La Política estadunidense hacia Cuba debe ser Ajustada

por Frank  Recillez. Analista Político 

mulas y traidoresHan pasado más de 20 años desde que la Cuba comunista perdió sus 30 años de protección colonial de la desaparecida Unión Soviética. En las últimas dos décadas, casi no se ha recibido  refugiados  netamente políticos  desde la cercana isla. Lo que tenemos (que han entrado por los puertos de inmigración)  son  potenciales trabajadores migrantes en situación regular que (vuelven al año y un día contrario a lo que declaran ante inmigración) por lo cual  no deben recibir un trato preferencial durante el trayecto regularmente como migrantes económicos hacia los Estados Unidos.

La mitad de los cubanos en este país llegaron en los últimos 20 años, y todo un tercio han llegado en los últimos 10 años. (A estas alturas y debido al desorden de la aplicación de esta ley de Ajuste) los cubanos deben estar sujetos a las mismas leyes migratorias como cualquier otra nacionalidad.

Ellos van y vienen a la misma dictadura de la cual afirmaron ante la un departamento federal  que se habían ido de Cuba debido a la persecución política.  ¿Quién va a querer volver a la misma dictadura que los perseguía? (¿Es acaso creíble y un testimonio verdadero?) Si cualquiera de ellos puede demostrar que son perseguidos por su dictadura, pueden solicitar en calidad de refugiados políticos como cualquier otra nacionalidad tiene.

Hoy en día, Cuba comunista es una colonia de facto de los Estados Unidos. En los últimos 20 años comenzaron a recibir aproximadamente $ 900 millones de dólares al año en remesas y infladas tasas gubernamentales del régimen de La Habana.

El año pasado, la cifra había aumentado a a 3,7 millones de dólares, y se estima que seguirá creciendo este año US $ 5 mil millones de dólares. Todo esto está sucediendo con el tratamiento preferencial y de la protección jurídica de la llamada “Ley de Ajuste Cubano. “ El régimen cubano depende de esto para sobrevivir un año a otro (y así lo está haciendo  como especie de premio  y de suerte eterna)

Ha llegado el momento de que los cubanos  que se comporten como  emigrados económicos  (y así lo son) sean tratados  como cualquier otro país al sur de la frontera que vive de las remesas de sus expatriados en los EE.UU. Que sean tratados por igual ante la ley.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*