" />
Published On: Dom, Dic 3rd, 2017

LORIA Y EL CAOS (con precedente)

Por Andrés Pascual

 Hacer la historia es conceptualmente relativo, de acuerdo al reflejo en el comportamiento obligado, a medida que pase el tiempo y quede la huella o (ni rastros).

El recuerdo es constructor si se manejan recursos a favor de la finalidad positiva, si no, un vulgar espacio de elementos manipulables a fin de alimentar el caos con intención maliciosa…

El beisbol americano tiene dos historias desde los precursores y los pioneros, sin embargo, lo malo-negro lo han enmendado en su momento para que no refleje caras trasvestidas capaces de imponer la corrupción y el desorden; bueno, hasta cierto punto…todo es hasta cierto punto y hasta cierto tiempo.

A principios de los 90’s, el basurero dueño de BLOCKBUSTER, Wayne Huizenga, solicitó una franquicia para el Sur de la Florida, lo aprobaron sin mucho miramiento y nacieron los Marlins ¿de dónde? De la Florida, primer paso para cambiar la intención de “supuesta” buena posible, a nadie sabe qué buscaba con esa propiedad”, porque los clubes son de las ciudades y este “míster” optó por el nombre estatal ¿Por qué lo hizo?

El tipo escapó y no respondió la pregunta que nunca le hicieron (en realidad sí, velada y sin participación de la gerencia, especie de soliloquio de un cronista americano) y, quizás, escondía la respuesta a cada mal (de maldad), del club hasta hoy.

Todo fue tan sospechoso como agorero: autorizarlo a nombrar por el estado a un club que se asentaría en Miami y no en Tallahasse (que tampoco procede acorde a la regla, pero…), complicó/desfavoreció lo que propusieron fraudulentamente: buena intención comunitaria.

¿Por qué le permitieron violar la historia y la regla así? Ah, tal vez porque, en este país, el dinero “levanta muertos” y se estaban dando banquete sin oposición gratificante de la dignidad con el comisario-dueño: la destitución de Fay Vincent le abrió el carril interior a la corrupción, representó la luz verde permanente a la decadencia, al pisoteo de los valores socio-políticos del beisbol, casi desaparecidos hoy…

Mire como ha sido el “gato” que, John Henry, liberal 300 % como los demás, compró, se asustó, alegó “escasez de fondos”, vendió y salió huyendo a adquirir al Boston, 10 veces más caro.

Todo ha olido a azufre con la franquicia Sudfloridana…entonces llegó Loria, y no voy a recontar los sinsabores y amarguras, no, voy a preguntar ¿Por qué autorizaron que comprara el club un individuo inmerso en un escándalo respecto a uno de su propiedad, con participación en otro ajeno?

Una vez a cargo, pasado el aroma de la victoria por una Serie Mundial, muy reciente ¿Cómo apareció el dinero para Stanton en la mesa de conversaciones, hablo de la cantidad? ¿Era juicioso ofrecer ni el que le dio Steinbrenner a Álex Rodríguez? ¿Qué mente “calenturienta” concibió que algún mortal de las GL’s manejaría esa cifra nunca, incluso 60-70 millones menos para este jugador? Stanton no lo merecía ayer, no lo merece hoy ¿Quién hizo el número? ¿Por qué?

El salario para Stanton fue sellado maliciosamente, manipulado por un creador de intereses corruptos y viciosos, que Loria arrastraba nombre de peso pesado desde Montreal, más su participación en Minnesotta, pandillerismo puro con la ayuda de otro que bien bailó, Bud Selig.

El tipo sabía que vendería, pero, como este elemento es así de mala gente (les llaman poco empáticos), sin el mínimo rasgo de humanidad, nada mejor que dejar un incendio, muy difícil de sofocar por el grupo Sherman-Jeter por otra vía que no fuera la dura confrontación social: dejar fuera a todos los que Jeffrey Loria gratificó con salarios indebidos (inflados), de cien mil y más dólares por bajo contenido laboral, para, después, tratar de rescatarlos con recortes de entre 30-40 %, ajustados a la realidad y a los tiempos, menos que la barbaridad de Stanton, pero, a fin de cuentas…

De Stanton tienen que salir, no puede quedarse en el club, porque nadie sabe si continuará su relativo alza de algo más que medio año esta temporada en el futuro; pero, sobre todo, porque, para que pudiera producir (sin efectividad), fue necesario la pelota más que superviva (a pesar de que Manfred lo negó) y subirlo a un turno de 3-4 millones por temporada: el 2do en la alineación.

Porque el cronista, malo y malicioso también, no refresca que al outfielder lo pusieron a batear ahí porque no se encontraba con la responsabilidad, porque la incapacidad de ser efectivo lo derrumbaba y así no se pueden ganar ni 50 millones en 10 años, muchos fanáticos están a la deriva ante el caso.

Por contubernio, por corrupción de criterios y/o por incapacidad, ceguera real o infundada, han pretendido crear un panorama que inspire lástima: “la injusticia con Mr Marlin” o el despampanante “¡Mira qué les hizo Jeter a dos HOF’s, Tani Pérez y André Dawson!”; si no tuviera trastienda fueran bochornosamente ridículas ¿El culpable? Señor, Loria: “detrás de mi el diluvio”, mejor aún que la frase de Luis XIV debe ser “la candela”.

De un tiempo a esta parte, la Media en español (Jorge Ebro en el Nuevo Herald), trata de “echarle la grada arriba a Jeter” apelando a lo patriotero, al fraude, porque Ebro no es anticastrista ni luchador por la libertad de Cuba, entonces ha escrito cosas como “mencionó…y a Fidel Castro”, dos o tres veces ha utilizado el recurso manipulado para ganar adeptos “políticos”, capaces (cree él), de crear animadversión entre la fanaticada y que rechacen a la Gerencia y al club ¿Por qué lo hace? ¿Qui lo sai?

De desconocer casi todo lo que debe saber sobre el beisbol “inside-outside”, el “escribidor” no advierte que los cubanos no son quórum para la taquiilla de los Marlins, que, incluso, este deporte fue desbancado como nacional en Cuba y que Jeter estuvo en La Habana (foto el ex-jugador con Antonio Castro allá), cuando no formaba parte del grupo que adquirió al equipo, acompañando a Obama y no fue capaz de hablar entonces, ni escribe hoy en relación con aquella visita.

Ebro se hace el que desconoce, pero, como buen asalariado de los malos aires, evade lo que es muy peligroso: JETER LE DIJO A LA PRENSA QUE APOYABA A CUALQUIER JUGADOR QUE SE ARRODILLARA O SE QUEDARA SENTADO DURANTE EL HIMNO…

¿Por qué no se refirió a este detallito antipatriótico, que toca emocionalmente a los americanos, quienes pueden ser el quórum que necesitaría la Gerencia para marchar viento en popa?

No voy a dar mi opinión, es completamente política y me voy a acoger al postulado comunista avanzado cuando le conviene: “ni el deporte ni el arte se deben mezclar con lo político…”.

Saque conclusiones, tampoco creo necesario explicar tanto lo que se ve a mil millas, aunque haya neblina….

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>