La Presidencia Imperial de Barack Obama

Por TED CRUZ  (Senador)

imperial-obama-decreeDe todos los aspectos preocupantes de la presidencia de Barack Obama, nada es más peligroso que el patrón persistente del presidente de la anarquía que afirma estar dispuesto a pasar por alto la ley escrita y  hacer cumplir sus propias políticas a través de decreto ejecutivo. El lunes, Obama actuó de manera unilateral para aumentar el salario mínimo pagado por contratos federales, la primera de muchas acciones ejecutivas de la Casa Blanca prometió que sería un tema de su discurso del Estado de la Unión el martes por la noche.

El gusto del presidente por la acción unilateral de eludir el Congreso debería preocupar a todos los ciudadanos, independientemente de su partido o ideología. El gran filósofo político del siglo XVIII, Montesquieu observó: “No puede haber libertad donde los poderes legislativo y ejecutivo están unidos en la misma persona, o el cuerpo de magistrados.”  Nuestros Padres Fundadores de Estados Unidos tomaron  esta advertencia en serio y todos los americanos deberíamos hacerlo también

El estado de derecho no se limita a decir que la sociedad tiene leyes y solo las dictaduras, a menudo, se caracterizan por la abundancia de leyes. Más bien, el Estado de Derecho significa que somos una nación gobernada por leyes, no los hombres. Que nadie-y mucho menos el presidente- está por encima de la ley. Por esa razón, la Constitución de los EE.UU. impone a todos los presidentes del deber expreso de “cuidará de que las leyes se ejecutarán fielmente.”

Sin embargo, en lugar de honrar esta obligación, el presidente Obama la ha desafiado abiertamente en varias ocasiones al  suspender, retrasar y renunciar a partes de las leyes que se le imputan a cumplir. Cuando el señor Obama no estuvo de acuerdo con las leyes federales de inmigración, dio instrucciones al Departamento de Justicia que cese la aplicación de las leyes. Hizo lo mismo con la Ley Federal de Asistencia Social, las Leyes de Control de Drogas y de la Ley de Defensa del Matrimonio.

En muchas de esas cuestiones políticas, las mentes razonables pueden discrepar. Obama puede tener razón de que algunas de esas leyes deben ser cambiadas. Pero la forma típica de expresar ese desacuerdo político, acatado por los 43 presidentes anteriores, ha sido la de trabajar con el Congreso para cambiarlas. Si el Presidente no puede convencerlo, entonces el siguiente paso es llevar el caso ante el pueblo estadounidense. En su momento el presidente Ronald Reagan dijo: “Si usted no puede hacer que vean la luz, hacer que se sientan el calor” de la rendición de cuentas electoral.

El presidente Obama tiene un enfoque diferente, tal y como dijo hace poco, describiendo sus poderes ejecutivos: “Tengo una pluma, y ​​tengo un teléfono.” Según la Constitución, esta no es  la forma en que se supone funcione la Ley Federal.

El gobierno de Obama ha sido tan descarado en sus intentos de ampliar el poder federal que el propio Tribunal Supremo ha rechazado por unanimidad los esfuerzos del Departamento de Justicia para ampliar el poder federal en nueve ocasiones desde enero de 2012.

No hay ningún ejemplo de anarquía más atroz que la aplicación o no aplicación-de la política de la firma del presidente, la Ley de Asistencia Asequible de Salud . Obama ha declarado en repetidas ocasiones que “es la ley de EE UU .” Sin embargo, él ha violado repetidamente el texto estatuido en esa ley llamada  de ObamaCare. Inicialmente decía  que las empresas con 50 o más empleados a tiempo completos comenzarían la ordenanza el 1 de enero de 2014. El presidente cambió eso y dio la concesión de una exención de un año a los empleadores. ¿Cómo lo hizo? No acudió al Congreso (como constitucionalmente debe de ser)  para cambiar el texto de la ley, sino que fue  a través de una actualización manual en el Blog de un  secretario adjunto del Tesoro en el que anunció oficialmente el cambio .

