" />
Published On: Dom, Dic 15th, 2013

Las Mulas en sentido contrario

Por Carlos Carballido

mulasHa pasado mucho tiempo desde que Jorge Hernández regresó a su natal San Nicolás de Bari, un pueblo del sur de La Habana, como héroe de la Guerra de Angola.  Con apenas 18 años fue destinado a esa confrontación africana y tras 4 años  tuvo que ser enviado de vuelta para someterse a varios tratamientos psicológicos y curar las secuelas de una confrontación que, a la postre, no era asunto cubano. Lo demás, fue la historia de la mayoría de los jóvenes de mi generación, solo que El Chino, como le llamábamos,  supo muy bien aprovechar su imagen y popularidad como revolucionario cabal. De dirigente juvenil, en un pueblo pintoresco de aquella época,  terminó siendo un importante cuadro del Gobierno de esa localidad que hoy está sumida en una ruina moral y arquitectónica.

Han pasado casi 20 años y fue un correo electrónico quien nos reunió en el Bay Side de la ciudad de Miami. Confieso que me llené de alegría por volver a tener noticias de quien acompañó muchas de las locuras nuestras en los años infantiles cuando semana tras semana mis padres me llevaban a ese pueblo para visitar a mi abuela materna. Pero las alegrías a veces se transforman en sorpresas que dan la idea de cómo van las cosas en nuestra isla rodeada del mar Caribe. El Chino estaba de paso en una de esas coberturas que ofrece la nueva política migratoria cubana. Esta vez había venido como invitado de la Feria Internacional del Libro de Miami gracias a las relaciones que ha cultivado en esta ciudad, pero en verdad su pasaporte español le ofrece más que eso:  la posibilidad de entrar cuantas veces quiera a territorio americano. Sin quererlo estaba en presencia de uno de los 10 mil 900 y tantos cubanos que se beneficiaron con la ley española de nacionalización de hijos y nietos fuera de la madre patria.  No sé si éticamente he actuado con propiedad pero la conversación fue toda una revelación que me ha provocado unos incontenibles deseos de escribirla. De algún modo debo desquitarme los 75 dólares que me costó la conversación en medio de la cena que finalmente termine pagando con propina incluida.

Comunicador Hispano(CH): Recuerdo que a tus abuelos le decían Curros porque eran de Andalucía, España. Veo que aprovechaste esa cobertura. Sin embargo, recuerdo que la familia vivía muy mal, ¿cómo hiciste para pagar los costos?

JH- (sonríe) . Uno hace lo que puede. Tenía un buen puesto en la Dirección del Poder Popular del municipio y gracias a eso hacía, digamos, especie de favores, que con el tiempo del Periodo Especial y el derrumbe del campo socialista  se volvieron en muy buenos pagos. Con eso levanté desde mi casa de dos pisos de mampostería hasta este pasaporte, no solo mío sino de mi familia.

CH– Quieres decir que le sacaste provecho a tu cago.

JH -¿Quién no lo hace asere?

CH– Pensé cuando recibí tu e mail que te habías quedado en Miami, pero veo que no.

JH – Por ahora no me ha pasado por la mente. Mirándolo bien no es buena idea. La posibilidad de viajar con pasaporte español nos ha dado a muchos en Cuba una oportunidad única. Lo que primero fue una posibilidad de viajes, se ha convertido hoy, con las nuevas medidas de salidas del país,  en una especie oportunidad de convertirnos en empresarios independientes que recibimos pedidos de productos y salimos a buscarlos a buenos mercados, sobre todo en Miami y en la zona franca de Panamá.

CH– Negocio redondo ¿o no?

JH-  En estos momentos si da negocio, pero al principio era muy difícil. En mi caso no conozco a nadie en Panamá y en Miami las cosas no están como para poder moverse libremente. Al principio éramos empleados de un grupo poderoso de cubanos que se han refugiado en Cuba por creo que por asuntos con el Medicaid.

CH– Estafas Jorge, Estafas al sistema de salud de Estados Unidos. Ya es un hecho de que se han ido a refugiar a Cuba.

JH– (mueca) Bien, si, llamémoslo así. Cerca del pueblo viven algunos en sus fincas,por alla por el mamey, donde ibamos cuando niños. Ellos inventaron este tiro de mulas con pasaporte español de allá para acá que sale mucho más barato en precios. Yo no lo pensé dos veces pero había muchos problemas con eso porque solo nos garantizaban el viaje y los puntos donde debíamos recoger la mercancía pero nos decían que debíamos buscar el alojamiento por nuestra cuenta. Eso se nos complicó

CH– ¿Por qué? …Imagino que en tu caso apelaste a los primos y amigos de acá.

JH– Si, pero eso no funciona mucho tiempo  cuando se dan cuenta que tu le estas sacando dinero a eso y acá cualquiera genera muchos gastos. Así que decidimos un grupo de amigos del mismo pueblo que tenemos pasaporte español reunir e invertir para salir juntos, rentar un cuarto cerca del aeropuerto y por medio de un primo mío tenemos un Van a nuestra disposición para comprar la mercancía que  o bien la llevamos de vuelta como equipaje personal o a través de contenedores hacia Panamá donde un colega se encarga de reenviarla a Cuba. Probamos y nos dimos cuenta que ya no necesitábamos a esos tipos   sino que podíamos ser nosotros mismos nuestra propia empresa  En todo esto, uno NO  se hace uno rico, la verdad, pero nos deja un promedio de 5 mil dólares limpios de ganancia, cada mes  para cada uno del pequeño grupo. A veces un poco menos pero por ahí andamos luego que liquidamos los gastos.

CH- Ya veo… como ustedes son turistas cubanos, confiables entre comillas,   lo que entran a Cuba se lo cobran con dinero nacional y no en dólares como a los cubanos de aquí que van a la isla.

JH– Así es.. Es la ventaja de no ser gusano (risa).

CH–  Obvio, pero… entonces  ¿la famosa vigilancia revolucionaria falla con estas actividades?

JH– Tomamos nuestras medidas. Tu sabes que yo trabajé en las candongas ( swap shops en Angola) donde Ochoa (general fusilado) hacia sus negocios y cogí mucha vista. Tenemos clientes que son del MININT, las FAR y del propio gobierno. Por alguna razón a ellos no le dan los permisos de salida tan fácil pero todos necesitan un equipo de video o un TV plasma, una computadora  o un buen par de zapatos para los quince de la hija… Nosotros tomamos esos encargos, salimos y regresamos con ellos.  Nos pagan por adelantado  o la mitad del costo que incluye los adicionales que suman nuestros gastos y ganancia neta. Pagamos el impuesto a Cuba desde el mismo momento de entrar al aeropuerto. En la práctica no acaparamos ni revendemos. Son regalos y es lo que afirmamos cuando se nos pregunta, porque los mismos aduaneros a veces nos hacen sus propios pedidos y encargos, que si nos da la cuenta se las regalamos a cambio de evitarnos molestias. Cuando se trata de un contenedor, cada pedido  se entrega por las agencias oficiales de Cuba que hacen ese tipo de trabajo… El cliente debe ir a recoger su mercancía que ya antes nos había pagado a nosotros. Puede que eso algún día se joda pero por ahora no hay peligro. Mira… eso siempre lo hicieron los dirigentes, artistas y estudiantes cubanos que salían al exterior. Lo hacían los militares desde Angola  porque yo mismo iba a las candongas a buscar lo que pedían y los llevaba a la unidad  aérea.  La diferencia está en que ahora con mi pasaporte español yo salgo cada vez que me dé la gana y no necesito permiso de nadie. Puedo abrir cuentas y ajustar negociaciones sin cuestionamientos.

CH – Vaya… la gallina de los huevos de oro. Pero ¿qué pasa si eso se jode como dices?.

JH- Bueno, ya hemos abierto nuestras cuentas en bancos canadienses y europeos  que operan con Cuba. Si eso llega a ocurrir, ya tenemos salvado nuestras ganancias de esa manera. No es el caso de un cuentapropista que hace pizzas y de pronto le embargan todas  bandejas para hornearlas por ejemplo. Ese tipo se queda encuero.

CH- Entonces ustedes lo mismo son empresarios intermediarios que  mulas pero al revés… diríamos…transitando en sentido contrario.

JH- Puede ser. Pero ambas tendrán que coexistir porque no todos tienen un pasaporte español que nos da libre acceso a toda Europa y a muchos países sin necesidad de visas.  Además las agencias de viaje en el exterior  operan con más control y eso es lo que al gobierno  le conviene. En nuestro caso es más personal el servicio y por ello tenemos mejores clientes y ofertas. Las agencias de Miami envían sus mulas por motivos más bien familiares pero en nuestro caso somos servidores directos de clientes,   a veces muy importantes del gobierno local que no tienen ni familiares ni posibilidad de viajar. A nivel local las cosas son a veces  mas fáciles.. O te pagan en dinero o en especies. Un guajiro necesita un TV plasma y yo se lo traigo pero me paga con carne de puerco o con un saco de frijoles. Al final es algo que mi familia necesita y un gasto de dinero menos que tengo.

CH. Ven acá.. Por lo que estas contando  allá siempre se resuelve de una manera u otra. Imagino que es incierto  que la gente está descontenta y hay muchos disidentes.

JH- Bueno, contentas no están la verdad pero tampoco es ese descontento que se vea porque cuando hay una marcha se desbordan las calles, sea por miedo  o por compromiso. He sabido de disidentes cuando he viajado a Miami y veo la TV pero en verdad allá se sabe muy poco de eso. Hay algunos grupos que se identifican en los barrios pero son tantos que todos les llaman los gusanos. Alguna que otra vez que hablan de ellos en la Mesa redonda de la TV pero eso no se lo dispara nadie.  No creo que eso sea un movimiento nacional  ni mucho menos porque al mas mínimo intento de desobediencia lo que le cae arriba  es tápate con colcha (un infierno)

CH-  Entonces a ti no te conviene un cambio, por ejemplo, como lo que ves aquí en Miami

JH – Sinceramente a mi me va bien asere. Tengo una plaza de técnico de recreación en la dirección de Deportes de (omito el municipio), ostento el carnet del Partido (Comunista)  y todo lo informo como es debido. Estoy cubierto. Creo que es una ventaja para mí y mis amigos cubanos españoles que las cosas sigan como están. Si cambia, bueno ya tenemos el dinero suficiente para poner un negocito que nos dé para vivir. Impedirme viajar no pueden y si tengo que irme a España además de mis primos Curros, tendré ya un dinero con el cual moverme.  Lo tenemos en sucursales de bancos seguros que operan desde Canadá hacia Cuba, así que no creo que haya mucho problema. Sería cuestión  de replantearse las cosas. Pero si lo analizamos, en verdad muchos de nosotros haríamos lo que sea para que las cosas se queden como están. No sudamos mucho la camisa y además de comerciar, viajamos un poco, conocemos gente y como ahora tuve la oportunidad de venir a la Feria del Libro como invitado. Por cierto me llevo una buena colección por encargo.

CH– ¿Que apoyo tienes desde el extranjero?

JH  Como te dije, al principio muy poco. Más bien perdimos mucho por la inexperiencia, pero ya somos una buena competencia en Miami. Incluso muchas agencias de viaje locales nos contactan a nosotros y no a las mulas de aquí para allá. Tenemos mejores precios y mayores posibilidades de entrar más cosas a Cuba, como laptops, tabletas, discos duros de PC y teléfonos celulares inteligentes que es lo que más nos piden. Los teléfonos inteligentes  a veces nos han traído algunas dificultades pero   las estamos resolviendo en Panamá  a través de una compañía China que nos vende al por mayor. La única dificultad es que no podemos entrar todo eso a Cuba así que debemos almacenar en el propio Panamá y enviarlo poco a poco.

CH- ¿Qué dirían tus padres hace 20 años?. Recuerdo que eran muy integrados a la Revolución.

JH- Eran otros tiempos mi hermano . Yo mismo fui a Angola dos veces.  Eran tiempos de mucha efervescencia revolucionaria. Luego cambiaron  las cosas. Ahora esto que antes criticábamos es lo que nos ha dado un buen estatus en el pueblo. Mis padres comieron y tuvieron buenas medicinas gracias a mi nacionalidad española cubana. Si les preguntas ahora te dirán que Gracias a Dios. Yo Pude hacer mis casas, las de ellos y tener comodidades que puedo reemplazar cada vez que quiero. Si me preguntas otra vez te diré lo mismo. Prefiero que las cosas se queden como están y creo que estarán así porque nadie quiere volver a cortar caña.

 

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>