" />
Published On: Dom, Abr 23rd, 2017

La Generación de Idiotas tecnológicos

Albert Einstein: “Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad.

El mundo solo tendrá una generación de idiotas.”

Este pensamiento de Einstein, nos pone a pensar a los que hemos vivido una larga vida en la que hemos visto los avances de  la tecnología desde nuestra niñez, cuando el radio y los periódicos eran los únicos medios de conocer las noticias y entretenimiento y escribiámos con lápices y plumas de fuente..

La tecnología es buena, buena de conocer y utilizar en nuestros negocios y nuestra vida privada.

A veces nos sorprendemos cómo podíamos vivir antes sin la tecnología que tenemos hoy.

Pero lo haciámos, y la vida no era peor, al contrario, recordamos con nostalgia la placidez y las relaciones humanas de nuestra vida anterior.

No se puede negar que la tecnología nos trae conveniencias en nuestra vida y en el mundo de los negocios, la tecnología es indiscutiblemente algo bueno, pero cómo las drogas, que son buenas, pero que cuando son abusadas crean adicción, el abuso y mal uso de la tecnología, ha traído la adicción que hacen profético el pensamiento de Einstein, cada día vemos más idiotez relacionada con la adicción a la tecnología.

Einstein fue uno de los padres de los descubrimientos tecnológicos, cuando dijo la frase sobre el peligro de que la tecnología podría crear una generación de idiotas, no estaba implicando que no se siguiera trabajando para avanzar la tecnología, que los descubrimientos tecnológicos como los descubrimientos de las nuevas drogas son algo bueno y necesario, la idiotez a la que se refería es el uso idiota que están usando tantos seres humanos con las drogas y la tecnología.

Porque ¿Que culpa tiene Einstein, que un gordito idiota en un país del oriente llamado Corea del Norte, mal use su descubrimiento para tener al mundo preocupádo por su destrucción?.

Vemos que ese día profetizado por Einstein, cada día se acerca más, cuando lees noticias como la de un jóven chino que vende un riñón para comprarse un iphone y un ipad.

Uno puede pensar que el caso de Kim y el chino que vendió su riñon son casos aislados, y que de ningún modo, representa una tendencia significativa en la idolatría de las nuevas generaciones por las nuevas tecnologías.

Pero  cuando lees encuestas que dicen como que hay solteros que prefieren un iPhone a tener una novia no puede uno menos que aceptar la idiota adicción a la nueva droga que es la tecnología.

La encuesta detalla que se ha descubierto que uno de cada ocho hombres, prefiere tener un teléfono de Apple a una novia, esto nos hace comprender el daño causado por las nuevas tecnologías en las relaciones humanas.

Algunos hombres encuestados son algo mas exigentes y aseguran que: “Por supuesto que no dejaría a mi novia por un iPhone, aunque estaría tentado si se tratara del nuevo Galaxy de Samsung”.

El materialismo tecnológico ha destruido valores tradicionales que antaño existían en nuestra sociedad, que eran considerados virtudes. Las hipnóticas pantallas de muchos electrodomésticos, computadores, gadgets o teléfonos celulares crean el egocentrismo, el individualismo y el egoísmo de muchos y la ploriferación de armas nucleares ha sido usado para la supervivencia de regimenes dictaoriales que sin ellas no tendrían razón de existir..

Al igual, que muchos drogadictos adictos a diversas drogas como la heroína, cocaína, etc, destruyeron vínculos de afecto con familiares y amigos por culpa de su adicción, observamos que un proceso análogo se produce por culpa de las nuevas tecnologías.

Einstein conocía el peligro porque siempre fue mal entendido por su condición de científico que lo visualizaba como un materialista, pero Einstein era un humanista y un creyente en un Dios personal, aunque no gustaba y criticaba a algunas doctrinas de las instituciones religiosas.

Einstein dijo “no creo en un Dios que juega a los dados, yo creo en la ley y el orden total en un mundo que existe objetivamente y que, de un modo absurdamente especulativo intento aprender. Yo abrigo la esperanza de que alguien descubrirá un modo más realista o más bien una base más concreta que la que me ha tocado en suerte hallar”. Esto y otras concepciones científicas ha hecho a muchos consideraran a Einstein cómo un ateo, sobre todo por sus críticas a los dogmas que consideraba invenciones de las instituciones religiosas.

Pero si leemos bien esto que dijo, es un reconocimiento de que la ciencia no crea nada, solo descubre, y descubrir es algo que estaba cubierto, y que tiene que haber tenido un creador, a esto es lo que se refiere Einstein cuando habla de “lo que me ha tocado hallar” no dice “lo que me a tocado crear”

Pero el físico quiso dejar muy clara su posición respecto a su fe en Dios.

Manifestó: «La generalizada opinión, según la cual yo sería un ateo, se funda en un gran error. Quien lo deduce de mis teorías científicas, no las ha comprendido. No sólo me ha interpretado mal sino que me hace un mal servicio si él divulga informaciones erróneas a propósito de los valores de nuestra existencia, yo creo en un Dios personal, y puedo decir con plena conciencia que en mi vida jamas he suscrito una concepción atea.

Esto lo dijo en una carta en 1950  que se puede leer gracias a la tecnología de la internet si buscan la fuente de origen, la publicación alemana Deutsches Pfarrblatt, Bundes-Blatt der Deutschen Pfarrvereine, sobre la vida de Einstein en 1959 sobre cartas a familiares y amigos durante su vida.

Y para esto es para lo que se debe de usar la tecnología, para información de conocimientos, para nuevos descubrimientos, no para perder el tiempo con juegos y entretenimientos que roban nuestro tiempo y nuestra relación con los otros seres humanos.

Los que descubren las nuevas tecnologías, por lo general no son las que la usan después cómo una droga que los aisla del mundo que lo rodea y de la realidad de la humanidad sobre los artefactos.

Resulta impensable, compartir una relación en común con personas que pueden traicionarte si no les entregas alguno de estos juguetes que para colmo, no tardaran mucho tiempo en volverse obsoletos.

Si un individuo está dispuesto a cambiar su novia por un dispositivo electrónico, imagínese el “valor material” que tiene un desconocido o un enemigo para él.

La ciencia no nos aparta de Dios, al contrario, normalmente, la búsqueda honrada de la verdad, aunque sea de un segmento mínimo de las cosas, conduce casi necesariamente a un descibrimiento ya sea espiritual o científico.  Y la verdad es que nuestra vida pudiera ser mucho mejor si usaramos la tecnología moderna sin apartarnos de las relaciones humanas que son las que nos separan de los seres irracionales.   Porque es irracional el mantener una separación de nuestra conducta social con relación a nuestros semejantes, para establecer una relación adictiva con un artefacto.  Esto es lo que hacían nuestros ancestros antes de civilizarse.  Lo que vemos es que tal parece que la civilización ha completado un círculo y el ser humano está volviend a la era de las cavernas, lo único que las cavernas se llaman condominios y los ídolos son los I Pads y otros dispositivos tecnológicos..

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>