LAS RIDICULAS NEGOCIACIONES ENTRE ESTADOS UNIDOS Y CUBA

Por Diego Quiros, Sr.

CUBAwebacercamiento_t670Es sumamente difícil negociar con la tiranía cubana. La democracia utiliza los medios concretos  y de respeto que se han manejado siempre que hablan dos gobiernos para lograr objetivos equitativos  para ambas naciones, esa manera de dialogar  es: la diplomacia.

La situación que se plantea es diferente, el gobierno de Cuba no conoce la diplomacia; ellos provienen de una escuela muy  vulgar en la que solamente se ha utilizado el lenguaje del revólver, la adulación, la violencia  y  la mentira. Tal como está descrito,  es el sistema comunista, eso solo lo conoce quien ha tenido la desdichada experiencia de  haber  tenido que sufrirlo.

Los que hemos vivido, por más o menos tiempo, la maldad de los comunistas, llevamos cicatrices imborrables, aunque no alberguemos el odio, no deja de existir el dolor y aunque tampoco le demos cabida a la venganza, no renunciamos  a la justicia.

La administración del Sr. Presidente Obama parece que ignora la maldad de los comunistas  y en un gesto populista, busca una reconciliación con el más virulento enemigo de la DEMOCRACIA: un  par  de verdugos del pueblo cubano y que durante 56 años llevan tramando todo el daño que desean causarle a esta ilustre Nacion.

En estas conversaciones, mantenidas en secreto, Cuba ya logro lo único que verdaderamente le interesaba: los espías de la red avispa, los cuales han sido recibidos en Cuba como héroes de la revolución. A cambio de esos sujetos, que pertenecían a la misma red de espionaje que de acuerdo con la tiranía castrista asesinaron  a tres ciudadanos y un residente norteamericanos en aguas internacionales,  Castro  entrego un inocente que tenía como rehén. ¿Se puede considerar  eso como una acción de buena fe?

A los Castro no les conviene tener la presencia del Excelentísimo Embajador en la Isla, sería muy comprometedora una manifestación opositora en las puertas de la Embajada. Uno de los compromisos planteados por el Sr. Presidente Barack H. Obama,  es que Castro respete los Derechos Humanos. Este punto para la tiranía es muy delicado porque ante una manifestación de descontento masivo, las fuerzas represivas no podrían  arremeter a golpes contra los disidentes manifestantes, como es habitual en ellos, sin importar ni sexo ni edad.

Los Castro para no tener que decir: se acabaron las conversaciones, están haciendo inconcebibles exigencias,  tales como: la entrega de la Base Naval norteamericana  en Guantánamo, la supresión del Embargo, la supresión de la Ley de Ajuste cubano y una indemnización por $116’000,000. 00

¿Cuánto han invertido los americanos en mantener la Base Naval de Guantánamo?

¿De qué bolsillo saldrían los $116’000,000.00 (Ciento  Diez y Seis Mil Millones de dólares para complacer  al par de proxenetas del pueblo cubano (Raúl y Fidel), para engrosar aun mas sus cuentas bancarias, procedentes del desfalco al tesoro nacional durante 56 años?

También se niegan a entregar los prófugos de la justicia a quienes ellos le han dado protección en territorio cubano y quienes disfrutan de beneficios que no tienen los nativos.

Castro  sabe de antemano la negativa a esos chantajes, no por parte del Sr. Presidente, sino el Poder Legislativo no lo va  a permitir.  De esta manera, LA FAMILIA CASTRO queda ante el mundo como  los “buenos” que intentaron un acercamiento y fueron la Cámara y  el Senado de mayoría Republicana los que se negaron a cumplir la agenda dirigida y manipulada por  ellos.

Como comenzamos, así mismo terminamos. Los Castro ya tienen en Cuba lo único que ellos querían: sus espías, esos hombres quizás le interesen muy poco como valor humano; lo único que ellos buscan es la información que estos aduladores  hayan podido recopilar.

Comments are closed.