LIBERTAD, SOBERANÍA INDIVIDUAL Y DEMOCRACIA

septiembre 14, 2015 12:26 amComentarios desactivados en LIBERTAD, SOBERANÍA INDIVIDUAL Y DEMOCRACIAViews:

castro plaza civicaPor Andrés Pascual

Se ha hecho vicioso utilizar nombres de la historia de la filosofía u otras ramas del itinerario del pensamiento social, en los análisis de los conceptos libertad, soberanía, democracia y derechos humanos; es decir, para llegar a conclusiones, lo moderno es que basen los puntos de vista personales en los de otros “sabios”, de gramática difícil sus nombres y mas difícil su pronunciación.

Otra característica de “lo moderno” en el juicio sobre las violaciones a que está sometida una gran parte de la población mundial, en cuanto a sus derechos fundamentales, es exponer las consecuencias del avasallaje en que vive una buena parte del mundo, relacionadas con la tendencia que apadrine la política en funciones: izquierda o derecha.

Entonces fundamentarlo con manuales de los acontecimientos que ejemplifican los hechos, como la Guerra Civil Española -un poco en desuso y condimentada con las dos tendencias-, el batistato en Cuba, el peronismo en Argentina o el castrismo, la mas añeja y ejemplarizante tendencia de todo el continente americano, con la compañía de nueva o más reciente edición del “populismo” en Venezuela, más Correa en Ecuador, Evo Morales en Bolivia o Daniel Ortega en Nicaragua.

Así aparece ante lectores preparados para poder entender e identificar no solo esos nombres, sino los argumentos de los hechos, un mundo fascinante de vericuetos escritos para conocedores de la historia en profundidad, con caudal cultural suficiente como para poder explicar los textos que están divorciados totalmente de la realidad, porque dejan en total tiniebla a quien debería ser el principal receptor de las conclusiones necesarias para poder rescatar las libertades usurpadas o para que no se pierdan: el campesino, el obrero…que no tiene acceso posible al entendimiento de contenidos sobre su propia situación, porque, posiblemente, no sepa leer y, después, porque la forma culterana en que escriben, incluso lideres o representantes supuestos de aquellos, son dignos de mantenerse en bibliotecas con el rotulo de “solo para lectores de gran nivel cultural”.

Tal vez en muchos lugares de Latinoamérica, una gran mayoría del campesinado no haya visto jamás un periódico diario o una revista, mucho menos una computadora, esos “lujos” quizás queden para el obrero de la fábrica, que vive en la ciudad y está más cercano, digamos, al leguleyo pretencioso de la izquierda designado para captarlo hacia la tendencia nociva que le podría convertir en esclavo de nueva factura.

La manipulación de la transmisión oral del texto por “juglares” del antiguo Comintern, tan usada en América Hispana por los comunistas soviéticos para penetrar el ambiente de libertad y, desde adentro, destruirlo…en Cuba, por ejemplo, durante buena parte de la Republica, las llamadas “lecturas de tabaquerías” fueron explotadas al máximo por el comunista Partido Socialista Popular, de tal forma, que muchos de aquellos “lectores” ascendieron dentro del partido y quedaron como viejas reliquias de relativo poder de presencia en el partido de Castro: Blas Roca, Lázaro Peña…además del tenebroso organizador del estalinismo en la Isla desde la década de los veintes, Fabio Grobart.

Si algo supo siempre el ala comunista es que “mayoría son los que menos tienen”, que no siempre tienen menos porque “el brutal capitalismo industrial” les prive de posibilidades; sino porque, muchas veces, el ocio resulta mas disfrutable que sacrificios por encima de lo normal; pero tampoco se puede descartar que la inteligencia, la chispa personal creadora, no es patrimonio de la humanidad, sino de círculos mas o menos reducidos.

A la izquierda comunista va la mayoría de “explotados y desposeídos” de la fábula, que nunca hacen público sus verdaderos sentimientos reaccionarios contra el progreso, contra la libertad y contra el ciudadano que triunfó por méritos obtenidos en medio del mayor sacrificio; su único sueño es despertar un DIA a la Gran Revolución que deponga todo el andamiaje que le separa del animal de corral: libertad y soberanía individual, convocados a la sombra de ese logro tan grande como imperfecto de la Humanidad, la Democracia.

Para que esa legión de ingratos y “soñadores”, por efecto de la vagancia, la envidia y el resentimiento, apoyen al criminal de nueva edición, necesitan oír que intervendrán la propiedad privada, la letanía de “pasará a manos del pueblo” es innecesaria, porque esos elementos gozan ver cómo el exitoso pierde, por medio del robo instaurado oficialmente, lo que tanto sudor le costó; entonces ponen sobre la mesa sus sentimientos, largamente escondidos por oportunismo: la envidia y la baja pasión.

A fin de cuentas, parte del fracaso económico general del comunismo estriba en no reconocer en lo absoluto el papel de suma importancia que juega la clase media en la estructura económica de cualquier país; pero, lo que reconocen e imponen, es que la clase media, como cualquier reducto de propiedad privada, es la ventana abierta al mundo; es decir, a la exigencia de la soberanía individual, a las libertades asentadas en los derechos civiles y la democracia.

