" />
Published On: Dom, Nov 26th, 2017

Lo que nunca le dicen del sátrapa.

Por Ramón Muñoz Yanes

ISLAS CANARIAS- Al culminar el juicio de Nuremberg a los criminales de guerra nazis, el periodista del periódico Pravda, Boris Polevoi, recopiló sus notas de prensa del proceso en un libro titulado A fin de cuentas. Una de las mejores de ellas, es la que dedica al suicidio de German Göering, eludiendo la horca. El periodista concluye con una frase mítica: “No importa el modo en que muere la tarántula, lo importante es que ya no picará más”.

Ciertamente la frase viene como anillo al dedo al fallecimiento hace un año, del dictador cubano Fidel Castro. El autotitulado Comandante en Jefe y erigido posteriormente en dictador vitalicio de Cuba hasta su muerte, por un cáncer de colon, fue en toda regla el político más falso de la historia nacional.

Su historia personal y familiar encarnaba de forma literalmente antológica, lo que a los ojos del pueblo condenaba con consuetudinaria vehemencia.

Hijo de un terrateniente de origen gallego y cuyo ascenso a propietario de grandes extensiones de tierra en el oriente cubano, estuvo adornado por multitud de historias de explotación y crímenes contra jornaleros haitianos, su estirpe familiar ocultó de manera radical su historia paterna más antigua. Resulta que Ángel Castro Argiz, según algunas fuentes como el libro Historia de Cuba, de Márquez Sterling, lo sitúan formando parte del Ejército colonial español, que combate a los independentistas cubanos, en la tristemente célebre Columna de Cirujeda, que en el combate de Punta Brava causara la muerte del Lugarteniente General Antonio Maceo y Grajales. ¿Pudo el padre de Fidel Castro haber disparado el proyectil mortal contra el Titán de Bronce? Nadie puede asegurarlo, pero tampoco desmentirlo. Es una de las grandes incógnitas de la historia de Cuba.

Durante su mandato anticonstitucional, ya que accedió al poder por las armas y no por vía electoral, lo que no aleja conceptualmente de la condición de golpista, se hizo propietario de un sinnúmero de propiedades, inmuebles e incluso cayos que están perfectamente documentados. La conocida y prestigiosa revista Forbes, lo situó ya en vida como una de las grandes fortunas del planeta que ha pasado a sus herederos, por la nada despreciable cifra de 900 millones de dólares.

Tras casi cinco décadas en el poder, la bestia de Birán, catapultó Cuba a la cola de los países latinoamericanos, dejando al país con una de las deudas externas más abultadas del planeta, además de un precario sistema de asistencia social y unos índices de desarrollo humano más cercanos a los países del África, que a su propia área. Un acceso al agua potable durante 24 horas para sólo un 5,7% de la población, instituciones hospitalarias en condiciones deplorables, nulo acceso a la vivienda, un retroceso en el aval internacional de sus instituciones educativas y sólo un puesto relevante, ser el primer país durante cinco años consecutivos, con la tasa de suicidios más alta del hemisferio occidental.

A todas luces, citar a Polevoi es justo: “No importa el modo en que muere la tarántula, lo importante es que ya no picará más”. Solavaya.

R.Muñoz.

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>