LOS GRAMMYS LATINOS Y UNIVISIÓN PROMUEVEN ADULTERIO

Por Andrés Pascual
jlo-marc-ant-beso-gram-2016Las minorías adelantan en los últimos años a los “blancos” en errores garrafales DE IMAGEN PROMOCIONAL en América, tanto, que impresionan más como familia dividida irremediablemente que la unidad callejera que pretenden imponer en protestas contra Trump o contra la policía.
A los que preparan y pagan los foros para desestabilizar a USA y al mundo en extensión, al NOM, a la cara visible y responsable de la actividad, a George Soros (a Emilio Estefan y cía a cargo de “lo cultural”), por racistas, porque usan a las minorías como los negros a los hispanos, de acuerdo a intereses bien definidos, se les escapan detalles que desnudan sus verdaderas intenciones, al no revisar los guiones de los fraudes faranduleros que serán impuestos-vendidos al público juvenil, marginal intelectualmente en mayoría, que recibirá la afrenta ominosa con aplausos y vítores; entonces le disparan espectáculos de 2da como los GRAMMYS, con fallos en escena tan inaceptables como no saber que Juan Gabriel murió hace algunos días y llamarlo al escenario para que recogiera un premio post-mortem.
Le sucedió en la última entrega del premio que Emilio y el MIDEM lograron para complacencia del circuito Univisión y de Televisa, al cantante del grupo español DIVICIO, que se cansó de solicitar a Juan Gabriel para que recogiera el galardón. Este yerro fue una verdadera desfachatez, una falta de resperto inaceptable a una clase de público que lo merece y a un cantante que no puede defenderse.
En Diciembre del 2015, durante la entrega del premio Miss Universo 2016 (que ya no lo maneja Trump), el actor negro Steve Harvey confundió a una Srta con otra y le dio la corona a una belleza equivocada: Ariadna Gutiérrez, de Colombia, en vez de Pía Alonzo, filipina que lo ganó realmente.
Hace unos años, en un certamen nacional, una panameña demostró que, a quienes manejan estos eventos venenosos culturalmente, no les importa la calidad intelectual de las competidoras ni como papel sanitario.
La joven en cuestión respondió a la pregunta sobre quién era el filósofo chino Confucio con la despampanante respuesta “el que creó la confución” y como si con ella no fuera, “ni con los otros tampoco”.
Buscando rating, buscando “unir a las dos Américas hispanas en un beso”, todo el mundo vio, cuando cantaron juntos un número en los Grammys, cómo Marc Anthony y Jeniffer López se besaron, después de interpretar una sugerente canción de Pimpinela con gancho argumental para especular sobre un posible reencuentro sentimental de la ex pareja.
El beso fue inocente si cabe, no fue agresivo, no fue desagradable, de lengua, común hoy para incitar y calentar instintos, pero, beso al fin y al cabo, fue suficiente (no dudo de que lo prepararon al efecto) porque hizo accionar las mentalidades decadentes del “mainstream media amarillista” de la sección farandulera hispana, dependiente de la gran cadena desinformativa antiamericana formada por la 5ta Columna cuyo trío principal son CNN, MSNBC Y NBC.
¿Qué es lo importante en la trascendencia y el objetivo perseguido con el beso? Que Anthony es casado y JLO nadie sabe con quién se restrega por estos días, que aquel “ósculo” fue un altar promocional a la traición, porque el adulterio la es, igual o peor que las más destructoras del alma y del sentimiento individual.
Eso es UNIVISIÓN, sino una vía para degollar al precio que sea necesario, no le importan a su gerencia cuántas almas pisoteen, cuántas heridas en la sensibilidad de mentes inocentes abran, al fin y al cabo, es sino LO QUE EL HISPANO ELIGIÓ COMO GUÍA en el difícil camino que conduce a la destrucción de USA, como todo cuando se trata de estos elementos, a cualquier precio.
La mentira, provocada y propuesta por el monstruoso aparato antisocial que tiene como voceros “villanos” a Jorge Ramos y a María Elena Salinas, parece que provocó un escándalo no dado a conocer en el seno familiar del cantante neoyorquino, evidente cuando se conoció y se han visto fotos publicadas por Marc Anthony, besándose con medio mundo sin importar el sexo, de la misma forma como besó a JLO; es decir, sin pasión ni deseo sexual, como lo que fue, sino un montaje de oscuras intenciones para inyectar más bajas pasiones en un público que, viéndolo bien, lo merece y más.

Deja un comentario