LA “REVOLUCIÓN EN EL BEISBOL” LLEGÓ A LAS GRANDES LIGAS

mayo 19, 2015 4:09 amComentarios desactivados en LA “REVOLUCIÓN EN EL BEISBOL” LLEGÓ A LAS GRANDES LIGASViews:

jennings hill y sanson

Por Andrés Pascual

Para la temporada 68-69, el Buró Político del PCC en Las Villas (léase Arnando Milián, íntimo del tirano y cacique de la provincia por “obra y gracia”) sorprendió “al mundillo beisbolero del feudo”, ordenándole al INDER provincial que nombrara manager del equipo Azucareros a un joven de 21 años nombrado Serbio Tulio Borges, que nunca había jugado pelota, que se había graduado como profesor de Educación Física en la Escuela (todavía no era Instituto con “grado universitario por otorgar”) Pity Fajardo, que, al momento del nombramiento trabajaba como “político” (especie de receptor de quejas y delaciones de los “reclutas” en unidades militares) en un campamento del SMO en Camaguey, sustituto del Plan UMAP, que llamaron OPERACIÓN MAMBISA, del que nadie hace el mínimo esfuerzo por recordarlo, por lo que muy pocos saben que la UMAP no desapareció en 1968, sino que fue sustituida por otro Gulap militar experimental, objetivo “cortar caña, enfermar a los jóvenes, enviarlos presos a cárceles provinciales y matarlos.

¿Por qué razón se produjo aquella aparente estupidez de poner al frente de uno de los más fuertes equipos de aquella Serie Nacional a un don nadie, que nunca jugó pelota, que tenía 21 años y que, en cuanto a perfil laboral, nada tenía que ver con el juego? En primer lugar, porque podían, porque “la dirigencia partidista hizo, hace y hará lo que le de la gana”, a fin de cuentas son los dueños de todo.

Sin embargo, aunque nadie explicó nada ni ningún “comentarista” se arriesgó a cuestionar el movimiento, incluso ni a preguntar la razón, digamos que gente como Eddy Martin, “Bobi” Salamanca (como lo escribí, que es el apodo del Bobito, como conocián a Juan Antonio), Salmerón, Mastrascusa, Elio Menéndez, Elio Constantín…los suspicaces suponían que había algo detrás de la “reforma”, porque así se veía y en eso resultó.

Azucareros ganó el campeonato, segundo que se celebraba a la distancia de 99 juegos calendario, ayudado por la fractura de una pierna de Armando Capiró a escasas 2 semanas de iniciada la temporada, el cañonero añil perdió el año, aunque el equipo campeón era muy bueno y “joseador”.

A Serbio le pusieron al lado a Natilla Jiménez de coach de pitcheo y asesor en funciones, pero la sorpresa continuó cuando fue nombrado por el PARTIDO (de dedo también), manager del equipo castrista a la Serie Mundial que se jugaría en República Dominicana a fin de año, conocida como la Serie del Yanqui Go Home, por la solidaridad de los merengueros con los castrocomunistas, transmitida por medio del antiamericanismo más rancioso posible, acaso la respuesta comunista militante y vocacional de oposición (el ataque a juveniles americanos que representaban a USA), a que los marines los salvaran de ser convertidos en otro satélite soviético, igual que la ejecución de Caamaño los libró de la repetición de “otro Fidel”, que, a pesar de todo, durante 50 años, los dominicanos han pedido en plegarias y con todo lo que han podido; por razones desconocidas, el Señor no ha querido complacerlos.

Y el equipo castrista ganó aquella serie con sus viejos y acoplados profesionales de estado, gracias a que a un catcher colegial americano se le cayó ¡3 veces! el tercer stike tirándole, la vez al bate de quien empató el juego con hit.

La llegada al aeropuerto Rancho Boyeros fue una fiesta transmitida por televisión y radio, “el júbilo y el entusiasmo desbordados”, el fervor hacia el primer atleta-primer fanático no podía ser de otra forma, por lo que la presencia del Comandante en Jefe allí, en aquella nueva trinchera ganadora, fue una realidad.

La celebración cobró matices más que elevados de apoyo al Socialismo y a Fidel, porque, a fin de cuentas, venían de perder los Panamericanos de Winnipeg-67 y el Torneo Cuadrangular México-1968, ambos contra USA

Entonces se conoció a qué se debió el nombramiento de Serbio tanto como manager de Azucareros que del equipo castrista, cuando el propio tirano, después de analizar las razones del triunfo “revolucionariamente”, escupió lo que se temía desde que prohibió el profesionalismo: que destruiría el beisbol, la “Niña de los Ojos” de la actividad deportiva nacional: “VAMOS A HACER UNA REVOLUCIÓN EN EL BEISBOL…” VAMOS A CONSTRUIR NUESTRO JUEGO…” “PARA ESO NECESITAMOS A LOS EGRESADOS DE LAS ESCUELAS DE FORMACIÓN DE MAESTROS DEPORTIVAS Y ENTRENADORES QUE TENEMOSGRADUADOS YA…” y señaló a Serbio, no al equipo, como responsable del éxito en Dominicana, de esa forma ratificó la guerra contra el juego de pelota, era cuestión de tiempo la hecatombe y ellos estaban preparados para esperar…lo que tienen en la Isla hoy.

Con el tiempo, el tirano trató de darle carácter de importancia al sietemesinos que tanto contribuyó a la destrucción del pasatiempo nacional, entonces ordenó la creación de un puesto especial y único de su cosecha para Serbio: DIRECTOR DE DEPORTES CON PELOTAS, que le permitía acceder a despachos con el propio tirano y a losConsejos de Ministros.

¿Pudiera compararse lo hecho por la tiranía dictatorial en Cuba con lo que decreta y ejecuta la gerencia de los Marlins? Al modo mío de verlo, en todo: tumban dinero para un estadio de techo retráctil, como han hecho desde La Habana con la UNESCO para “reconstruir la ciudad vieja”, incluso utilizando socios para que declaren a la capital en ruinas, destruida casi totalmente, PATRIMONIO CULTURAL DE LA HUMANIDAD.

Si no lo sabe se lo digo: para el tirano, quien no tenga requisitos políticos no puede dirigir, incluso ni jugar en su equipo a eventos internacionales; en realidad hay un solo requisito, ser castrocomunista a matarse y actuar consecuentemente con la militancia.

En los Marlins, por lo que se vio con el nombramiento de Jennings (al centro, flanqueado por Hill y Sanson), sucede lo mismo, la guataquería y el silencio de la media se oye en Yellowstone, incluso algunos se han atrevido a decir que “barrieron la oficina”, otros, incluyo a Mike Hill, que el nuevo “designado” será “motivador”.

Ya nadie sabe con qué contribuir mejor al desplome del juego, a su credibilidad, la única pregunta que falta sería ¿Por qué no eligieron un “representante de la minoría”? Quisiera escuchar respuestas, porque existe una supuesta regla con el nombre de Selig, que bastante se congració con este sector para desviar la atención de cosas realmente desagradables y peligrosas que hizo o apoyó. Alguien me dijo que, a la reunión del nombramiento, de escasa rimbombancia, no asistió Loria.

Jennings es un blanco colora’o…la verdad es que yo apoyo que un dueño haga lo que le dé la gana con su propiedad, pero resulta que la propaganda va por un lado y la realidad por otra y esta gente son liberales, nada de conservadores y Mike Hill, muy contento, es negro, asi que…

Para agravar lo sospechoso de la maniobra, no hubo entrevistas a candidatos, ni eso necesita un dueño cuando quiere mandar, como los Castro en Cuba.

Están comparando la designación de Jennings por los Marlins con la del “viejo del tabaco que sustituyó a Torborg y levantó al club hasta ganar la Serie Mundial”, Jack McKeon, pero estos Marlins no son aquellos, por Iván sobre todo, ni tienen a Dontrelle ni a Migue en las Menores que subieron “tumbando caña”.

Yo no desacredito a Jennings completamente, además, ¿De qué valdría? porque en este juego no gana la plantilla llena de ceros, sino el que mejor juegue, pero se debe tomar en cuenta que nunca ha ganado un club “nada del otro mundo” con alguien que solo fue coach colegial y tiró dos lanzamientos en las Menores de director.

Cuando el viejo Jack fue puesto al timón del club a media temporada del 2003, todo le era familiar, porque había debutado en 1955 y tenía en la vitrina de su casa un trofeo de MANAGER DEL AÑO en Grandes Ligas; además, luego de 20 temporadas dirigiendo en los Circuitos Mayores y parte importante del resto en Triple A.

A pesar de todo, las Grandes Ligas están perdiendo el atractivo como pasatiempo nacional, son una manifestación de la decadencia nacional, por lo que va y los Marlins ganan y a Jennings le dan el Manager del Año,

Parece que existe el quórum para aplicar-ejecutar “la revolucion del Beisbol Organizado” como hicieron los comunistas con la pelota cubana; este “cambio”, todo lo que se hace en el juego americano, es para destruirlo moralmente y en eso esta gente son la copia de la tiranía: cuando entre Rose a Cooperstown se habrá validado la conspiración contra la moral social y se marcará un precedente peligroso contra la formación del hombre americano desde la niñez; es cuestión de tiempo, por lo que se aprecia, en la pelota y en muchas otras cosas los Castro le están dando lecciones a estos comunistas, que nadie lo dude.

Tags:

Comments are closed

A %d blogueros les gusta esto: