La Filosofía socialista de EE UU

Por Alberto Perez Amenper

generoaoLos políticos populistas, los tenemos aquí y los tuvimos en Cuba, con Castro y antes de Castro. Eran y son, diseñadores de utopías a costa de vida y propiedad ajenas, tuvieron el mejor acierto en la historia de la propaganda política al apropiarse del nombre socialista para auto etiquetarse  identificandose con la justicia social.

El nombre sigue causando confusión entre quienes tienen una gran sensibilidad social y aman el concepto de comunidad, sobre todo en nuestro estilo latino

Para empezar debemos definir qué es socialismo. A pesar de que su nombre provenga de “social”, algo muy inteligente por parte de quienes diseñaron la etiqueta en los siglos XVII al XX, lo que realmente implica es planificación central (socialización). La destrucción de la individualidad y el derecho a la propiedad privada, ya sea por un flagrante robo como en el caso de la Unión Soviética o Cuba, o por el control del gobierno central con impuestos que convierten al individuo en un virtual esclavo del estado centralizado-

El socialismo lleva inevitablemente al  desprecio por la autonomía del individuo y la insistencia en politizar y planificar centralmente las actividades de una sociedad.

Y eso es lo que debe ser entendido por socialismo o socialización. Independientemente de las aparentes buenas intenciones y argumentos de quienes nos proponen este modelo social, el socialismo fracasó y fracasará siempre que se intente.

Mantener un modelo socialista que ha probado reiteradamente su inmenso fracaso en todos los ámbitos y lugares es algo inexplicable.

Cuando se analizan las experiencias de las economías de corte e ideología socialista-marxista en países como la extinta Unión Soviética, Cuba Venezuela y Nicaragua, vemos un denominador común, su fracaso en ofrecer una economía pujante, generadora de empleos, bienestar y de mejora de la calidad de vida de sus ciudadanos. Países como China comunista, se deslastró hace ya más de 30 años de esa orientación económica centralizada, estatista y de controles económicos de todo tipo que la tenían estancada y en la miseria y se abrió al mundo bajo otro modelo económico, aunque mantiene el sistema policíaco comunista para el control del poder por el partido.

Las economías del mundo tradicionalmente y de una manera natural han estado sentadas sobre la base de la libre empresa, el libre mercado, la apertura comercial y la competitividad internacional y domésticamente.

Un eventual modelo socialista marxista de la economía, no encaja con la prosperidad, y es contrario a las tendencias del comercio en el mundo, lo que traería es retraso, más pobreza y la perdida de las grandes oportunidades que tiene el país de desarrollarse y mejorar la calidad de vida de la mayoría de los ciudadanos.

Pero como sabemos por experiencia en Cuba, después que toman el poder con sus promesas, es difícil librarnos de esta plaga.

En los Estados Unidos, el partido demócrata ha sido capturado por la filosofía socialista. 

Filosofía socialista es la de la candidata Hillary Clinton, sin embargo Bernie Sanders un socialista confeso que aspira a la candidatura del partido basado en que es más socialista que Hillary, y considera que esta es la filosofía que debe dominar en el partido y en la nación

Por esto es vital para que cualquiera que sea el candidato del partido Republicano se rechace en las urnas al candidato del partido demócrata, sea quien sea, porque cualquiera de los que se vislumbran contra Hillary Clinton es igual o peor que ella en cuanto a la filosofía socialista.

Aunque a la hora de escoger el candidato Republicano, no se debe caer en los cantos de sirena de un candidato populista, simplemente escoger el más alejado de las políticas con promesas parecidas al socialismo. Hay que recuperar la libertad de la individualidad con una democracia representativa sobre un fuerte gobernante de políticas centralizadas  

 

Comments are closed.