempre será la mayoría, los capitalistas son y siempre será un grupo minoritario. 

Es una percepción muy fácil de inculcar en esa mayoría que la minoría, la patronal, el capitalista o como quieran denominar al empresario, es un abusador, un dictador que hace lo que le da la gana por su poder abusando de los trabajadores, que su trabajo es para enriquecer a unos pocos capitalistas.

Esa es la premisa del socialismo, para después que el gobierno socialista toma el lugar del empresario, se convierte en la nueva patronal.

Pero para todo el que tiene un negocio o una empresa de cualquier tipo, se da cuenta de quién es el verdadero jefe en la economía de mercado.

En una verdadera tierra de oportunidades no es el gobierno o incluso los capitalistas que hacen que las cosas sucedan, es el poder del pueblo expresado a través de sus compras con su dinero, los consumidores son los verdaderos jefes poderosos en la economía de libre mercado.  Los capitalistas, los empresarios no son más que el medio para servir al consumidor, y para hacerlo tienen que contratar a los mejores trabajadores para tener una producción efectiva,  y compensarlos para no perderlos, esto es la realidad.

Son los consumidores los que les dan puestos de trabajo y hacen que los trabajadores  tengan dólares. Si, sin embargo, el gobierno mantiene inmiscuirse en cómo esos trabajos deben ser y en que forma debe de contratar y compensar a los trabajadores y en qué forma el empresario tiene que hacer su trabajo en su empresa, ahoga la creatividad del empresario, entonces habrá menos puestos de trabajo.

En la medida en que es una economía orientada al mercado, el último determinante de “dónde va el dinero”, es decir, de donde van los recursos, incluyendo mano de obra, donde va el curso de la actividad productiva; donde va de financiación: es el detalle en el patrón de gasto de los consumidores incluyendo las decisiones de los consumidores sobre cuánto, cuánto y en qué formas específicas para ahorrar, en otras palabras el viejo dicho del comercio “El cliente siempre tiene la razón, aunque esté equivocado”

Las decisiones de los consumidores en última instancia determinan donde capital y trabajo ‘va’ y cuáles son sus valores por sus conducta y usos alternativos.

Si eres escéptico y no crees que esto sea la pura verdad, y quieres buscar alguna evidencia para negar esta afirmación, considera que el proteccionismo del gobierno, el socialismo en casi todas sus formas y apariencias es un intento directo para cambiar la forma en que los consumidores gastan su dinero.  Y la realidad histórica determina que el socialismo no trabaja donde se implanta.

Todas esas doctrinas regulando el comercio, regulando los precios y gravando los negocios con los impuestos, o en última instancia tomando el control de las empresas, es un medio de controlar los medios de producción y comercio, y de hecho interfiriendo la relación entre el empresario y el consumidor, al quitarle el control al empresario, de hecho le quita el poder al consumidor, al pueblo.

Me permito sugerir que no es sólo capital y trabajo pero también oportunidad y la libertad para actuar en él, algo que sólo es posible en una democracia política.

¿Cómo puede explicarse un Bill Gates y Steve Jobs dos personas de origen humilde y los cambios con sus invenciones técnicas y logísticas que llegan  a los más pobres de los pobres? Ellos no eran los capitalistas como se percibía por Marx y se percibe por los que sueñan con el socialismo,  eran idealistas prácticos que fueron capaces de hacer sus ideas realidad en una tierra de oportunidades. Gates y Jobs por sus operaciones millonarias, tiene mayor visibilidad, pero esta tierra americana está llena de pequeños empresarios que han llegado a formar sus negocios con su ingeniosidad y ética de trabajo, y también sirven a la economía de mercado controlada por los consumidores.

La respuesta no es el socialismo, la respuesta es que no somos lo suficientemente inteligentes para manejar la complejidad de la sociedad y economía que hemos creado. En cambio debemos dejar que la madre naturaleza y su ayuda de la mano Invisible, proteger nuestras libertades y vivir nuestras vidas según la moralidad que nuestros antepasados nos dieron a nosotros y que continuamos poco a poco adaptándonos a nuevas realidades para aprender qué funciona y qué no.

Pero la premisa del sistema siempre es y debe ser el mismo, el consumidor es el motor que mueve la economía, desde las épocas de la cavernas hasta nuestros días. 

Comments are closed

A %d blogueros les gusta esto: