La Tiranía de las Élites Liberales

Por Alberto Péliberales2rez Amenper

Estoy en New York, he venido por cuestiones del trabajo, pero he coincidido con el fin de semana de “Labor Day” y el torneo mundial de Tenis.  

Así que New York es la misma urbe congestionada de siempre, aumentada al máximo, con la expresión de todas las élites como un teatro de lo absurdo. 

Élite es una palabra que tiene su uso más basado en la percepción que en la realidad.

En Cuba las élites era la capa económica superior, los percibidos como ricos abusadores, una percepción creada por otra élite, los políticos socialistas enfrascados en la creación de la luchas de clases.

La percepción de élite por la condición económica es fallida, porque hay diferentes clases de ricos según la persona que ha logrado la situación económica que lo hace ser percibido cómo rico. Sin lugar a dudas los hay arrogantes y abusadores de su posición, pero los hay compasivos y justos.

 La élite de los izquierdistas es una élite más homogénea en su conducta, es como la élite religiosa de los puritanos y los fanáticos dogmáticos que se consideran dioses juzgando a los que no comparten sus creencias doctrinales. No hay nada más parecido a un dogmático comunista que un dogmático religioso, de hecho el socialismo se ha convertido en una religión política.

Las élites liberales que estamos sufriendo en los Estados Unidos hoy en día, ha cambiado el modo de vida del país.

Una rebelión contra las élites fallidas —  es la explicación reflexiva del fenómeno de Donald Trump. Y es probablemente cierto en algún sentido.  Tenemos un millonario arrogante, el típico caso condenable de élite en el pasado, pero que al oponerse a las élites liberales, ha creado el fenómeno de atraer a las masas con su retórica.

Me gusta fumar un tabaco después de las comidas, considero que no es perjudicial para la salud como un cigarrillo de brea de hulla, es simplemente la hoja del tabaco que me trae al cuerpo una cantidad pequeña de nicotina, que no creo que perjudique mi salud, si así fuera se hubieran cumplido los pronósticos de que moriría joven, y ya es muy tarde para eso. 

Cómo todos los fumadores de tabacos, no absorbo el humo en los pulmones y lo que se absorbe por la saliva no debe de ser perjudicial, al contrario una dosis pequeña de nicotina puede ayudar a los problemas artríticos.  El humo de segunda mano, “la peste a tabaco” la manera en algunos catalogan al delicioso  aroma del tabaco, es algo que si pudiera molestar a otros, por lo que fumar en lugares cerrados considero que es normal que se prohíba.  Pero las élites izquierdistas politizando el asunto han prohibido fumar en lugares abiertos cómo el parque central y los otros parques de New York.

Un miembro de la élite económica, sin duda, el hombre más rico del mundo, Bill Gates, dijo que los subsidios para tecnología de energía verde de hoy son un desperdicio de dinero y son incapaces de influir en el clima mientras que crean  a un costo que está “más allá de astronómico.”

Este problema de las élites liberales es un problema de mercadeo.  Mercadeo por definición es vender ideas que influencien nuestra intuición. Muchas veces es tratar de vender una idea o un producto haciendonos ver que lo necesitamos cuando realmente no es la realidad.

Todo el que está en cualquier tipo de mercado conoce el sistema que ha sido el motor del comercio por siglos.

Lo contrario a mercadeo y la compensación del mercadeo, es pensar, razonar si lo que están vendiéndonos, es algo que realmente necesitamos o si el producto realmente hace lo que anuncia.

La comercialización de lsnergía verde es lo que la élite liberal nos está vendiendo. La política del ambientalismo es el generador de la industria de la industria verde.

Gente como Elon Musk no está vendiendo soluciones al calentamiento global, está vendiendo $100.000 en camisetas que dicen “Estoy haciendo algo sobre el calentamiento global”. Incluso entonces, él requiere  involuntarias extracciones a los contribuyentes en forma de impuestos  para hacer viable su negocio de camisetas. Y como es claro el compañero Obama lo subsidia con nuestro dinero.  Musk sabe bien la verdad pero está haciendo algo que está trabajando muy bien para él, y vemos en New York y en todo el mundo usando camisetas con un mensaje que no significa nada. Eso es lo que hacen las élites

Los partidarios ambientalista juegan el juego porque las victorias políticas públicas son preciosas y saben que el ciudadano común no razona a cerca de inspección para ver si son reales, simplemente está de moda y se sienten inteligentes hablando de las visiones apocalípticas.

Los políticos juegan el juego porque se acomoda a sus donantes y genera muchedumbre-agradable del protagonismo en las noticias y titulares en los periódicos,  algo que es lo suficientemente bueno para ellos, aunque los efectos reales sean nulos o negativos.

El espectáculo de las diferentes élites en New York fue un espectáculo digno del dominio de DeBlasio.

Las élites de todo el mundo que vinieron para ver el torneo, así como el americano promedio que vino a pasar el feriado a New York, y vieron el espectáculo que le prepararon las élites liberales.

En las calles principales, la quinta avenida la calle 42, en cada cuadra se veían en pleno día asentamiento de dos o tres personas vagabundas durmiendo en las aceras.  No estaban vestidos en harapos, ni tenían impedimentos físicos, se veía a las claras que eran “plantados” en pleno día, pero era el espectáculo que prepararon para la percepción de la pobreza de américa para los que nos visitaban de diferentes países.

En algunos casos estaban fumando mariguana, con un policía en la esquina, pero yo no podía fumarme mi tabaco.

Pero este es el trabajo de las élites liberales, es extraño, parecía inconcebible que el ciudadano común no se diera cuenta, pero se daba cuenta, estaba callado, Trump con su retórica cruda los ha despertado.

Vemos la inestable bolsa de valores, si bien es causada por el problema Chino, también es causado por las élites del Banco Central, que está jugando a si sube o no sube los intereses.

La bolsa está siendo jugada por las élites de los banqueros centrales.

Ben Bernanke, Mario Draghi, Janet Yellen las élites nos dicen hipócritamente que la política monetaria no puede ser la única solución para malestar de lento crecimiento del mundo occidental. Pero sus palabras son para que nos conformemos ser habilitadores de la fuga de capitales de sus élites compañeras de su responsabilidad.  La política monetaria se ha convertido en la gran muleta de nuestra época para que líderes en todo el mundo puedan recostarse en ellas en lugar de emprender las reformas necesarias

Y no estoy hablando de Grecia que es simplemente un ejemplo mayor, esto pasa en todo el mundo, incluyendo los Estados Unidos con su deuda trillonaria y el aumento del techo de la deuda cada año.

Lo vemos con las élites de los sindicatos y sus aliados políticos. Los trabajadores en América no consiguen salarios más altos y más oportunidades porque Washington inclina el sistema legal a favor de los sindicatos. Los trabajadores ven sus condiciones mejoran cuando muchos de los empresarios compiten para contratarlos. Pero el lento ritmo de crecimiento económico, la brusca disminución de nuevas formaciones de la empresa, estos factores no corregidos por lo que el New York Times engañosamente llama como el Presidente Obama “defensa de los derechos de los trabajadores,” que nada tienen que ver con los trabajadores y todo que ver con los privilegios de las organizaciones de trabajo que son los principales financiadores de las ambiciones electorales del partido demócrata.

Todo es lo que se ha desnudado últimamente, las élites liberales están siendo expuestas. 

Quizás como en el caso de Grecia en cuando a la dependencia de los bancos, el caso más representativo de las élites liberales es Hillary y Bill Clinton.

Es imposible pensar en lo que representa Hillary Clinton en la política, a menos que usted esté satisfecho con la respuesta “mujeres”.

Ella y la Fundación Clinton recogen millones de billetes gordos mientras ella pretende ser la combatiente contra los peces gordos y amiga de los peces pequeños.

Pero ¿Quién en política no pretende ser amigo del pequeñín? Hillary monótonamente está llevando adelante un modelo de empresa familiar construida basada en celebridad política global, y en el aprovechamiento de la celebridad política a cambio de dólares, esto es lo que los elitistas de la fundación familiar de los Clinton tienen como razón de su existencia.

Pero el objetivo principal de las élites es aumentar el “Poder de extracción” o sea el aumento de impuestos para extraer el dinero de los contribuyentes, especialmente los negocios que crean empleos y mantienen la estabilidad del producto bruto.  Para ellos  es una manera inteligente de hablar de la economía, explicándonos con la típica retórica liberal la necesidad de los impuestos en las muchas formas que gobierno impone estos a personas que tratan de manejar sus negocios.

Poder de extracción es la actividad que define a las élites.

Extracción de la renta en todas sus formas reduce la productividad y el crecimiento económico para todos. ¿Nos econtramos viviendo en un país donde las elites son una decepción? Me parece que sí.

Se trata de una redundancia, pero hay una solución: Terminar con el poder de las élites, reducir el alcance de la extracción de la renta por la reducción de las ambiciones y poderes del gobierno.