LA OPORTUNIDAD PERDIDA: “YANQUIS GO HOME”

Por Andrés Pascual
JET BLUE A CUBA MEJORAcaban de iniciarse los vuelos comerciales entre la tiranía de allá y el radicalismo de acá (foto del recibimiento), ambos terroristas, ambos miserables y, si no dije “reanudaron”, es porque nadie tiene autoridad para equiparar las épocas, por la difrencia en todo de estos indecentes y mentirosos, los dos bandos, con el pasado fiable, decente y decoroso de la Cuba de ayer y de una América mucho mejor que esta, no es “la continuidad”, sino el estreno.
La llegada del vuelo de Jet Blue, recibido sin “alta representación” por parte del castrismo (practicaron con la llegada de Obama), para seguir dando la impresión de que “no quieren a esta gente”, es un desmentido absoluto de lo que se han cansado de decir, porque, como siempre, “una mentira muy repetida termina aceptándose como verdad”, y los comunistas le han sacado mucho mejor partido que los nazis a este asunto históricamente; aunque en Cuba se mezclan oportunismo con fanatismo de tal forma que “no hay quien se explique el follón”, como diría Gila.
Al modo mío de verlo, la “oposición” perdió la oportunidad de mostrarse al mundo de la manera más inocente, pero arriesgada y convincente posible, esperando afuera del aeropuerto a los americanos y kubanoides históricos, con una tela que rezara YANQUIS GO HOME o carteles personales pequeños.
Al amparo de la falsa política de rechazo del castrismo, pudieron demostrar su oposición a la “nueva toma de La Habana por auras tiñosas”, a fin de cuentas, no quedó una “figura” dentro de la Nomenklatura sin decir algo contra Obama y contra “la penetración yanqui”, que, como siempre, “busca liquidar a la robolución”.
Sin lugar a dudas, hubo tibieza entre los líderes opositores, que desecharon un momento tan interesante para demostrar su apoyo a “Cuba”, como tantas otras veces lo han hecho apoyando a la tiranía en asuntos de embargo, billetes, intercambios y otros enseres, aunque pudieran justificarse por ausentes con beneficios todos los líderes, una vez que Bertha la Mitinera anduvo o está en Birmania, viaje de “sanación espirtitual” quizás y no lo aseguro y otros por aquí, por allá o por acullá…
Un palo hubiera sido que La Huelga hubiera emulado con el chino Lam, que recorrió medio Habana en silla de ruedas con su banderita y gritando, “¡QUÉ SE VAYA LA ESCORIA!”, en una de las marchas del “pueblo combatiente”.
¿Se imagina por un momento la victoria contra la tiranía si La Huelga se aparece afuera del aeropuerto (dentro no, que no los hubieran dejado entrar), en silla de ruedas y con un cartón donde se leyera “yanquis go home”, escrito con carbón?
Piense en la imagen dándole la vuelta al mundo y dígame ¿No hubiera sido un éxito utilizar el fraude personal del ayuno de Fariñas en beneficio de la lucha pacífica contra la tiranía? ¿Por qué a ninguno se le ocurrió el detalle? Yo hubiera reconocido el riesgo como de alto principio…no sucedió y tengo que seguir con mis fantasmas del pasado, hombres y mujeres, legítimos héroes y mártires de la Cuba que se perdió y que tanto dieron por la Patria para que no se produjera la tragedia socio-política.
La realidad es que ni pensaron en la posibilidad de protestar contra la tiranía rechazando la intervención americana en el país, sencillamente, eso no les importa (ni lo pagan aparte), aunque, de acuerdo a reglas, tienen que responder al dinero por el mercenarismo con hechos que convenzan a los americanos comunistas de la necesidad de mantenerlos, en el más literal sentido del término.

Una en carácter solitario: La Huelga quiere “que lo vea” un médico de New Jersey; resulta que es el alcalde de West New York, bien, eso no es problema…como sí y grande, que el individuo destapó la mentira del tipo, cuando declaró por televisión esta tarde; “esta muy debilito, figúrate, ingiriendo solo líquidos, tiene la presión muy baja…” creo que nadie tiene derecho ni cara para seguirle la rima al tipango después de esto.

Deja un comentario