LOS POLACOS NO PUEDEN FESTEJARLO

molotov ribentrop pactoPor Andrés Pascual

A veces se leen o escuchan cosas que…por ejemplo, Nardo Padura es el guionista de una película de argumento pareciado a las que hicieron hace 25 años los cineastas ex soviéticos y del entorno en el Pacto de Varsovia; por el tiempo es desfasada, por la presencia del castrismo terrorista en la Isla todavía, un verdadero fracaso, por todo junto, UNA FALTA DE RESPETO…

¿Quejarse hoy? Quizás este tipo de elemento cree que toda Cuba era como él, entonces un comentario “critico” del bodrio reza “lo peor es que aquello nos parecía tan normal…” ¿A quiénes hijo de…? Este bando de descara’os no son capaces ni de separarse bien de una parte, poca desde luego, pero que hicimos la diferencia, cuando “nada de aquello nos resultó normal nunca”, por eso luchábamos y lo hacemos… De importancia capital, algo más que 4 gatos, desde hace 56 años, sabíamos que aquello ni era normal ni decente ni, mucho menos, humanitario. Pero fue, es y será un paraíso para los hijos de puta, los oportunistas, los traidores…

En el siglo XX hubo dos “liberaciones de pueblos”, interpretables como lo quiera ver cualquiera: si derrotar al Eje fue una victoria para muchos; para otros, como Austria, que casi muere como nación al quedar en el saco comunista post 1945, fue un milagro salir del radio estalinista. Los austríacos estuvieron al borde del esclavismo y lograron escapar gracias a la presión y el reclamo internacional: SE SALVARON EN TABLITAS.

Los países que ocuparon los soviéticos, en los que instalaron el comunismo y crearon el Pacto de Varsovia, no debían considerar como “liberadora” la fecha de 1945 ni nadie en lugar de ellos, ni los alemanes, que fueron separados en dos y alejados, sentimental y patrioticamente, los del Este de los del Oeste. El siguiente material, publicado por el Nuevo Herald, es una monstruosa falta de respeto a los millones de ex esclavos para quienes “libertad” significa el día de la Caída del Muro de Berlín:

http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/article20423415.html

Aunque los alemanes “liberados”, los rusos, los bulgaros y los rumanos rumian “su mala suerte” por la conversión a demócratas, que casi interpretan como impuesta por las quejas que se oyen, porque perdieron la estabilidad económica miserable que les aseguraba Moscú, sin esfuerzo personal ni voluntad de trabajo o de emprendimiento; es decir, porque añoran el “paternalismo”, igual a no tenian nada, pero vivian y ni asomo de la convicción competitiva que funda pueblos de acero, por eso se quejan y reclaman con tristeza “aquellos días”, cuando no tenían que trabajar ni hacerlo bien para resplandecer y escalar hacia una rara forma de clase media acomodada sin esfuerzo; cuando cumplir con las tareas del partido les reportaba el reconocimiento de revolucionarios confiables y les aseguraba una existencia algo mejor que miserable, superior a la de “quien descubriera el mango…” pero “no marchara ni delatara”.

En Cuba será peor “cuando se libere”, porque llevan mucho más años y adoran a los jefes de la tiranía como a los fetiches del culto sincrético; amén de que, lo puede ver en los lamentos por pérdidas bajo efecto de catástrofes naturales, piden su ración en vez de agruparse y arráncarsela al culpable que los esclaviza y desvalija hasta del ripio de moral que no tienen. Allá no hay valor ni pa’entrarle a una “shoping” y arrasar.

La similutud como reaccionan los hombres nuevos cubanos y los ex chavistas venezolanos “de la oposición” por la comida, da una imagen contradictoria de la moral combativa rebelde, porque, mientras atracan tiendas o se reparten caballos podridos de basureros, ninguno se va al monte para, aunque sea, “dar un plante”, ni asaltan cuanta estación de policía encuentren a su paso para borrar la pésima visión que significó ver al “pueblo combatiente de Fidel”, a cientos de miles, marchar el día-símbolo de su condición de esclavos. En Venezuela es un pésimo remake tropical de la protesta del negro americano, del robo y del vandalismo de esta lacra, apoyada por tantos infieles comunistas en todo el mundo.

Por circunstancias que no acabo de entender, a pesar del supuesto reclamo más justo, ni EL PUEBLO DE HOMBRES NUEVOS DE LOS CASTRO NI EL CASI DEL CHAVO-MADURISMO, LOGRAN TENER EL RECONOCIMIENTO Y EL APOYO DE LOS NEGROS DE AQUÍ.

Claro, hay una gran diferencia entre comerse un caballo podrido y robar en un CVS y destruir 20 carros patrulleros; la forma de vida de la parte castrista es más cercana a los pueblos africanos que invadieron como mercenarios sin pago a nombre de Fidel, del Internacionalismo y de la URSS sobre todo.

Analizando los resultados castro-obamismo, por lo general, cualquier noticia que se lee es una falta de respeto mayúscula, como los temores porque la tiranía “ponga precios de lujo al viaje en ferris”.

A millones debían cobrarlo, a fin de cuentas, al precio que sea lo usarán con “la satisfacción del deber cumplido”, será la respuesta al llamado de Raul y de la Robolucion, de los miles de hipócritas anticubanos, propios o extraños, que esperan servirse de esta reapertura inmoral de viaje marítimo.

Regreso a la efeméride Abril de 1945, cuentan que Polonia fue uno de los objetivos por que se declaró la II Guerra Mundial contra Hitler, pero el país fue ocupado tanto por los nazis como por los bolcheviques bajo acuerdo del llamado Plan Molotov-Ribentrop ¿Por qué no le declararon, a cualquier precio, la guerra a Stalin también? ¿Por qué Occidente no exigió el regreso de la 2da República a Polonia, que se mantuvo activa desde el exilio?

¿Para qué sirvieron los muertos aliados si Polonia quedó peor que cuando estuvo ocupada en la parte alemana y siguieron como esclavos de los soviéticos después de la conflagración?.

Los polacos odian a los rusos, a los americanos, a los ingleses y a todo el el que se hizo llamar libertador contra los nazis, odio que yo apruebo totalmente, porque, que me diga alguien , uno solo si, en cuanto a Polonia, valió la pena semejante esfuerzo que culminó en tragedia peor para aquel país.

Comments are closed.