LOS TRES VILLALOBAMAS

Por Juan Efe Noya

villaobamaTampa, Florida-No me refiero a un desliz ortográfico, ni a los tres Villalobos que  fascinaron la audiencia cubana durante el mediodía en las ondas radiales de la CMQ. Hablo de los tres cuatreros rojos, los cuales han logrado controlar las primeras páginas y canales de la prensa internacional.

Los tres hermanos de sangre tienen una madre genérica. Se llama Lenia N. Villalobamas que al no encontrar a la abuelita, devoró al anciano Engelsito Rojas que siempre llevaba un escarabajo plateado en la solapa y esa mujer escasa por tragarse a trozos la tragedia esquelética del germano arrepentido, adquirió una complicada indigestión y la hizo devolver, entre buches amargos, su joven desilusión. De todas maneras quedaron los residuos de Don Rojas, pero Lenia era el instinto turbio del acontecer diario.

Al desarreglar tantas sábanas en las camas del sendero recurrió a su apellido para justificar sus tres hijos.

El mayor es Modestico Cambalache. Taimado, cauteloso con su propia sombra. Asesino reincidente. Cautivador de la esperanza agria. Utiliza y traiciona la misma tendencia que pregona.

Pancho Cruceta, el del medio, pretende ser sucesor absoluto de la creación. A pesar de sus cruces repentinas bendice al pueblo esclavizado y adora la tiranía de izquierda. Resulta ladino, controlador de la iglesia católica.

El más pequeño de los tres hermanos es Barackito. Sencillamente así, pues no permite el eco de su gente que nadie sabe. Es herencia de su madre. La lleva como afinidad delicada y el apellido Villabestia,

Son dos populistas y uno igual. Causan resentimientos entre las plagas intrínsecas. Realizan fechorías políticas y sonríen  abiertamente como si hubieran compensado la virtud con apariencias de realidades.

De todas maneras el planeta anda revuelto. Nadie sabe si el desastre es un progreso o viceversa casual; pero transitan sin control y con la tradición de ellos está perdido el mundo libre si no sucediera una turbulencia para rescatar la villa controlada por los tres hermanos de sangre.

Deja un comentario