La ley dice que sólo los estadounidenses que tienen acceso a los intercambios estatales estarán sujetos a sanciones para el patrón y puede obtener primas de subsidio en ObamaCare. Esto se hizo para atraer a los estados para crear intercambios. Pero, cuando 34 estados decidieron no establecer intercambios estatales, el gobierno de Obama anunció, por decreto, que las palabras legales “establecidos por Estado” también significan “establecido por el gobierno federal.”

La ley dice que los miembros del Congreso y de la cobertura de salud de su personal debe ser un plan de cambio del ObamaCare, lo que les impediría recibir los subsidios a la salud de los empleados federales actuales, al igual que millones de estadounidenses que no pueden recibir esos beneficios. A instancias de los demócratas del Senado, el gobierno de Obama, en su lugar,  concedió una exención especial (donde se considera a un grupo como planes de persona) a los miembros del Congreso y su personal para que pudieran mantener sus subsidios de salud pre-existentes.

Lo más sorprendente ha sido cuando más de cinco millones de estadounidenses encontraron sus planes de seguro médico cancelados debido a  ObamaCare a pesar de la promesa del presidente “si te gusta el plan, puedes mantenerlo”. El presidente Obama simplemente realizó una conferencia de prensa en la que dijo que los seguros privados empresas que desobedezcan la ley y la  emisión planes regulados por ObamaCare  quedan fuera.

En otras palabras, en lugar de ir al Congreso y tratar de proporcionar alivio a los millones de personas que están sufriendo a causa de la “choque de trenes” de ObamaCare (como una demócrata del Senado dijo), el presidente instruyó a las compañías privadas para violar la ley y dijo que tendría el efecto de darles un pase para salir de la cárcel libre de tarjeta por un año, y sólo un año. Por otra parte, en un movimiento que recuerda al Espejo del Mundo,  de Lewis Carroll, el presidente Obama emitió simultáneamente una amenaza de veto si el Congreso aprobaba una ordenanza diferente.

En los más de dos siglos de historia de nuestra nación, simplemente no hay precedentes en  la Casa Blanca  de tanta ignorancia de la ley federal y de las solicitudes a las empresas privadas  que hagan lo mismo. Mi colega, el senador demócrata Tom Harkin de Iowa, se ha preguntado, como todos nosotros:  “Si esta es la ley. ¿Cómo podremos cambiarla?”

Del mismo modo, 11 fiscales generales estatales recientemente escribieron una carta a la Secretario de Salud, Kathleen Sebelius, diciendo que los continuos cambios en ObamaCare son “rotundamente ilegales según el derecho constitucional y estatutario federal.” Los abogados generales observaron correctamente que “la única manera de arreglar esta ley plagada de problemas es promulgar cambios legalmente: a través de la acción del Congreso.”

En el pasado, cuando los presidentes republicanos abusaron de su poder, muchos republicanos-y la prensa-con razón los llamaron a rendir cuentas. Hoy en día muchos en el Congreso y la prensa-han optado por dar al presidente Obama un pase en su patrón de pecado, tal vez dejando la lealtad partidista para que este hombre siga suplantando la fidelidad a la ley.

Pero esto no debe ser un asunto partidista. Con el tiempo, el país contará con otro presidente de otro partido. Para todos aquellos que están en silencio ahora: ¿Qué pensarían de un presidente republicano que anuncie que hará  caso omiso de la ley, o de forma unilateral la cambiará a su antojo por decreto? Imaginemos  un futuro presidente dejando a un lado las leyes ambientales o las leyes fiscales, o las leyes laborales o leyes de responsabilidad civil con la que él o ella esta  en desacuerdo. Eso sería un error-y es el precedente que  Obama  está creando,  abriendo la puerta para una futura anarquía.

Como sabía Montesquieu, una presidencia imperial amenaza la libertad de todos los ciudadanos. Porque cuando un presidente puede escoger y elegir qué leyes a seguir y cuáles ignorar, ya no es un presidente.

El Sr. Cruz, un senador republicano de Texas, sirve como el miembro de mayor rango en el Subcomité de la Comisión Judicial del Senado en la Constitución, los Derechos Civiles y los Derechos Humanos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*