La Parábola de la Ideología y el Fanatismo

Por Alberto Pérez Amenper

ideologiaComo una descripción real, una parábola es una figura geométrica, una curva cónica que suele trazarse y que se representa en fenómenos frecuentes, como la caída de agua de una fuente o el movimiento de un balón o pelota que es impulsado por un jugador, o sea una cosa que sube y después baja.

Por definición, la parábola es el lugar geométrico de los puntos del plano que equidistan de un punto fijo llamado foco y de una recta fija llamada directriz.

Pero una parábola también es, por otra parte, el relato de un acontecimiento ficticio que permite transmitir un mensaje de contenido moral a través de una analogía, una comparación o una similitud.

A Jesús y los filósofos griegos les gustaba enseñar por parábolas.

Hay un ejemplo que ponía Platón sobre las creencias ideológicas.  Contaba una parábola de una cueva donde las personas habían vivido toda su vida, y desde afuera había unas estatuas con una hoguera, y lo que veían desde la cueva eran las sombras de las estatuas, y para ellos las sombras eran la realidad.  Cuando eran puestos en libertad veían que la realidad eran las estatuas no las sombras y que había vivido creyendo en que las sombras eran una realidad.

Si unimos la parábola del acontecimiento ficticio con la figura geométrica, podemos decir que la recta fija de la directriz es el pragmatismo de la democracia, y las ideologías buenas y malas, son las influencias en algunos casos sombras de creencias que aceptamos como doctrinas fanáticas inmutables y  que equidistan del punto fijo de la democracia, para mejorarla o para destruirla.

Creo que la mejor definición para fanatismo es decir que es una obsesión de una ideología, ya sea política, social o religiosa.

Lo triste es que estamos viendo como este país se está convirtiendo en una sociedad de ideólogos radicales. 

Quizás sea una percepción falsa porque el presidente es un ideólogo obsesionado pero tal parece que hay una epidemia de ideología radical tanto den la derecha como en la izquierda.

Algo en que podemos ver la discusión ideológica es en la tenencia de armas, vemos a personas en la derecha que le gustaría que todos tuviéramos una pistola al cinto como en las películas del oeste, y en el otro extremo personas en la izquierda que no quieren que se vendan armas de fuego a nadie.

Esto trae el caso de las declaraciones del ideólogo en jefe que es nuestro presidente,  que en sus declaraciones del caso del muchacho ideólogo racista supremacista blanco que mató a nueve negros en una iglesia, en vez de hablar del problema de la ideología racista, tratando de crear puentes, quema los puentes aprovechando el hecho para presentar su ideología sobre el control de armas.

Claro que creo que debe de haber cierto control de armas, pero el aumento en la criminalidad no se debe al control de armas, las armas no son los criminales, los criminales son las personas que portan el arma y estos siempre las tendrán con control y sin control.  A lo que hay que combatir es el entorno social que está creando más y más violencia y crimen.

El crimen de la Iglesia se debe a la guerra ideológica que estamos viviendo, guerra que en vez de ser controlada con la predicación de la paciencia y la templanza por los que nos gobiernan es exacerbada por la predicación del odio ideológico racista que crea más violencia, violencia que veremos escalar en los dos extremos en el futuro si no cambia la preponderancia de los ideólogos en nuestro gobierno.

Vemos situaciones de leyes que no necesitan realmente ser cambiadas pero ser aplicadas, como Inmigración, control de armas y discriminación. No hay problemas con las leyes sobre estas situaciones que necesiten ningún cambio, sólo cumplirlas, pero la situación es que las leyes no se cumplen por problemas políticos creados por la ideología radical del socialismo. 

Vemos como nos hemos convertido en un país sin fronteras definidas donde entran personas sin control, esto no tiene precedente en un país civilizado. Desde la época de los principios de la civilización Greco-Romana lo que determinaba a las naciones siempre han sido las fronteras.

La discriminación está regulada por leyes, pero cuando los supuestamente discriminados exhiben prejuicios y toman acciones violentas contra la sociedad de los supuestos discriminadores, contra los agentes del orden y cuestionan el sistema judicial establecido, esto también es algo nunca visto desde la fundación de la civilización.

Portar armas es el derecho del ciudadano, pero también hay ciudadanos que por razones de conducta criminal o de problemas mentales, no deben portar armas, y para eso tenemos un control en la venta de armas que es adecuado.  Cuando hay ideólogos que quieren que se eliminen todos los controles, es malo, pero también es malo cuando un presidente quiere negar el que los ciudadanos tengan la libertad y el derecho a portar armas,  esto hace que nuestro primer mandatario se presente como un ideólogo que quiere culpar a las armas por un crimen cometido por un individuo, y esto es bien malo.

La ideología radical es y siempre ha sido la causa de todos los males de la humanidad, lo vimos en el nazismo y en el comunismo. 

Como en el caso de la parábola de la cueva, nos hace falta libertarnos de las sombras de las ideologías y ver la realidad de la razón, tanto en la izquierda como la derecha, o la mejor democracia del mundo pudiera convertirse en una dictadura ideológica