LOS MEJICANOS NO SIEMPRE VOTAN DEMÓCRATAS

Por Alberto Pérez Amenper

cruz mexicanosEstaba leyendo un artículo de Fred Barnes en el Wall Street Journal.  Barnes no es un periodista liberal, todo lo contrario, es el  Director Ejecutivo del Weekly Journal una de las revistas más conservadoras de los Estados Unidos y además es un comentarista de Fox News.

Pero lo que dice Barnes es algo que por mi relación comercial con la colonia mejicana nacionalmente y hasta localmente en el área de Homstead, puedo darme cuenta de que es una realidad.

Los mejicanos  que emigran a Estados Unidos reconociendo la falta de futuro en la política corrupta de su patria, lo hacen muchas veces con su familia, y casi siempre con la idea de trabajar, no de recibir ayudas del gobierno.  Estos trabajadores en su mayoría agrícolas,  han sido y deben de ser un voto conservador por la manera de ser de esta comunidad en general.  De hecho, muchos de los estados con mayoría mejicana son republicanos tradicionales como Nuevo Méjico, Nevada y sobre todo el gran estado de Tejas.

Los gobernadores republicanos de esos estados son reelegidos por mayoría abrumadora. 

Barnes cita el caso de Cory Gardner que salió electo en Colorado en las últimas elecciones por sus campañas con los mejicanos.  También cita el caso de  George Purdue el de los pollos,  que ganó con el voto conservador-mejicano en Georgia contra su oponente demócrata.

Si ustedes conocen un mejicano que vive en Estados Unidos, seguramente podrán ver que es un hombre de familia y un trabajador.  Son religiosos, familiares y trabajadores, esta es una descripción de un conservador.  Las excepciones son más visibles, pero juzgar por excepción en vez de por la mayoría es la estupidez del estereotipo.

La mayoría de los que son legales, y hasta los ilegales, están de acuerdo con el control de  las fronteras para evitar el tráfico de drogas y de delincuentes que dañan la imagen del mejicano y todos están de acuerdo que la idea de Bush del trabajador con permiso temporal es algo necesario, como también están de acuerdo los que contratan mano de obra agrícola mejicana.

Así que lo que dice Barnes es que el mejicano es un voto no sólo alcanzable, pero un voto natural.

El mejicano no está de acuerdo con el aborto, no está de acuerdo con el matrimonio homosexual, no está de acuerdo con recibir ayuda sin trabajar, tiene la ética de trabajo y la moral conservadora, y opuesta a la del partido Demócrata.

Decir que no tenemos que tratar de alcanzar  a los mejicanos porque es un voto cautivo Demócrata como los negros, es una ignorancia histórica.  Reagan y los dos Bush ganaron el voto mejicano en sus elecciones presidenciales, el voto mejicano es un voto cautivo del conservadurismo, lo único que ninguna de las partes se da cuenta de esto y cada día se pierde más el voto mejicano.

Por favor, piensen un poco, ¿Ustedes pueden pensar que Ted Cruz fue electo a todas sus posiciones en Tejas por los anglo-americanos?  ¿No se dan cuenta que el que Perry fue  gobernador y el que Ted Cruz sea senador es porque existe y es militante el voto conservador mejicano en Texas y otros estados con mayoría mejicana?

 Otro aspecto que también hay que recordar es que son los mejicanos legales los que votan, no los ilegales, así que hay que afinar el tono del mensaje cuando hablamos de los mejicanos, como latinos sabemos la diferencia interna de un grupo y la injusticia de la generalización..

Matt Barreto, un profesor de Ciencias políticas de la UCLA dijo. “Los republicanos no necesitan ganar el voto Latino absoluto, sólo necesitan dejar perder tan mal”

Este es el punto, hay que dejar de hablar un lenguaje lleno de retórica en este caso para ganar el voto de los que tienen la percepción de que el mejicano es el enemigo.  Hay que darse cuenta que el mejicano de valores conservadores está de nuestro lado, y que los otros mejicanos que son delincuentes nada pueden hacer, todo el poder está en los gobernantes socialistas que son realmente el enemigo.  Hasta que no se haga una campaña inteligente no se podrá ni siquiera pensar que podamos derrotar a Hillary y veremos cómo nuestros hijos y nietos tendrán que vivir en un país socialista.