" />
Published On: Lun, Jul 21st, 2014

LOS CIZAÑEROS

Por Nancy Pérez-Crespo

407763_274282649295934_1652968390_nEl Papa Francisco durante el Angelus, dijo que la liturgia propone algunas parábolas evangélicas y que entre aquellas presentes en el Evangelio se encuentra una más bien compleja que Jesús explica a sus discípulos: de la semilla buena y de la cizaña, que enfrenta el problema del mal en el mundo y pone en relieve la paciencia de Dios.

La escena se desarrolla en un campo en donde el propietario siembra la semilla; pero una noche llega el enemigo y siembra la cizaña, término que en hebreo deriva de la misma raíz del nombre «Satanás» y evoca el concepto de división. Todos sabemos que el demonio es un cizañero: trata siempre de dividir a las personas, a las familias, a las Naciones y a los pueblos. Los peones quisieran de inmediato arrancar la hierba mala, pero el propietario lo impide con esta motivación: «porque al arrancar la cizaña, corren el peligro de arrancar también el trigo». Todos sabemos que, cuando la cizaña crece, se parece mucho a la semilla buena y existe el peligro de confundir una con otra.

El diccionario dice que «Cizaña» es una planta de la familia gramíneas, de tallo ramoso y espigas anchas y planas, que crece espontáneamente entre los cereales y los daña. Cizañero es aquel que mete o siembra cizaña, crea discordia, desavenencias y enemistades. Es un vicio que se mezcla entre las buenas acciones o costumbres.

Por esa razón no es fácil identificar al cizañero porque simulan su actuación malévola bajo un eufemismo compasivo y de altruistas propósitos. Pero traigo a colación el actuar del cizañero porque nuestro exilio ha sido contaminado por esta especie que evidentemente ha sido entrenada en los laboratorios ubicados en el edificio del MININT en Plaza.

Esta especie de la familia de la Gramíneas ha sido enviada a Miami para confundir y contaminar a los exiliados y no necesariamente todos los cizañeros del patio fueron entrenados por Satán, quizás sean solo unos pocos que se dedican a emponzoñar con su cizaña a los exiliados más débiles, a los indecisos y los inseguros pero también a los envidiosos, a los oportunistas y ambiciosos.

El cizañero, por ejemplo, a través de mecanismos ya establecidos (tiempo de sobra para eso ha tenido el enemigo en 55 años de dictadura) y lo colocan a trabajar de productor del canal 41. Allí el cizañero envenena desde al argentino, dueño del canal, hasta bautiza a los exiliados como «la caverna».

Conozco algunos, que se le dan de anticastrista, y nos llaman a «La caverna». Presentan en esos programas a los cizañeros que están dedicados a la penetración y a la propaganda. Ejemplo de esto hay muchos pero puedo citar a los cantantes y artistas que vienen de Cuba a través del intercambio cultural y que han invadido a Miami. Y por cierto, hoy el Nuevo Herald trae un reportaje que titula ¿A quién beneficia el intercambio cultural entre Cuba y USA?, que está firmado por alguien de nombre Nora Gámez Torres, periodista desconocida en esta comunidad y que solo se sabe que enseñó en la Universidad de La Habana hasta 2005 y aquí estuvo vinculada al tenebroso Centro de Investigaciones Cubanas (CRI) de FIU. 

El reportaje es un ejemplo muy concreto de cómo funciona la cizaña. Aparenta ser muy objetivo, muy informativo, muy aséptico pero además de aclarar que todo el dineral que recaudan se queda aquí, su fuente principal es Hugo Cancio, conocido promotor del castrismo en Miami y que además asegura que Willy Chirino puede ir a cantar a Cuba y pero esta «periodista» nunca se contrasta con Willy Chirino. Nora Gámez menciona a los espías como «agentes cubanos convictos», al parecer con miedo para no llamarles lo que son: ESPIAS. Curioso distanciamiento. Además la información del cantante castrista Issac Delgado no está actualizada, porque ya el tipo va a cantar en un concierto por el 26 de julio y por otro lado nadie me ha podido confirmar que la cantante Tanya Rodríguez se fue a vivir a Cuba. Tratando de que aparezca «objetivo» el reportaje de la Gámez más bien parece un informe para la Comisión del Condado.

Pero ¿dónde obtiene el intercambio cultural su mayor promoción para generar tanto dinero? Los principales son el canal 41 y en la Mega. 

Además de que invariablemente presentan con gran alharaca a los artistas que de la Isla manda el régimen, a los programas son invitados cuánto cretino que defienda las ideas del mejor entendimiento con la dictadura o de los cambios de La China Castro Dos o el comercio o el levantamiento del embargo, que estos canallas llaman bloqueo. En fin, vendedores de promesas ante un antagonista flojo, semi-autómata y sin mucha pasión por lo que defiende. ¿Y el moderador? Este, automáticamente, se convierte en un cómplice, porque como él es un «periodista» tiene que guardar la compostura, no puede inclinarse para un lado u otro y al tratar de ser imparcial, más bien transmite dudas en torno a la única e inamovible posición que debe tener el exilio. 

Uno de estos moderadores, en el colmo del cinismo, preguntó muy inocentemente ¿qué es lo mejor para el pueblo de la Isla? 
Además, estos moderados tienen que cuidarse porque la gente del Único los están vigilando y los pueden calificar como periodistas de «trinchera y barricada». Oh, no, eso jamás. Ellos tiene que ser balanceados y objetivos. Pero con esa actitud están ayudando a los miserables vendedores de falsas promesas, comerciantes, banqueros y saltimbanquis, a promover el levantamiento del embargo y el cambio fraude. 

Esos cizañeros aquí sí son fácilmente inidentificables y como en la parábola, aquellos que identifican la cizaña quieren cortarla «pero el patrón se los impide con esta motivación: “para que no suceda que arrancando la cizaña corten también el trigo». 
Francisco afirmó que el Maligno, «muy astutamente siembra el mal en medio del bien, de modo que es imposible separarlos» y al final agregó que en «contraposición entre la impaciencia de los servidores y la paciencia y misericordia de Dios que espera con la certeza de que el mal no tiene ni la primera ni la última palabra». Y agrega el Papa que «el mal será quitado y eliminado en el tiempo de la cosecha, es decir en el tiempo del juicio».

Pero mientras llega el juicio yo me remito a «Patria», el periódico de José Martí, al que seguramente, el «Único» de Yoani Sánchez y esos periodistas miedosos de la izquierda, hoy clasificarían de intransigente, cavernícola, de barricada y trinchera. A ese periodismo yo me apunto, al de Martí, porque es lo decente y procedente en este minuto crucial de nuestra historia.

About the Author

Displaying 1 Comments
Have Your Say
  1. […] cubana residente en Miami también. Se puede encontrar en el artículo de Pérez Crespo titulado “Los cizañeros”, publicado en el sitio “La crónica […]

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>