El tiempo, que se encarga de poner todo en orden, demuestra que, en el escalafón represivo, la mayoría hipócrita y oportunista ayer, militante hoy, también tiene asignada una dosis de afectación personal, porque las revoluciones controlan en propiedad todo, por lo que, tal y como ocurrió en Cuba, el deterioro in crescendo de la productividad del país afectará directamente el poder adquisitivo del militante sin nivel de importancia, que pudiera llegar al extremo de necesitar una medicina para un hijo y no tener dinero para pagarla, o tener el dinero y no el producto escaso, así, descubrirá un acontecimiento nuevo, que el gobierno ladrón no FÍA mercancías como el dueño originario de la farmacia, al que contribuyó a despojar de su negocio y con el que se podían resolver situaciones hasta de vida o muerte.

El robo de los establecimientos de comestibles llamados en Cuba “bodegas”, también generó un flagelo que, en estos tiempos, identifica a la sociedad cubana: puestos en las manos de individuos que ni dueños son, cualquier mujer, durante las décadas de los sesentas hasta hoy, impedida de comprar cuatro latas de leche evaporada racionadas para un menor, sin dinero, será invitada al trueque de mutuo y despreciable beneficio, en este caso, el favor sexual…

Tal aberración de la conducta femenina durante casi cincuenta años, dio como resultado, en su evolución, el concepto de la prostitución encubierta bajo el manto de “necesidad de subsistir” de las llamadas jineteras que pululan en Cuba, sin importar edades, con tal pérdida de la moral, que el trueque para lograr la subsistencia de un hijo pequeño ayer, hoy es por un par de zapatos o unos dólares; a veces invertidos en la asistencia a los antros que son las llamadas discotecas castrocomunistas con inversión extranjera.

Resulta que un médico, un ingeniero, un dentista…son ciudadanos inferiores en la escala social a cualquier administrador de farmacia, bodega, puesto de verduras y vegetales o carnicería; porque estos pueden resolver comida y, aun el profesional, es dependiente directo de esa plaga, casi todos miembros de los aparatos represivos del gobierno dictatorial abierta o solapadamente.

Solo dos grupos conforman la sociedad cubana hoy: uno, relativamente pequeño, agrupados al lado de los tiranos, la llamada nomenclatura o “nueva clase” dirigente, que tiene un poder económico superior al de los millonarios capitalistas, porquen tienen sus mismos lujos y no necesitan el dinero para pagarlos y otro grupo mayor, tal vez el 80 % de la sociedad, lo componen los esclavos de la “nueva clase”, el pueblo famélico económicamente y miserable en lo moral, en función de mantener el poder de la barbarie ideológica.

¿El reclamo nacional sobre libertades de cualquier tipo? ¿El apoyo debido a quienes reclaman la democracia como principal diferencia entre esclavos y libres? Bien, gracias, naufragando en los mares de, valga la redundancia, apoyo a quienes tienen como única pretensión convertir al hombre en animal incapaz de reaccionar intelectualmente ante diferencias de obligado conocimiento.

¿Es posible una marea humana vitoreando a un criminal que les dice, en cada momento, una nueva forma de obligada aceptación en el experimento represivo contra ellos mismos? Claro, la historia del discurso popular castrista es la proposición tajante de cómo se convierte al hombre en perro; la aplicación de la circunstancia política vencedora por medio del hambre y el terror más absoluto; sin embargo, lo aplauden y lo asisten previa convocatoria.

Observe las cantidades que saldrán, con camisa roja o con boina negra, a apoyar esas políticas criminales contra sí mismos. Obsérvelas y después analice que, a fin de cuentas, hay porciones relativamente grandes de pueblos cuya contaminación con las políticas nefastas de la izquierda y el comunismo es tal que, como el enfermo de cáncer terminal, están descartados de toda posibilidad ante la historia de representar ningún papel en el concierto por los Derechos Humanos, la Democracia y la soberanía individual, ante la posibilidad de luchar por su propia supervivencia.

El problema alrededor de las nuevas dictaduras tiránicas, injertos de carne nueva en huesos viejos, es que no logren estar un solo minuto en el poder, que no se relacionen un solo minuto con el populacho, ese tiempo será suficiente, si lo logran, para enfermar de la mas grave infecto-contagiosa posible a todo un pueblo y, que nadie dude, con muy pocas posibilidades de curación.

Los pueblos necesitan un mínimo de esenciales de vida, de escuelas, hospitales, de fuente laboral y la posibilidad de acceder a ello con decencia. La derecha, supuesta democracia de por América Hispana, se quedó sin discurso; la izquierda explosiva y degenerada, únicamente a base de discursos, de discursos mentirosos y fraudulentos de caudillos de factura reciente, se proyecta como única opción…

El sueño del blindaje por medio del carácter educativo no es más que eso; la lucha ideológica, en estos tiempos, no solo es contra la penetración, sino contra el control y el dominio de la soberanía individual por la bestialidad más absoluta en casi todo el continente, la libertad necesita de la lucha material, frontal, por la calle…

La única carta que queda es involucrar por medio del convencimiento, por lo menos en Cuba, a la juventud, que sea esta importante sección de la sociedad la punta del iceberg que, tristemente, provocaría un gran baño de sangre, obligado a ejecutar por quien se encargue de la vanguardia en la recuperación, mas allá de los derechos y la democracia, en la patria expropiada y esclava.


 

Tags:

Comments are closed

A %d blogueros les gusta esto: